Day of the Dead throughout Latin America

Por William R. Wynn | TULSA, OK

El día de los muertos, regresa esta semana, trayendo consigo los colores vibrantes y las ricas tradiciones de américa latina. Es una celebración de la vida al honrar a los seres queridos fallecidos de una familia, mejor conocido en los Estados Unidos en el estilo mexicano. Pero el día de los muertos no es solo una fiesta mexicana, y se celebra en toda américa latina en festivales que tienen muchas diferencias y variaciones locales.

El dia de los muertos ha existido durante aproximadamente 3,000 años, con sus raíces en las civilizaciones tolteca y azteca, pero a lo largo de los milenios se modificó para acomodar el cristianismo traído al nuevo mundo por los conquistadores de España y Portugal. Los aztecas, los toltecas y otros pueblos indígenas no creían en el luto de sus muertos, sino que optaron por mostrar respeto a los que habían fallecido de una manera que parecía extraña para los europeos que llegaron más tarde y forzaron su religión a sus súbditos nativos.

La tradición se adaptó, sobrevivió y, en parte, gracias a las imágenes de “Calavera Catrina” de Diego Rivera, se ha convertido quizás en el festival más conocido de américa.

Pero no todos los países latinoamericanos celebran el día de muertos de la misma manera. La escritora guatemalteca Paula Bendfeldt-Díaz, describe la celebración que tiene lugar en su país natal:

“En mi país, Guatemala, la celebración de El día de los muertos o el día de los difuntos es más una fiesta familiar”, explica en su blog, Growing up Bilingual. “Para mí, marca el comienzo de una temporada llena de fiestas familiares tradicionales … El 1 de noviembre las familias se reúnen para comer fiambre, un plato frío tradicional tipo ensalada que consiste en una variedad de embutidos, verduras en escabeche, carnes y es tan complejo que puede fácilmente Incluir 50 o más ingredientes. Muchas personas, especialmente en las zonas rurales, visitan el cementerio limpiando las tumbas de sus seres queridos, honrando a sus antepasados con flores e incienso y compartiendo un picnic de fiambre, tamales y algunas veces beben alcohol en el cementerio ”.

Bendfeldt-Díaz escribe que las celebraciones más espectaculares del día de los muertos en Guatemala se pueden ver en las ciudades de Santiago Sacatepéquez y Sumpango.

Un sitio web dedicado al día de todos los santos en Bolivia explica cómo se celebra el festival allí:

DIA DE LOS MUERTOS EN BOLIVIA

“En Bolivia, la ceremonia comienza al mediodía del 1 de noviembre y se extiende hasta el mediodía del 2 (feriado) ya que se cree que” el 1 de noviembre al mediodía los ajayus regresan de sus montañas para vivir durante 24 horas con sus familias y amigos. ‘Este ritual incluye la donación de ofrendas a las almas’ por un altar o mesa llamada apxata que está decorada con flores, velas, juncos, frutas, bebidas y dulces, entre otros artículos ‘”.

“Uno de los elementos en el altar es el” tantawawa “, un pastel de unos 50 cm de largo” en forma de una persona con una cara roja modelada en estuco para representar al difunto”, afirma el sitio. “La escalera de pan es otro componente de la apxata que simboliza el ascenso del alma al cielo”.
En Brasil, la ocasión se conoce como “dia de finados”, y tiene mucho menos ambiente de fiesta, siendo considerado un día para la reflexión y la introspección.

En El Salvador, se dice que la dama de la muerte, llamada “Mictecacíhuatl”, deambula por las calles, mezclándose con los vivos.

Hoy en los Estados Unidos, el festival se ha convertido en una verdadera experiencia artística, con familias de todos los orígenes creando altares para sus seres queridos, a veces imbuyendo sus creaciones con referencias de actualidad. A pesar de los cambios, el dia de los muertos sigue siendo una tradición precolombina que realmente ha resistido la prueba del tiempo. (La semana)

Day of the Dead throughout Latin America

Dia de los Muertos has been around for approximately 3,000 years, with its roots in the Toltec and Aztec civilizations, but over the millennia being modified to accommodate the Christianity brought to the New World by the conquerors from Spain and Portugal. The Aztecs, Toltecs, and other indigenous peoples did not believe in mourning their dead, choosing instead to show respect to those who had passed in a way that seemed bizarre to the Europeans who arrived later and forced their religion on their native subjects.

The tradition adapted, survived, and thanks in part to the “calavera Catrina” imagery of Diego Rivera, has become perhaps the best known festival in the Americas.

But not every Latin American country celebrates Day of the Dead in the same way. Guatemalan-born writer Paula Bendfeldt-Diaz, describes the celebration as it takes place in her native country:

“In my country, Guatemala, the celebration of El Día de Los Muertos or Día de Los Difuntos is more of a family holiday,” she explains on her blog, Growing up Bilingual. “For me it marks the beginning of a season filled with traditional family holidays… On November 1st families gather to eat fiambre, a traditional salad-like cold dish that consists of assorted cold cuts, pickled vegetables, meats and is so complex it can easily include 50 or more ingredients. Many people, especially in rural areas visit the cemetery cleaning the graves of their loved ones, honoring their ancestors with flowers and incense and sharing a pic-nic of fiambre, tamales and sometimes booze with them at the cemetery.”

Bendfeldt-Diaz writes that the most spectacular Day of the Dead celebrations in Guatemala can be seen in the towns of Santiago Sacatepéquez and Sumpango.

A website dedicated to All Saints Day in Bolivia explains how the festival is celebrated there:

“In Bolivia, the ceremony begins at noon on the 1st of November and goes through noon on the 2nd (a holiday) since it is believed that ‘on November 1st at noon the ajayus return from their mountains to dwell for 24 hours with their families and friends.’ This ritual includes donation of offerings to the souls by ‘an altar or table called apxata that is decorated with flowers, candles, reeds, fruits, drinks and sweets among other items.’”

“One of the elements at the altar is the ‘tantawawa,’ a cake about 50 cm long ‘in the shape of a person with a red face that is modeled in stucco to represent the deceased,’” the site states. “The bread stairway is another component of the apxata which symbolizes the ascent of the soul to heaven.”

In Brazil, the occasion is known as “Dia de Finados,” and has much less of a party atmosphere, being considered a day for reflection and introspection.

In El Salvador the Lady of Death, called “Mictecacíhuatl,” is said to wander the streets, mingling with the living.

Today in the United States the festival has become a true artistic experience, with families of all backgrounds creating altars for their loved ones, sometimes imbuing their creations with topical references. Changes notwithstanding, Dia de los Muertos remains a pre-Colombian tradition that has truly stood the test of time. (La Semana)