Desafía al invierno y sale a jugar afuera

Challenge the winter cold by playing outside 

By Victoria Lis Marino  

We’re in the middle of winter and while most of us fear catching a cold and choose a warm cup of chocolate and a comforting movie on Netflix to keep the kids at ease, in other countries, winter is just another season to stay outside. 

The Norwegians have challenged every grandmother’s advice by choosing to let their children nap outside, even in freezing weather.  

You may walk around Oslo and see kids napping in strollers parked in prams, on terraces or sidewalks, even in the coldest days; children culturally have to learn since infancy to tolerate cold weather, which seems common sense, considering that most of the year Scandinavians have very low temperatures.  

According to the researcher Marjo Tourula, the habit of leaving children sleeping outdoors in daytime hours helps them develop healthier sleeping habits at night, among other benefits. Sleeping outdoors proved to be more effective than indoors when napping, and those children who slept at -5 degrees Celsius slept the longest. Napping outdoors helps the kids breathe pure air, something they cannot do in winter when they spend a lot time in daycare, in cafes, or in rooms full of people where diseases can spread. Also, these children seem to control their body temperatures better than the children that sleep indoors, which eventually is a benefit for their whole lives. 

While it is true that we are in the USA where this behavior is viewed as negligent and punished by law, maybe we should learn a bit from the Scandinavians and adopt new habits like spending time with our children outside, even though it may be cold.  

So, if you are afraid of catching a cold, grab your scarf, gloves and winter hat and go outside — the best remedy for the disease is facing what you are most afraid of, and don’t worry, our bodies adjust (not just the children’s but ours, as parents).  

Fetch the kids at school and go to the park, play for a while, walk, jump and run to keep yourself healthy and control your temperature and enjoy the season, even if you don’t feel like it. After all that exercise treat your family to a homemade cookie and a good cup of chocolate.  

If you want to stay healthy, challenge winter by spending some hours outdoors and avoid the extreme temperatures of the heaters at home and in the office. Happy winter! (La Semana) 

 Desafía al invierno y sale a jugar afuera  

Por Victoria Lis Marino  

Estamos a mitad del invierno, y si bien a muchos nos parece que la mejor manera de evitar un resfrío es mantenerse adentro con un rico chocolate caliente y una película de Netflix que entretenga a los más pequeños, la realidad es que el invierno también es una estación para salir a jugar al jardín.  

Los noruegos parecen estar en las antípodas de los consejos de la abuela y eligen desafiar todos los códigos del sentido común al dejar a sus bebés dormir en el exterior durante los días más fríos del año. 

Es asombroso caminar por Oslo durante el invierno y encontrar carritos de bebés estacionados en frente de los cafés, en terrazas, en la vereda, con pequeñitos durmiendo como angelitos en días súper gélidos. Los niños se adaptan al frío desde el nacimiento en Escandinavia, es una premisa culturalmente aceptada que los ayuda a enfrentar un clima hostil que deben soportar durante la mayor parte del año.  

Según la investigadora Marjo Tourula, el hábito de dejar a los niños dormir en el exterior durante el día tiene muchísimos beneficios. Por un lado le permite a los niños dormir mejor de noche, además está comprobado que quienes duermen afuera especialmente a temperaturas bajas como -5 grados Celsius, duermen más que los niños que pasan su siesta en el interior. Las bajas temperaturas permiten que los pequeños desarrollen un mejor sistema de regulación de la temperatura corporal y eventualmente el aire puro evita el contagio de enfermedades; enfermedades que sí pueden encontrarse dentro del hogar, en guarderías, shoppings y otros espacios cerrados a los que solemos concurrir cuando hiela. 

Si bien nosotros vivimos en Estados Unidos, donde esta conducta es vista como parte de una paternidad negligente y es castigada por la ley, sí podemos readaptar el consejo de los escandinavos y aprender a aprovechar el invierno de otra manera, es decir, salir afuera a jugar aunque haga frío. 

Agarra tu bufanda, tus guantes y tu gorro, abriga a tu niño y salí al jardín. Lo mejor que puedes hacer para evitar un resfrío es dejar de tenerle miedo al frio, recordando que los cuerpos de los niños y los grandes se adaptan.  

Busca a los chicos en la escuela y antes de darles de merendar llévalos al parque, salta, corre, camina con ellos. Esto te ayudará a mantenerte sano, en forma y a regular tu temperatura corporal. Disfruta de la estación más fría del año y prémiate después de salir con un rico chocolate caliente y unas galletitas hechas en casa.  

Desafía al invierno pasando más horas en el exterior y evitando las temperaturas extremas del hogar, recuerda que la casa no debe ser el Caribe, bajá las estufas para que tu cuerpo se adapte y ¡ten un feliz invierno! 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.