Xoximilco un lugar que encanta a turistas y lugareños

Por Guillermo Rojas | México, DF

Los canales de Xochimilco son uno de los destinos turísticos más importantes circundantes al DF. Emplazados al Suroeste de la capital, el conjunto de canales más pintoresco de México reemplaza a lo que antes solía ser el lago más importante de la región, que abastecía las necesidades comerciales del gran imperio Azteca. Hoy, La Semana los invita a pasear en Xochimilco, ciudad que significa “Campo de flores”, y así disfrutar juntos de los colores, los mariachis, la buena comida, y sobre todo pasear en trajinera, para sumergirnos en el pasado histórico mexicano.

Santos Flores, dueño de varios negocios en la zona

En este oasis de Paz en medio del zócalo, declarado pa­trimonio de la UNESCO en 1987 vive Santos Flores, dueño de varios negocios en la zona, entre los que se destacan un conjunto de barcazas y el restaurante “Chivito Feliz”. “Xochimilco es una maravilla, tenemos la oportunidad de tratar con múltiples personas de distintas culturas, podemos vivir y convivir con un lugar hermoso y encima vivir aquí, es algo maravilloso”, afirma el lugareño.

“El canal de Xochimilco tiene muchísimos años anteriormente el agua se ocupaba para cultivar la producción de la zona como el maíz, para comercializar, porque esto se comunicaba con otros canales y el centro de la ciudad para comercializar los productos que aquí se producían y con otras regiones”, cuenta con orgullo.

Visitar Xochimilco es encontrarse con cientos de turistas dispuestos a conocer un poco más de la cultura mexicana, es viajar al corazón azteca y comprender la riqueza cultural de un país que lo tiene todo: historia, hospitalidad, sabor y tradición. Los lugareños suelen desbordar el lugar los días de fiesta, especialmente el día de los muertos, subiéndose a las barcazas para beber y cantar hasta la madrugada.

Pasear en barcaza es casi como un ritual, tienen capacidad para hasta 18 personas y las tarifas están reguladas por el gobierno mexicano, rondando los $500 pesos la hora, navegar por los canales es una experiencia única que se puede combinar con música y rica comida.

En Xochimilco es parada obligada comer un rico chivito en alguno de los icónicos restaurantes de la zona. Santos, es dueño de uno de estos establecimientos y le recomienda a los turistas contratar siempre servicios habilitados. “A los turistas americanos les digo que lugares establecidos en cualquier zona turística, porque no alteramos precios, el gobierno verifica tarifas, se siguen a rajatabla los controles alimenticios y más. Busquen lugares establecidos, y comenten cuál es su experiencia”.

Xochimilco es un lugar seguro y tranquilo para disfrutar, donde la violencia es escasa y el narcotráfico no afecta el turismo. “Sería mentir decir que aquí no hay narcotráfico, pero es controlable, porque hay personas pero tienen sus clientes y no se meten ni con los lugareños ni con los turistas, ellos en su rollo y nosotros en nuestro rollo”, dijo Santos.

Xochimilco es una maravilla, y Santos Flores tiene el privilegio de vivir honrando el pasado histórico de su ciudad y sus ancestros. “Tenemos la oportunidad de tratar con múltiples personas de distintas culturas, podemos vivir y convivir con un lugar hermoso y encima vivir aquí, es algo fabuloso”.La Semana los invita a todos a disfrutar de Xochimilco y compartir el glorioso pasado mejicano del que Santos Flores es testigo. (La Semana)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.