68 presos mueren en un incendio en Venezuela

0
253

VALENCIA, Venezuela — La familia de Daniel Márquez había llegado hacía minutos a la estación penitenciaria donde el hombre estaba detenido sin juicio desde hacía más de un año, cuando vieron el humo negro salir del edificio. Los guardias les pidieron que se fueran, mientras los familiares y amigos de los presos veían con horror como la cárcel se prendía fuego. 

Al día siguiente los Marquez tuvieron que volver, esta vez para sacar lo que quedaba de Daniel en un cajón de madera, su desesperación y las preguntas que rodean la tragedia no dejan de cesar en las cabezas de los familiares de los 68 presos muertos en el incendio de la cárcel. 

“No merecía morir así”, dijo Sorangel Gutierrez, cuñada de Marquez, mientras sus familiares lloraban la pérdida del joven de 28 años padre de dos. Sus amigos dicen que lo arrestaron porque no podía pagarle una coima al oficial que encontró en su celular una foto de un arma ilegal. 

Son muchas las versiones que circulan sobre lo que pasó dentro de la saturada estación policial, y los grupos de derechos humanos están presionando al gobierno que como siempre se remete al silencio. 

Los Marquez aseguran haber recibido una llamada de Daniel justo antes del fuego en el que decía que los guardias estaban tirando gasolina en las celdas intentando matarlos. Sin embargo los sobrevivientes indican que fueron los mismos presos quienes encendieron el fuego para organizar una fuga. 

El presidente Nicolán Maduro aún no emitió declaraciones oficiales y sólo subió un video a Twitter de su encuentro con el actor american Danny Glover, recordándole a los venezolanos que hay muchas playas e iglesias en todo el país donde pasar las pascuas. 

La única información sustancial que las autoridades publicaron hasta la fecha son una serie de tweets del fiscal Tarek William Saab, quien dijo el miércoles a última hora que 66 hombres murieron y 2 mujeres que los visitaban. 

Hay cuatro fiscales encargados de la causa de Valencia, una ciudad industrial del estado de Carabobo,  160 Km al Este de Caracas, la capital.  El fiscal aseguró que “se realizará una investigación completa para sacar a la luz las penosas circunstancias que dejaron a docenas de familias en estado de luto”. 

La oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas dijo en un comunicado estar “devastada por las horrorosas muertes”, y le urgió a Venezuela moverse rápido y sin demoras solucionando de una vez el tema de la falta de juicios y audiencias y la sobrepoblación penitenciaria. 

La cantidad de muertes en el incendio se suma a otras tragedias penitenciarias en el historial de las cárceles de Venezuela. En 1994 un incendio en la prisión de Zulia dejó un saldo de 100 muertos. En el 2013, 61 personas murieron y otras 100 resultaron heridas en un motín en Barquismeto. 

 

Carlos Nieto, director de A Window to Freedom, organización que monitorea la calidad de vida de los presos, le dijo a Associated Press que las víctimas y sus familiares aseguran que el incendio de Valencia comenzó cuando los presos intentaron secuestrar a dos guardias. Después, incendiaron colchones para forzar a los guardias a liberarlos y escapar.  Las celdas deberían haberse abierto con el incendio, pero eso no pasó. “Quienes sobrevivieron se salvaron porque los bomberos tiraron una pared para sacarlos”, dijo Nieto. (AP) 

 

 

68 killed in jail fire in Venezuela 

 

VALENCIA, Venezuela — It wasn’t long after Daniel Marquez’s family showed up at the Venezuelan police station jail where he’d been locked up for nearly a year awaiting trial when black smoke began billowing from the building. 

 

Guards ordered them to flee, forcing them and other inmate relatives to watch in horror from afar as the flames quickly grew. 

 

One day later, Marquez’s family took his blackened remains home in a simple wooden coffin, their despair as wide as the questions surrounding the blaze Wednesday that killed 68 people in one of Venezuela’s worst jail fires. 

 

“He didn’t deserve to die like this,” Sorangel Gutierrez, Marquez’s sister-in-law, said as relatives wept before the casket of the 28-year-old father of two. His relatives say he was jailed because he couldn’t pay a bribe to an officer who found a photo of an illegal weapon on his cell phone. 

 

Varying versions of exactly what happened inside the police station’s crowded jail cells circulated Thursday among relatives and human rights groups amid a deafening silence from officials, who have yet to provide a full account. 

 

Marquez’s family said they received a call from him shortly before the fire claiming that guards were pouring gasoline in the cellblock, prompting them to rush to the police station detention center. 

 

However, other accounts from survivors and victims’ relatives indicated it was the inmates themselves who set the blaze in order to escape. 

 

President Nicolas Maduro has not made any statement about the fire and loss of life, instead posting a video on Twitter of an encounter with U.S. actor Danny Glover and reminding Venezuelans there are hundreds of beaches and churches around the country where they can spend Holy Week celebrations. 

 

The most substantial information authorities have released so far came in a series of three tweets from chief prosecutor Tarek William Saab, who said late Wednesday that 66 men, as well as two women who were visiting the jail, were killed. 

 

He said four prosecutors have been assigned to determine what happened and who was responsible for the tragedy in Valencia, an industrial city in Carabobo state, 100 miles (160 kilometers) west of Caracas, the capital. He pledged a “thorough investigation to immediately shed light on the painful events that have put dozens of Venezuelan families in mourning.” 

 

The United Nations’ human rights office said it was “appalled at the horrific deaths” and urged Venezuela to quickly address concerns like judicial delays, the excessive use of pre-trial detention and cramped quarters. 

 

The death toll in Wednesday’s catastrophe surpasses nearly every recent mass casualty event at Venezuelan prisons and jails. A fire at a prison in the western state of Zulia killed more than 100 inmates in 1994. In 2013, 61 people were killed and over 100 injured, mostly from bullet wounds, after a riot in Barquisimeto. 

 

Carlos Nieto, the director of A Window to Freedom, an organization that monitors prison conditions, told The Associated Press that accounts from survivors and victims’ relatives indicate the fire in Valencia began when inmates tried to kidnap two guards. Later they reportedly set some mattresses on fire in an attempt to force guards to open up the cells so that they could escape. 

 

Nieto said officers should have opened the cells once flames began spreading. 

 

“The ones that were rescued were saved because firefighters opened a wall from behind to get them out,” he said. (AP)