Unidos en Tulsa ayuda a los refugiados en la ciudad

Por William R. Wynn, Guillermo Rojas, and Victoria Lis Marino 

TULSA, OK – La mayor parte de las noticias que refieren a los refugiados de Centro América en busca de asilo en Estados Unidos ha sido calamitosa, desde el uso de gas en la frontera con México hasta las muertes de dos pequeños niños en custodia del gobierno americano en Texas, la situación pareciera fuera de control. Pero un grupo de voluntarios de Tulsa están intentando hacer la diferencia en silencio en las vidas de los solicitantes de asilos de una manera inesperada e inspirante que pareciera cambiarlo todo.  

Unidos en Tulsa es una organización de hispanos en Tulsa que se reunieron el año pasado con el fin de alimentar a las personas en situación de calle, llevándoles comidas preparadas a los desamparados del centro de Tulsa. Su fundador, Rodolfo Sanguilan que emigrar de México años atrás le dijo a LA semana que mientras estaban entregando alimentos en la estación del bus Greyhound, se dieron cuenta de que había muchas familias inmigrantes en la ciudad que estaban pasando por Tulsa y tenían necesidades que nadie parecía asistir. 

“Comencé a preguntarle a las personas si estaban en la parada esperando conexiones, y después les preguntaba ‘¿Tienes hambre?’, y les ofrecía lo que teníamos preparado”, explico Sanguilan. “Muchos tenían vergüenza y no querían hablar al principio, y con el tiempo vimos que había fmilias enteras que no habían comido desde el día en el que se bajaron del bus o que los liberaron de los centros de detención”. 

Sanguilan explicó que un encargado del bus Greyhound le contó que los colectivos llegan a Tulsa varias veces al día desde Texas y Arizona con 20 y hasta 40 inmigrantes que buscan llegar a ciudades más grandes como Chicago.  Es una experiencia dura y solitaria para quienes no hablan español porque no hay empelados bilingües en la terminal de Tulsa. Unidos se organizó rápidamente para tener comidas listas para los pobres inmigrantes que bajan en la estación, y ropa para los niños. 

“Esta gente está viajando con nada, no tienen idea de lo que les espera en su destino final”, le dijo un voluntario de Unidos a La Semana en una visita a la estación Greyhound el pasado lunes por la noche. “Los ayudamos para que no pierdan la conexión de su bus, y si las familias necesitan comida o ropa les damos lo que podemos mientras esperan aquí en Tulsa”. 

Todas las donaciones de Unidos provienen de hispanos locales que expresan su solidaridad por medio del sitio Unidos en Tulsa en Facebook.  

La Semana tuvo la oportunidad de dialogar con algunos de los inmigrantes que están de paso en Tulsa.  

Revin Jonathan Raymundo Martinez viajó 25 días desde Guatemala hasta Estados Unidos con su niña de 7 años. “Lo peor fue el frío y el hambre”, confesó el hombre. Hoy tiene asilo político y quiere trabajar para conseguir un mejor futuro para sus hijos.  “La gente de Tulsa se ha portado muy bonito con nosotros”, aseguró. “A mis compañeros que se cuiden mucho porque el camino es bastante difícil y es muy peligroso”, dijo sobre su viaje. 

LA pequeña Alaisa Martinez de 12 años llegó a Tulsa con su papá Joel y su hermanita pequeña.  “No quiero recordar inmigración, nos dejaron en un cuarto frio helado, sin nada rico para comer”, contó sobre su paso por inmigraciones.  

“Si tuviera que volver a hacerlo lo haría, porque quiero graduarme de arquitecta”, le dijo a La Semana con convicción. Su padre aún espera resolver la situación de su esposa que sigue  en Honduras, pero sabe que la meta es más grande que lo que deja atrás. “Vengo  trabajar de lo que sea, quiero que sea un año mejor con un gran futuro para mis niños”. 

Si quiere donar dinero o ayudar a distribuir alimentos en la ciudad a quienes menos tienen, envíe un mensaje a Unidos en Tulsa por su página de Facebook Unidos en Tulsa o llame a Rodolfo Sanguilan al 918-978-4810. 

Mientras la Caravana comienza a llegar a destino, Tulsa se convierte en una ciudad de tránsito en la que una pequeña organización ofrece santuario y resguardo a quienes van en búsqueda de una vida mejor, demostrando que vivimos en una ciudad que premia a la diversidad y en la que la solidaridad nunca pasa desapercibida. (La Semana) 

 

Unidos in Tulsa helps refugees in transit  

TULSA, OK — Most of the news surrounding the refugees from Central America has been disturbing, from the use of tear gas at the U.S.-Mexico border to the deaths of two young migrant children in custody in Texas, but a volunteer group in Tulsa is quietly making a difference in the lives of asylum seekers in an unexpected, inspirational, and entirely positive way. 

Unidos en Tulsa (United in Tulsa) is an ad-hoc group of Tulsa Hispanics that got together last year with the aim of feeding the homeless, delivering pre-prepared meals to the less fortunate in the downtown Tulsa area. Unidos founder Rodolfo Sanguilan, who himself immigrated from Mexico several years ago, told La Semana that while the group was handing out meals at the Greyhound Bus station they were surprised to learn that migrant families are passing through Tulsa every day and that these people too have great need and no one to help them. 

“I started asking people as they were coming off the bus to wait for their connections, ‘Are you hungry?’ and offering them some of the food we had prepared,” Sanguilan explained. “Many were a little reluctant to talk at first but soon we learned that there were a lot of families who had not eaten since being released from detention centers the day before and getting on the bus.” 

Sanguilan said a Greyhound clerk told him buses arrive several times a day from Arizona and Texas, each with anywhere from 20-40 migrants en route to destinations like Chicago or other large cities. It’s a frightening and lonely experience for those who speak no English, and there are no Spanish speaking employees at the Tulsa bus terminal. Unidos quickly organized to put together travel-ready meals for the weary migrants with a special focus on food and clothing for the children. 

“These people arrive with nothing, and have no knowledge of what awaits them at their final destinations,” a Unidos volunteer explained when La Semana visited the Greyhound station on Monday night. “We help make sure that they don’t miss their connection, and if the families need food, medicine, or clothing we provide this for them while they are waiting in Tulsa.” 

All of the donations have been provided by local Hispanics who saw the need on the Unidos en Tulsa Facebook page. 

La Semana had the chance of speaking with some of the caravan immigrants that waited for their bus connections at Greyhound station.  

Revin Jonathan Raymundo Martinez travelled for 25 days before arriving in Tulsa. He walked from Guatemala with his young daughter to the U.S.–Mexico border, and now with asylum papers looks for  a better future in the USA.  

“The worst thing was the cold and the hunger,” Martinez said. “But here in Tulsa people have been very kind to us. To those still crossing I advise them to take great care, because the road ahead is very difficult and dangerous.”   

Little Alaisa Martinez is only 12 years old, and crossed the border with her dad and her little sister, leaving mom in Honduras.  

“I don’t want to remember being held at the immigration center…it was an icy cold place, with nothing tasty to eat,” she said. “But if I had to do it again, I would.” 

“Here I would like to become an architect,” said Alaisa, full of courage and expectation. Her dad Joel is still figuring out how to bring his wife along, but knows what comes ahead is far bigger than the memories he has left. “I came here to work,” he explained. “I will do whatever it takes to provide for my children.” 

If you would like to donate money, clothing, or help prepare and distribute food to these people who have suffered so much, send a message through the Unidos en Tulsa Facebook page, or call Rodolfo Sanguilan at 918-978-4810. 

The asylum seekers are here with us, looking for their destiny beyond the border. While all this happens Tulsa becomes a transit city, were a small group of concerned Hispanics is committed to providing aid to those that are finding their way to their new homes. This proves that in Tulsa we celebrate diversity, we cherish love and treasure kindness, even in times of trouble. (La Semana)