La indetenible ola mexicana en Hollywood

Parecen tres ciclistas en fuga que, aprovechando su amplia ventaja, se turnan la punta para despegarse del resto.

La premiación de los Ós­car no es propiamente una ‘etapa’, pero ha servido de escenario para confirmar el extraordinario momento que viven los mexicanos Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñá­rritu y Guillermo del Toro en estos últimos años.

Estos directores han mostrado en sus películas un amplio espectro temático, han conquistado la taquilla y han ganado premios en medio de sus colegas estadounidenses; un logro aún más notorio en medio de las tensiones fronterizas entre los dos países.

En este punto, cinco años después de que se comenzó a hablar de los ‘three amigos’, no es exagerado afirmar que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, cuestionada por su falta de diversidad, los ha hecho pilares de una generación y protagonistas de esta década.

Desde finales de los años noventa algo los unía y se perfilaban como directores con espíritu de autores. Pero era difícil predecir que casi veinte años después acapararían los máximos honores de la industria cinematográfica más influyente. En efecto, desde 2013 Cuarón, González Iñárritu y Del Toro han alternado su protagonismo al ganar nominaciones y estatuillas doradas.