Confirman que Medio Oriente se volvería inhabitable
Evidence Confirms Risk That Mideast May Become Uninhabitable

0
121

Por Baher Kamal | IPS

Go to English

Español

ROMA – Nuevos datos confirman que Medio Oriente y el norte de África podrían volverse inhabitables en unas décadas, ya que la disponibilidad de agua dulce descendió casi dos tercios en los últimos 40 años, algo que muchos científicos ya temían.

La escasez no solo afecta al de por sí precario suministro de agua potable en la mayoría de los 22 países de la región, donde viven casi 400 millones de habitantes, sino también la disponibilidad del elemento para la agricultura y la producción alimentaria de la población en rápido crecimiento.

La disponibilidad de agua dulce por habitante en Medio Oriente y el norte de África es 10 veces menor que la media mundial. Por otra parte, las temperaturas más altas pueden acortar las zafras de cultivo en 18 días y reducir los rendimientos agrícolas entre 27 y 55 por ciento a finales de este siglo.

Además, los recursos de agua dulce de la región están entre los más bajos del mundo y se espera que disminuyan más de 50 por ciento para 2050, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Asimismo, 90 por ciento de la superficie total de la tierra se encuentra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, mientras que 45 por ciento de la superficie agrícola total está expuesta a la salinidad, el agotamiento de los nutrientes del suelo y la erosión hídrica del viento, añade la FAO.

La agricultura regional utiliza alrededor de 85 por ciento del agua dulce disponible, y más de 60 por ciento de los recursos hídricos proceden de zonas externas a las fronteras nacionales y regionales.

Esta alarmante situación llevó al director general de la FAO, José Graziano da Silva, a pedir medidas urgentes. El acceso al agua es una “necesidad fundamental para la seguridad alimentaria, la salud humana y la agricultura”, y su inminente escasez en el norte de África y Medio Oriente exige una “respuesta urgente y masiva”, advirtió Da Silva en su visita a El Cairo, donde se reunió con altas autoridades egipcias y que concluyó el jueves 9.

Mientras tanto, el aumento del nivel del mar en el Delta del Nilo – que alberga las tierras más fértiles de Egipto – expone al país más habitado de la región, con casi 100 millones de personas, a la pérdida de partes sustanciales de su tierra fértil más productiva debido a la salinización. (IPS)

English

ROME – New evidence is deepening scientific fears, advanced few years ago, that the Middle East and North Africa risk becoming uninhabitable in a few decades, as accessible fresh water has fallen by two-thirds over the past 40 years.

This sharp water scarcity simply not only affects the already precarious provision of drinking water for most of the region’s 22 countries, home to nearly 400 million inhabitants, but also the availability of water for agriculture and food production for a fast growing population.

The new facts are stark: per capita availability of fresh water in the region is now 10 times less than the world average. Moreover, higher temperatures may shorten growing seasons in the region by 18 days and reduce agricultural yields a further 27 per cent to 55 per cent less by the end of this century.

Add to this that the region’s fresh water resources are among the lowest in the world, and are expected to fall over 50 per cent by 2050, according to the United Nations leading agency in the field of food and agriculture.

Moreover, 90 per cent of the total land in the region lies within arid, semi/arid and dry sub/humid areas, while 45 per cent of the total agricultural area is exposed to salinity, soil nutrient depletion and wind water erosion, adds the UN Food and Agriculture Organization (FAO).

Meanwhile, agriculture in the region uses around 85 per cent of the total available freshwater, it reports, adding that over 60 per cent of water resources in the region flows from outside national and regional boundaries.

Meantime, the rising sea level in the Nile Delta –which hosts the most fertile lands in Egypt– is exposing the region’s most inhabited country (almost 100 million people) to the danger of losing substantial parts of the most productive agriculture land due to salinisation. (IPS)