¿Por qué está en peligro la “habitación más importante del mundo”?
Norway to boost protection of Arctic seed vault from climate change

0
2084


Go to English

Español

Fue diseñado con una única -pero crucial- función en mente: proteger a los cultivos del mundo de una catástrofe global para garantizar que a los seres humanos no nos falte nunca el alimento.

Sin embargo, este búnker enterrado a 150 metros de profundidad dentro de una montaña en el Ártico sufrió recientemente una inundación en el túnel de entrada.

Las temperaturas extremadamente altas del año pasado provocaron un deshielo del permafrost -la capa de hielo que está permanente congelada- y el agua se coló dentro de la bóveda, y se transformó en hielo cuando las temperaturas volvieron a descender.

Afortunadamente, ninguna de las millones de semillas de las más de 5.000 especies de cultivos que se atesoran allí, a -18ºC, resultó dañada.

No obstante, el incidente pone en entredicho la capacidad de esta bóveda -bautizada por los científicos del centro como la “habitación más importante del mundo”- de preservar los cultivos en caso de desastre.

Verano húmedo:

El Banco Global de Semillas de Svalbard fue inaugurado en 2008.

Aunque cada país guarda sus propias semillas clave para su producción alimentaria, la bóveda en Noruega es una suerte de respaldo.

Congeladas y secas, se estima que las semillas pueden preservarse por cientos de años y utilizarse en caso de necesidad para regenerar los cultivos.

Según le explicó a la BBC Hega Njaa Aschim, portavoz del gobierno de Noruega, dueño del establecimiento, el búnker fue construido en Svalbard porque se suponía que el permafrost era permanente.

El problema fue que en octubre de 2016, cuando las temperaturas debían rondar los -10ºC, alcanzaron los 0ºC.

“Fue un verano muy húmedo en Noruega”, explicó Aschim. “Dentro de la montaña es seguro, pero los problemas que estamos experimentando están justo fuera y en el frente del túnel, que es la entrada”, dijo Aschim.

“Pudo haber habido un cambio en el permafrost, pero no lo sabemos, y eso es lo que están investigando ahora los científicos del clima”, añadió.

Trabajos de reparación:

Los directores de la bóveda están tomando medidas para garantizar la seguridad de la bóveda.

Una de ellas es construir canaletas de drenaje en las laderas de la montaña, para evitar que el agua se acumule en la zona de acceso.

También está previsto levantar paredes a prueba de agua dentro del túnel de 100 metros de largo como medida precautoria.

Otra tarea que ya han hecho es retirar los equipos eléctricos dentro del túnel que despiden calor e instalaron bombas de aire por si se produce una inundación en el futuro.

Asimismo, Statsbygg, la agencia que administra el búnker llevará a cabo un proyecto de investigación para monitorear el estado del permafrost en Svalbard.

English

Norway is boosting the flood defences of its Global Seed Vault on the Arctic archipelago of Svalbard after water entered the entrance tunnel last year.

The storage facility, deep inside a mountain, is designed to preserve the world’s crops from future disasters.

Unseasonably high temperatures last year caused the permafrost to melt, sending water into the access tunnel.

No seeds were damaged but the facility is to have new waterproof walls in the tunnel and drainage ditches outside.

The vault stores seeds from 5,000 crop species from around the world. Dried and frozen, it is believed they can be preserved for hundreds of years.

Although most countries keep their own supplies of key varieties, the Global Seed Vault acts as a back-up. If a nation’s seeds are lost as a result of a natural disaster or a man-made catastrophe, the specimens stored in the Arctic could be used to regenerate them.

Scientists at the facility describe the vault as the most important room in the world.

Government spokeswoman Hege Njaa Aschim told the BBC that the reason the vault was built on Svalbard was because the permafrost was thought to be permanent.

She said the problems emerged last October when the temperatures, instead of being -10C or colder, were hovering around 0C.

“It was like a wet summer in Norway,” she told the BBC. “Inside the mountain it’s safe but the problems we have experienced are just outside and in the front of the tunnel, which is the entrance. So Yes, maybe something has changed in the permafrost, but we don’t know, and that is what the climate researchers are looking into. We have to follow them carefully.”

The new measures announced include drainage ditches on the mountainside to stop water from accumulating around the access tunnel.

Waterproof walls inside the tunnel itself will provide extra protection for the vaults.

In addition, Statsbygg, the agency that administers the vault, is to carry out a research and development project to monitor the permafrost on Svalbard.