¿Qué puedo hacer para combatir la caída del cabello?

Te cuento qué puedes hacer para ponerle remedio a la caída del cabello.

Escoge el champú ideal para ti. Eso significa que no solo has de preocuparte por el tipo de cabello que tienes, sino que además tienes que fijarte en el tipo de piel y sus necesidades. La piel deshidratada y seca, la caspa o descamación, la grasa o el exceso de sudor deben tenerse en cuenta a la hora de elegir un champú.

El acondicionador te puede ayudar. Puede que pienses que el acondicionador solo sirve para el cabello, sin embargo algunas marcas ecológicas ya se han preocupado de que estos productos aporten hidratación y equilibrio también al cuero cabelludo. Así que si escoges estas marcas, aplica el acondicionador también en la piel, sin miedo. Se convertirán en un buen aliado para frenar la caída del pelo.

Suéltate el pelo. Si como lo oyes, en verano solemos recogernos el pelo muy a menudo y esa tensión constante y regular no ayuda nada. Si te recoges el cabello de manera puntual no te preocupes, pero si tienes que llevarlo siempre en coleta o moño –ya sea por obligación o comodidad–, mucho cuidado. Lleva el recogido lo más suelto posible.

Las lociones anti-caída sin un buen diagnóstico no te ayuda. Tenemos una infinidad de productos que tratan la caída del cabello. Y probablemente todos sean buenos, sin embargo, pasa como con la mayoría de los productos capilares, si no es el adecuado para el tipo de caída que tienes y no averiguas el origen que la provoca, puede perjudicarte mas que ayudarte. Un buen diagnóstico –ya sea un dermatólogo especialista en el cabello o un peluquero especialista en tricología y cuidado del cabello–, es la clave.

La nutricosmética puede ayudarte. Existen en el mercado un sinfín de complementos nutricionales que aseguran parar la caída del cabello y mejorar su calidad. Es cierto que estos productos te pueden ayudar, pero recuerda que no deben sustituir a una buena alimentación.

Una dieta rica en vitamina A, vitamina B5, vitamina C, minerales, acido linoleico y magnesio te ayudará a prevenir la caída y a mantener un cabello saludable.

No abuses del champú en seco. Se han puesto muy de moda en los últimos tiempos ya que funcionan de maravilla en los casos de un exceso de grasa porque evitan tener que lavar el cabello a diario. Pero intenta no abusar de este producto ya que podría asfixiar el cuero cabelludo si lo utilizas a diario. Este producto no se creó para evitar lavar el cabello, mas bien para aplicarlo en casos puntuales en los que necesitas salir del paso y que el cabello se vea limpio.

Cepilla el cabello a diario. Activa la micro circulación y reparte la grasa que se deposita en el cuero cabelludo. Además, sirve como protector natural del cabello.

Protege la piel y el cabello de agresiones. El exceso de calor o frío, los productos químicos como la decoloración, las permanentes o coloraciones muy agresivas pueden ser detonantes de una caída de cabello que ya estaba latente.

No te vayas a dormir con el cabello mojado. Si te gusta lavarte el cabello por la noche, procura secarlo bien antes de irte a dormir. Olvídate de que el secador es malo para el cabello, desde que salieron los secadores iónicos al mercado, secarse el cabello con estos aparatos mejora la calidad del cabello y la piel. Recuerda utilizar una temperatura media, ni muy caliente ni muy fría.