Bienvenidos a America

0
209

Por Karime Gil. 

 

Tulsa, OK – – Esta semana un total de 40 personas fueron oficialmente naturalizados como ciudadanos norteamericanos en el corazón del Philbrook Museum en Tulsa. 

Por primera vez los recintos del museo Philbrook abrieron sus puertas para albergar una ceremonia de naturalización en donde Norte America dio la bienvenida oficial a sus nuevos hijos. 

El evento se realizó en el salón de conferencias, ambientado como un teatro antiguo, sin duda fue un gran lugar para realizar una ceremonia de este tipo. Hasta las filas de adelante los primeros lugares se llenaron con los 40 nuevos ciudadanos, tras de ellos se encontraban sus familiares y amigos que ocuparon en su totalidad la sala, la audiencia fue tal que un número considerable de personas permaneció de pie mientras se realizaba la ceremonia. 

El Juez que presidió el evento fue el honorable Terrence L. Michale, quien se dirigió a los presentes después de que el Director del museo Scott Stulen diera la bienvenida.  En el lugar también se encontraba presente Brenda Schwartz  encargada de los servicios de ciudadanía e inmigración de Tulsa, fue ella quien dirigió la presentación de los peticionaros e hizo mención de cada unos de los 19 países que estaban siendo representados, Cameroon, Cambodia, Canadá, China, Republica Checa,  India, Israel,  Corea del Sur, Laos, México, Morocco, Nigeria, Filipinas, Siria, Reino Unido, Ucrania, Vietnam, Birmania e Indonesia.  

La ceremonia también contó con dos participaciones musicales a cargo de Phil Armstrong, pero el momento cumbre del evento  llegó cuando el Juez comenzó a nombrar a cada uno de los nuevos ciudadanos, y estos pasaron al frente para recibir su certificado, todos los presentes estallaron en aplausos y bullas, la esperanza brillaba en los ojos de todos. Después de eso el Juez dio sus felicitaciones finales y dio por concluido el evento, mismo en el que las familias hispanas se hicieron notables por su gran mayoría, de las 40 personas que obtuvieron su ciudadanía 11 de ellos fueron mexicanos, entre ellos se encontraba Jesús Salcedo, originario de Michoacán, quien llegó a los Estados unidos hace 20 años atrás, dijo nunca imaginarse poder llegar a dar este gran paso, su sueño se cumplió ante sus ojos, dijo que tanto trabajo y tanto esfuerzo habían valido la pena, aunque hubo muchos retos en el camino ninguno de ellos fue un impedimento para logar ser un ciudadano, dijo también que ahora con su nuevo estatus no queda mas que demostrar a este país, que existe gente trabajadora que llega para contribuir a que Estados Unidos sea aun más grande. 

Otra persona más que recibió su ciudadanía ese día fue Inés María Haro, originaria de Guadalupe Zacatecas, ella tiene viviendo 10 años en los Estados Unidos, dijo que su mayor reto para obtener su ciudadanía fue el aprender ingles, aun más que sus miedos y sus dudas, pero siempre la fuerza que la llevó a prepares y a estudiar por su ciudadanía fue su pequeña hija, dijo que un factor muy importante que las personas que tiene la posibilidad de ser ciudadanos es el tiempo, cuando se van dejando las cosas para después nunca se llevan a cabo. Otra mas de las nuevas ciudadanas fue Alma Banderas, ella llego a los Estados unidos hace diez años atrás, primero residió en el estado de California y después se mudo a Tulsa, ella es originaria de Jalisco, pero fue aquí en  los Estados Unidos en donde se construyó una vida, aquí residen también su esposo y sus dos hijos, dijo que este momento le causaba nostalgia pero también una inmensa alegría, su familia fue quien la apoyo en todo momento, mas que nada con el idioma, sus hijos fueron parte este proceso, dijo que cada hora y día de estudio valió muchísimo la pena, ahora vivirá con mas calma y se siente orgullosa de haber alcanzado este sueño. Sin duda hay muchas historias de vida que son de inspiración para los demás, Jesús, Alma e Inés forman parte de esas historias sin duda, quienes una vez llegaron a un país extranjero con miedos e incertidumbres, hoy pueden mirar hacia atrás y decir ¨Lo he logrado¨,  de parte de La Semana Felicitaciones a todos los nuevos ciudadanos. (La Semana) 

 

 

 

Welcome to America  

By Karime Gil. 

Tulsa, OK – – Last week 40 people became American citizens at the Philbrook Museum in Tulsa. It was the first time the Philbrook Museum hosted a naturalization ceremony, one in which the US proudly welcomed its new citizens.  

The conference room, decorated as an ancient theatre, was the place chosen for the ceremony. The 40 new citizens were in the front rows, while their friends and relatives were standing behind in a room packed full of people and emotions. 

Honorable judge Terrence L. Michael presided over the event, while Scott Stulen, the Museum’s director, acted as master of ceremonies. Brenda Schwartz was also present, in charge of Citizen and Immigration Services in Tulsa, and introduced the new citizens and the 19 countries where they came from: Cameroon, Cambodia, Canada, China, Czech Republic, India, Israel, South Korea, Laos, México, Morocco, Nigeria, Filipinas, Syria, UK, Ukraine, Vietnam, Burma, and Indonesia.  

There were some special musical moments directed by Phil Armstrong, but the most emotional part of the ceremony took place when Judge Michael started calling the citizenship applicants one by one and gave them their new national certification. The room was filled with applause, laughter and the hope of a better future ahead. Many of the new citizens have Hispanic origins; 11 of them are Mexicans, like Jesus Salcedo, who came from Michoacan 20 years ago and had never dreamt of becoming a US citizen. With tears in his eyes he recognized everything he had gone through had been worth it, and added that with his new legal status he will prove to the country that there is a large community of hard working people willing to sacrifice for a greater America. 

Ines Maria Haro also became a citizen last week. She arrived in the USA 10 years ago, migrating from Guadalupe, Zacatecas. Ines said the most difficult challenge she had to face in her path to citizenship was learning English. She had a lot of fear and lots of doubts, but her little daughter forced her to keep on pursuing her dreams. Ines advised all of those who have the opportunity of becoming citizens to do so, because time flies and we end up forgetting the important things. 

Alma Banderas also pledged allegiance to our flag in the ceremony. She came to California ten years ago, and then moved to Tulsa. Even though she was born in Jalisco, Mexico, she considers Tulsa her home, and our country the place of birth of her husband and two children. It was her kids who helped her with the language and the long hours studying for the test. Now she walks with her head held high, feeling proud of her accomplishments, feeling at ease for calling the USA her home. 

Jesus, Alma and Ines are inspirational stories that now have a voice, one full of promise and hope. The end of the uncertainty in their lives means they can look back and say “I’ve made it,” and there is no more fear. La Semana congratulates the new American citizens. (La Semana)