Cómo interpretar los ladridos del perro

0
599

A menudo escuchamos la frase “sólo le falta hablar” en referencia a nuestras mascotas, especialmente a los perros. Pero lo cierto es que los canes son tan capaces de comunicarse como los seres humanos, sólo que lo hacen usando un lenguaje diferente. Los movimientos corporales y por supuesto, los ladridos, forman una parte fundamental del mismo.

A pesar de ello, debemos admitir que a veces es difícil interpretar lo que nuestro perro está tratando de comunicarnos. Nos será más sencillo si conocemos los distintos tipos de ladridos y aprendemos a “traducirlos”. Éstos son algunos de ellos:

1. Ladrido territorial. Un perro que defiende su territorio emite fuertes ladridos continuamente, siendo más graves a medida que se sienta más amenazado. Esto puede dar lugar a una reacción agresiva.

2. Ladrido de miedo. Es largo y agudo, parecido a un aullido, y suele estar acompañado por unos pasos hacia atrás.

3. Ladrido para jugar. Agudo y repetitivo, normalmente lo vemos junto a una expresión corporal rígida y tensa. Es muy similar al ladrido por nervios o ansiedad, ya que el juego suele generar esas sensaciones en el perro.

4. Ladrido de lamentación. Es común en perros que sufren ansiedad por separación. Consiste en una serie de ladridos fuertes que van volviéndose agudos, convirtiéndose finalmente en una especie de aullido lastimero y prolongado.

5. Ladrido de amenaza. Es un ladrido fuerte, agudo, rápido e insistente, que nos indica que el animal está dispuesto a reaccionar con agresividad si nos acercamos demasiado.

6. Ladrido de alegría. Éste es corto, repetitivo y agudo, y habitualmente está acompañado de saltos y vueltas alrededor de sí mismo. Seguramente sea el tipo de ladrido con el que nos recibe nuestro can cuando entramos por la puerta.