Vergonzosa derrota de Arkansas ante LSU.

Los Tigres cenaron Jabalí.

Por: Carlos Chicas

Fotos: Crant Osborne

Vergonzosa y humillante fue la derrota que el equipo de baloncesto de la Universidad de Arkansas sufrió a media semana ante los Tigres de la Universidad Estatal de Lousiana por marcador de 75-54.

Aquel dicho mexicano que dice “de lengua me como un taco” le quedo como anillo al dedo al timonel Mike Anderson puesto que sus muchachos desde el calentamiento se mostraron arrogantes y muy confiados de un rival que para ellos parecía ser un inocente felino. Con audífonos carísimos miembros de la escuadra roja calentaban, y hasta se dieron el lujo de esta bailando enfrente de las cámaras de la televisora que estaba a punto de transmitir el encuentro a nivel nacional. Siempre lo he dicho, se puede ser arrogante y con el ego más grande del mundo, siempre y cuando se demuestre en el terreno de juego. Pero la noche del miércoles dejo claro que Arkansas al menos hasta media semana no es el equipo que muchos han dicho; un referente en la Conferencia Sureste del “mejor” baloncesto de la nación.

Arkansas fallo en todos los intentos que hizo en los primeros minutos del partido, cosa contrario de los Tigres que aprovecharon cada canasta que los Razorbacks no anotaron. Arkansas siempre estuvo abajo en el marcador y la ventaja de más de 20 puntos que no pudieron quitarse desde la primera mitad se convirtió en la peor pesadilla para los nenes de casa.

Los 17 puntos de Jaylen Barford no fueron suficientes para que el veterano llevara a su equipo a remontar el marcador. Pero no se le puede culpar solo a los jugadores de esta derrota. Si Arkansas no podía anotar desde el perímetro de los tres puntos y en los intentos de dos puntos, porque no mejor cambiar de estrategia y atacar la canasta para ir a la pintura y tratar de no solo detener el reloj sino también encontrar otra manera de acercarse en el marcador.

Lo hecho, hecho esta. Ahora Arkansas deberá de afinar las piezas porque no se puede seguir llorando. Faltan 14 juegos de conferencia y que si aún es muy temprano para decir que las posibilidades de calificar al campeonato de la NCAA se están esfumando estaríamos exagerando. Los cierto es de que estos Jabalís están obligados a ganar el sábado cuando en punto de las 5 de la tarde reciban a la escuadra de Missouri. Otros gatitos que tienen la misma hambre del año pasado de darle cátedras a su ex timonel, Mike Anderson.

The Razorbacks suffered an embarrassing loss against LSU.

Tigers had Jabali for dinner.

75-54 was an embarrassment and humiliated loss against the LSU Wednesday night in front of 20 plus thousand Arkansas fans. There is Mexican saying that goes like this “of a tongue meat, I can eat many tacos” and that is exactly what happened. From the warm up drills the Razorbacks walked into Bud Walton Arena floor over confident and with arrogance. Listening to music during warm up, and since the SEC networks was broadcasting live some of the Hogs players were showing their dancing skills in front of a national televise cameras.

I always say in my days of professional playing, as long as you can back things up on the court, you can be arrogant and confident, but the way that The Jabalis played Wednesday night, Arkansas is not the team that a lot of members of the media are saying, a contender for the SEC Championship and a possible sweet 16 team.

Arkansas could not put the ball in the basket and from the beginning of the game, the hogs were missing shots and those shot were scored by the LSU Tigers. The 20 plus lead by the Tigers over the hogs it was something never seen lately at Bud Walton Arena. This was a horrible nightmare for the hometown boys.

Jaylen Barford scored 17 point in the game, but those baskets were not enough to bring the hogs back in the game.  But we cannot blame everything on Jaylen. If for some reason the Razorbacks were missing shots from the perimeter, why not to attack the basket and try to get to the paint and look for other options to score? A simple question that hogs could not answer against LSU.

What is done, it’s done. Arkansas needs to move on and get ready for Saturday’s game against The Missouri Tigers who are hungry and ready to take on the hogs inside Bud Walton Arena at 5pm.  There is plenty of basketball to play. 14 conference games left in the season and is early to think that the Razorbacks won’t make it to the NCAA tournament. The truth is, when Missouri walks into Bud Walton Arena Saturday, they will be ready to try to beat their ex-coach, Mike Anderson.