School of Choice A hot topic in Northwest Arkansas.

0
303
"Para mi es important una escuela donde ellos se sientan seguros, se que solo así ellos lograrán a desarrollar sus habilidades." Laura Galvan, sus hijos asisten a Springdale Public Schools.

 

By Judith A. Yanez

Photos: Courtesy of Kitling Photography

With all the polarization occurring in the American public today, one topic remains a particular source of contention: school choice. But ask any parent of a school-aged child what they hope for in their child’s education, and their answer will most certainly reflect their desire for access to the best possible learning environment for their child. Granted, what works for one child doesn’t always work for another. There are no perfect schools. Hence, parents must have options that will best meet each of their children’s learning needs.

“Cada uno de mis hijos asiste a una escuela diferente que satisface sus necesidades. Esto ha hecho toda la diferencia.” – Judith Yanez, Keith attends Thaden School and Nicole graduated from Haas Hall Academy.

In Northwest Arkansas we are blessed with a number of excellent public, charter, and private schools. Although most parents tend to enroll their child into the nearest school, they often don’t realize there are several options available to them. It is not uncommon for a parent to discover that their child’s academic needs are not being met. Is this the fault of the teacher or school? Not necessarily. This area is blessed with an abundance of excellent, compassionate teachers. Yet, not every child will reach their academic potential, particularly if their learning style does not match up with their environment. So how do we make sure our children are receiving their best possible education?

First and foremost, parents must be provided with the many options available to them; it is essential they have full access to the school or schools that best meet their child’s needs. When parents become frustrated with their children’s teachers and schools, the chances of their students’ success plummets. Parents become less involved with their children’s schools, and consequently, their children become less involved. The risk of academic failure then rises exponentially when children are not uniquely challenged.

Parents must also understand that what works for one of their children, may not work for all of them. This is in no way a reflection on their child’s potential—it simply means that one child may do well in a STEM-based school, while the other thrives in a more Humanities-focused environment. Educators must also be willing to admit this fact, and support parents’ choices to pursue a learning environment conducive to their child’s academic success.

When parents are given access to the right school for their children, they maintain a significantly more positive attitude towards their children’s education. Correspondingly, children report greater satisfaction with their schools, and demonstrate increased academic success. While no school will ever be flawless, parental access to best possible learning environments is vital to positioning children to succeed in adolescence and beyond.

“Para mi es important una escuela donde ellos se sientan seguros, se que solo así ellos lograrán a desarrollar sus habilidades.” Laura Galvan, sus hijos asisten a Springdale Public Schools.

 

Con toda la polarización que ocurre hoy en el público estadounidense, un tema sigue siendo una fuente particular de controversia: la elección de escuela pública. Pero pregúntele a cualquier padre de un niño en edad escolar qué es lo que espera de la educación de su hijo, y su respuesta seguramente reflejará su deseo de acceder al mejor entorno de aprendizaje posible para su hijo. Por supuesto, lo que funciona para un niño no siempre funciona para otro. No hay escuelas perfectas. Por lo tanto, los padres deben tener opciones que mejor satisfagan las necesidades de aprendizaje de cada uno de sus hijos.

Spanish

En el noroeste de Arkansas tenemos la bendición de una cantidad de excelentes escuelas públicas, charter y privadas. Aunque la mayoría de los padres tienden a inscribir a sus hijos en la escuela más cercana, a menudo no se dan cuenta de que hay varias opciones disponibles para ellos. No es raro que un padre descubra que las necesidades académicas de su hijo no se están cumpliendo. ¿Es esto culpa del maestro o la escuela? No necesariamente. Esta área está bendecida con una gran cantidad de maestros excelentes y compasivos. Sin embargo, no todos los niños alcanzarán su potencial académico, especialmente si su estilo de aprendizaje no coincide con su entorno. Entonces, ¿Cómo nos aseguramos de que nuestros hijos reciban su mejor educación posible?

“I had no idea Alexis was so artistic. She lobes to play instruments, dance, draw and she has dabbled in robotics.” – Angel Machuca, Alexis attends Arkansas Arts Academy.

En primer lugar, se les debe proporcionar a los padres las muchas opciones disponibles; es esencial que tengan pleno acceso a la escuela o las escuelas que mejor satisfagan las necesidades de sus hijos. Cuando los padres se sienten frustrados con los maestros y las escuelas de sus hijos, las posibilidades de éxito de sus estudiantes se desploman. Los padres se involucran menos con las escuelas de sus hijos y, en consecuencia, sus hijos se involucran menos. El riesgo de fracaso académico aumenta exponencialmente cuando los niños no son desafiados de manera única.

Los padres también deben entender que lo que funciona para uno de sus hijos, puede no funcionar para todos. Esto de ninguna manera es un reflejo del potencial de su hijo; simplemente significa que un niño puede tener éxito en una escuela basada en STEM, mientras que el otro prospera en un entorno más centrado en las Humanidades. Los educadores también deben estar dispuestos a admitir este hecho y apoyar las decisiones de los padres de buscar un entorno de aprendizaje propicio para el éxito académico de sus hijos.

Cuando los padres tienen acceso a la escuela adecuada para sus hijos, mantienen una actitud significativamente más positiva hacia la educación de sus hijos. En consecuencia, los niños reportan una mayor satisfacción con sus escuelas y demuestran un mayor éxito académico. Ninguna escuela será perfecta, el acceso de los padres a los mejores entornos de aprendizaje posibles es vital para que los niños tengan éxito en la adolescencia y más allá.