Blanqueamiento de la piel

Los riesgos que toman millones de mujeres en el mundo por usar las peligrosas cremas

“Lucía realmente mal el día de mi boda. Me veía feísima”, dice Shiroma Pereira (no es su nombre real) con voz conmocionada.

Ella vive cerca de Colombo, la capital de Sri Lanka. Como muchas otras mujeres en el Sur de Asia, decidió aclararse la piel antes de su gran día, el año pasado. Aspiraba a tener una bella y radiante piel.

“Dos meses antes de la boda fui a un salón y me dieron una crema para blanquear mi piel. Después de usar la crema durante una semana mi cara se veía descolorida”, le comentó a la BBC.

“Quería tener la piel clara, pero terminé quemándomela”.

Manchas oscuras
En lugar de poder concentrarse en la lista de invitados y planes de compras para su boda, la novia de 31 años terminó gastando su tiempo y dinero en tratamientos.

“Tuve un brote blanco que luego se convirtió en manchas oscuras”.

Los médicos sí recetan productos para aclarar la piel para tratar ciertas condiciones como el melasma.

La crema blanqueadora que obtuvo del salón no estaba entre los productos de belleza autorizados en Sri Lanka. Había sido importada ilegalmente y comprada en el mercado negro.

Las oscuras cicatrices que le dejó todavía son visibles en el cuello de Pereira, aún después de estar bajo tratamiento durante un año.

Tras recibir muchas quejas, la autoridades en Sri Lanka han empezado a tomar medidas enérgicas contra las ventas de cremas blanqueadoras no autorizadas.

Mercado
Pero este no es sólo un problema de Sri Lanka. Millones de personas, la mayoría mujeres, en Asia y África están poniéndose en peligro para tener una piel más clara.

Se estima que la industria de blanqueamiento de piel tenía un valor de US$4.800 millones, en 2017, y se proyecta que esa cifra aumentará a US$8.900 millones, casi el doble, para 2027. La demanda viene principalmente de consumidores de clase media en Asia y África.

Existe una amplia gama de productos como jabones, cremas, exfoliantes, tabletas y hasta inyecciones diseñadas para reducir la producción de melanina.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuatro de cada 10 mujeres en África usan productos para blanquear la piel.

Nigeria es el país africano que encabeza la lista, con 77% de las mujeres utilizando estos productos. Le siguen Togo con 59% y Sudáfrica con 35%.
En Asia, 61% de mujeres indias y 40% de mujeres chinas los usan.

Efectos secundarios
Pero la mayoría de las mujeres empiezan a comprar productos blanqueadores de la piel para uso cosmético sin ningún tipo de supervisión médica o guías y pueden sufrir efectos secundarios como:
Irritación cutánea e inflamación
Sensación de escozor o picazón
Piel seca y escamosa”.

Desafío global
A medida que crece el apetito del consumidor, también crecen los desafíos.

El año pasado, las autoridades en Ghana advirtieron a las mujeres embarazadas que no usaran una pastilla para aclarar la piel que contiene el antioxidante glutatión.

Las mujeres en ese país estaban ingiriendo la pastilla con la esperanza de que blanqueara la piel de sus bebés en el útero antes de nacer.

Sudáfrica ha adoptado unas de las leyes más severas contra los blanqueadores de piel. Gambia, Costa de Marfil y ,al comienzo de este año, Ruanda, prohibieron los productos que contienen hidroquinona, que reduce la producción de melanina pero también puede producir daños cutáneos permanentes.

La melanina es el pigmento marrón oscuro que le da color a la piel.

Tratamiento
La British Skin Foundation, la organización benéfica británica de investigación dermatológica, afirma que, “los agentes basados en hidroquinona pueden ser utilizados sin riesgo bajo la supervisión de dermatólogos especializados para tratar áreas de manchas de pigmentación con buenos resultados”.

Efectividad
Pero esta organización insiste en que “no hay un método para blanquear toda la piel que haya sido reconocido como seguro”.