Cineasta busca recaudar dinero para contar su historia

Por Guillermo Rojas y William R. Wynn | TULSA, OK

A los 75 años de edad, Roberto Mendoza se encuentra en un momento de la vida en el que la mayoría de las personas se contentan con mirar hacia atrás con nostalgia, dejando que otros hagan el trabajo pesado y se preocupen por dar forma al futuro. Pero no a él.

Mendoza, un incansable activista social y cineasta que ha defendido una serie de problemas de los nativos americanos y los migrantes, tiene una historia que contar y no está dispuesto a descansar hasta que haya compartido su visión con el mundo.

La historia ha estado bailando en la cabeza de Mendoza durante años, basada en parte en hechos reales y en personas que conoció durante el viaje de su vida. Es una historia que se enfoca en personas de dos grupos marginados en este país, los indigentes y los indocumentados.

“Ambos viven en las sombras, y el primer título que tuve fue” Perdido en las sombras “”, dijo Mendoza a La Semana. “Primero escribí el guión como un cortometraje, pero se hizo más y más largo y se convirtió en un largometraje”.

Mendoza dijo que las primeras versiones del guión “eran un poco sombrías y oscuras, pero cambiaron”, explicó, “decidí agregar algunos personajes que traían una sensación de esperanza”.

Roberto Mendoza

El personaje principal es un veterano de guerra de Iraq que lleva el peso de las cosas que hizo mientras estaba en el ejército y, como tantos veteranos estadounidenses, pierde a su familia y su hogar como resultado. Sin hogar y viviendo en Tulsa, el hombre conoce a una joven, una latina indocumentada, que se enfrenta a los ataques racistas de los adictos a la metanfetamina neonazi mientras esquiva a la policía para evitar la deportación. No revelaremos toda la historia aquí, excepto para decir que sin que el veterano lo sepa, hay una conexión personal con la mujer que no aprenderá hasta después de que haya ocurrido una tragedia innecesaria. La historia toca las vidas de personas de diferentes razas y orígenes, y tiene una puntualidad subrayada por el resurgimiento de la intolerancia en los Estados Unidos de hoy.

Mendoza dice que tendrá que recaudar al menos $50,000 para hacer la película, que planea filmar en Oklahoma. Está lanzando una iniciativa de financiación de multitudes con la esperanza de rodar dos o tres escenas, que luego puede mostrar a los inversores para tratar de asegurar el equilibrio. Le gustaría ver la historia en la pantalla grande, pero dijo que probablemente puede llegar a más personas en una plataforma como Netflix.

Mendoza a menudo emplea sus talentos en interés de la justicia social, y recientemente participó en la documentación de protestas contra el uso de Ft. Alféizar en Lawton, Oklahoma, como campo de detención para niños migrantes. Él cree que el odio y la intolerancia que se observa con frecuencia alarmante en este país no se envalentona en parte por las palabras racistas de Donald Trump, y en esta película advierte que tal maldad puede extenderse más allá de sus objetivos iniciales.

“Quiero advertir a la gente que el aumento del fascismo y el aumento del racismo es especialmente amenazante para las personas de color, pero eventualmente amenazará a todos”, dijo Mendoza. “Necesitamos unirnos para detener esto y protegernos”.

Mendoza espera que el mensaje que transmitirá a través de la película sea, en última instancia, de esperanza y del poder de personas de diferentes orígenes para unirse y trabajar por el bien común.

Como se puede ver tanto en su guión como a través del ejemplo de su vida, Mendoza abraza una verdad simple pero poderosa: “Puedes lograr un cambio social si te unes”. (La Semana)