¿Es el azúcar de las frutas igual de dañino que el de los caramelos?
Gnawing Questions: Is Sugar From Fruit The Same As Sugar From Candy?

0
574

Go to English

Español

Por Natalie Jacewicz

Si los vegetales son los reyes de la comida saludable, las frutas siempre han sido parte de la corte real: no tan importantes pero muy dignas de respeto.

Pero ahora que las guías de nutrición cada vez más advierten sobre los males de comer azúcar, algunas personas se están cuestionando si las frutas deberían seguir formando parte de una dieta saludable.

Alcanza con solo mirar Twitter para ver la confusión que se ha generado.

“Mi instructor de pilates dice que la fruta está llena de azúcar y que una banana tiene la misma cantidad que una barra de Snickers”, dice una usuaria. “El azúcar en la fruta y en la comida procesada no son lo mismo”, le asegura otra persona.

La nutricionista Lauri Wright, especialista en Salud Pública y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética de Florida, explica que -efectivamente- el azúcar en la fruta y el azúcar añadido no son la misma cosa.

“Hay tanta confusión”, reconoce Wright, que considera que el problema comenzó “con el concepto de que todos los carbohidratos son malos, lo cual no es cierto”. “Los carbohidratos son necesarios como fuente de energía”, destaca.

Menos densos
Hay muchos tipos de azúcar. La fruta tiene tres tipos: fructosa, glucosa y una combinación de ambos que se llama sacarosa o “azúcar de mesa”.

Pero los azúcares en la fruta son menos densos que los de las golosinas, explica Elvira Isganaitis, una endocrinóloga pediátrica del Centro de Diabetes Joslin e instructora de la Escuela de Medicina de Harvard, en Estados Unidos.

Esta diferencia es especialmente importante para las personas con diabetes, un desorden que interfiere con la regulación del azúcar en la sangre.

Cuando uno come algo dulce se elevan repentinamente los niveles de azúcar en sangre.

Luego ese aumento se estabiliza y la cantidad de azúcar en sangre vuelve a la normalidad.

La fruta tiende a causar un aumento más leve, explica Isganaitis.

Mejor para todos
Pero incluso si no tienes diabetes, el azúcar en la fruta es una opción más saludable que la que viene de otras fuentes, asegura la nutricionista Wright.

Por ejemplo, una lata de gaseosa tiene unos 40 gramos de azúcar. “¿Qué más obtienes?”, pregunta la especialista.

“No tiene proteínas, no tiene minerales y no tiene fibra. Lo único que obtienes es azúcar y calorías”, observa.

En cambio una porción de fruta no suele contener más de 20 gramos de azúcar.

Y además tiene fibra y nutrientes como la vitamina C.

Frutas secas, batidos y jugos
Sin embargo, los amantes de las frutas tienen que tener cuidado si comen frutas secas.

Según Wright, estas tienden a tener más azúcar porque son concentradas.

La experta advierte en particular a quienes sufren de diabetes que controlen el consumo de este tipo de alimento.

Tanto Wright como Isganaitis también advierten sobre los jugos y los batidos de frutas (o smoothies). “Tengo un tema con los jugos de fruta porque muchas veces se venden como alimento saludable”, señala Isganaitis.

Su consejo es que comamos la fruta entera y nos mantengamos alejados de las comidas procesadas, en especial aquellas que vienen endulzadas con jarabe de maíz de alta fructuosa, jugo de manzana concentrado y productos similares.

English

By Natalie Jacewicz

If vegetables are the monarchs of nutritious eating, fruits have always been part of the royal court — not quite as important, but still worthy of respect. But now that nutrition guidelines are cracking down on sugar, some people are questioning fruits’ estimable role in a healthy diet.

One need only go to Twitter to see the confusion. “Pilates instructor started talkin about how fruit has so much sugar and a banana has the same as a Snickers bar,” reads one tweet. Other users come to fruit’s rescue: “Fruit sugar and sugar in processed foods is not the same thing,” one user explains.

Sugar in fruit and added sugar are not the same thing, says Lauri Wright, a nutritionist, public health specialist and spokeswoman for the Academy of Nutrition and Dietetics.

“There’s so much confusion,” Wright says. “I think this comes from the idea we’ve had for some time now that all carbs are bad, and that’s not the case. Carbs are required for energy.”

There are lots of kinds of sugar. Fruits have fructose, glucose and a combination of the two called “sucrose,” or “table sugar.” But the sugars in fruit are packed less densely than in a candy bar, according to Elvira Isganaitis, a pediatric endocrinologist at Joslin Diabetes Center and a Harvard Medical School instructor.

This difference is important for people with diabetes, a disorder which interferes with regulating sugar in the blood. When people eat something sweet, they usually have a spike in blood sugar levels. Then the spike plateaus and the amount of sugar in the blood eventually drops back to normal. Fruits generally cause a lower spike than sweets, Isganaitis says, making it less dangerous for people with diabetes monitoring their sugar levels.

But even for people without diabetes, sugar in fruit is a healthier option than sugar from other sources, according to nutritionist Wright. A can of soda, for example, has about 40 grams of sugar. “And what else are you getting with that?” Wright asks. “You’re getting no protein, no minerals and no fiber. You get nothing but the sugar and the calories.”

A serving of fruit, by contrast, usually contains no more than 20 grams of sugar, has fiber and has nutrients like vitamin C. As Wright puts it: “You’re getting a lot of bang for your buck.” And fiber and lower sugar amounts can also decrease sugar spikes in blood levels.

That doesn’t mean there aren’t possible pitfalls for fruit freaks. Dried fruits, Wright says, tend to pack more sugar into a bite because they’re so concentrated. She advises people with diabetes in particular to consume dried favorites with caution.