John Wright explica como funcionan los impuestos a la propiedad / Assessor John Wright explains property taxes

Por William R. Wynn y Guillermo Rojas | TULSA, OK

Es muy bien conocido de que a nadie o pocos le gusta pagar impuestos. El impuesto a la renta, el impuesto a las ventas y el impuesto a la propiedad son capaces de generar emocio­nes que van desde la irritación hasta la confusión, pero puede ayudar a que la amarga píldora de los impuestos sea un poco más fácil de tragar si el contribuyente comprende cómo funciona el proceso y para qué se utilizan los dólares fiscales.

La Semana se reunió recientemente con el asesor del condado de Tulsa, John A. Wright, cuya oficina es responsable de determinar de manera justa y precisa el valor imponible de los bienes personales y comerciales.

Para aquellos que son dueños de una casa pero no poseen un negocio, tratar con el impuesto sobre la propiedad viene en la forma de una declaración anual que enumera el valor estimado actualmente de la casa y la cantidad debida. Este importe puede ser pagado de una sola vez antes del 31 de diciembre, o, con un pequeño importe de interés añadido, puede ser dividido en dos pagos, el primero el 31 de diciembre y el segundo el 31 de marzo. Los pagos recibidos después de ese día están sujetos a una multa.

Wright dijo que lo que muchos propietarios no saben es que hay un proceso de apelación si el contribuyente cree que su casa tiene un valor demasiado alto.

“Alguien puede estar al tanto de las circunstancias en su hogar: una base movil, una gotera en el techo o lo que sea que afectaría en gran medida su valor si quieren venderlo, pero no es algo que veríamos desde el exterior de la propiedad, así que eso es parte de la razón de la oportunidad de apelar ”, dijo Wright.

El asesor dijo que si la valuación de la propiedad ha aumentado, un contribuyente puede presentar una apelación dentro de los 30 días calendario a partir de la fecha en que se envió el aviso de aumento de valoración, y si la valuación de la propiedad no ha aumentado o disminuido desde el año anterior, un contribuyente puede presentar una apelación el primer lunes de abril o antes.

Primero, el contribuyente presentaría una apelación informal, y si no está satisfecho con los resultados, se puede presentar una apelación formal. Estas apelaciones son sin costo para el contribuyente, y las apelaciones formales son decididas por un panel de tres miembros que está separado de la oficina del asesor.

Además del proceso de apelaciones, existen exenciones que el contribuyente puede presentar para reducir su responsabilidad tributaria sobre la propiedad. La principal es la exención de vivienda, que puede reducir sus impuestos entre $ 91 y $ 142 anualmente.

Para aquellos con ingresos inferiores a $ 20,000 por año, se puede aplicar una segunda exención. Aquellos que ganen menos de $ 12,000 pueden ser elegibles para un reembolso del impuesto a la propiedad.

Los ciudadanos mayores pueden solicitar una congelación de personas mayores que evita que el valor imponible aumente mientras que esa persona es propietaria.

Las empresas tienen un camino más complicado para navegar, ya que también son responsables de pagar impuestos sobre todos los activos, desde bienes raíces hasta inventario y equipos de oficina. Cada año, todas las empresas deben presentar una lista de todos sus activos y lo que cuestan. Este es un proceso llamado “entrega”, y si las empresas no proporcionan los datos, la oficina del asesor intenta valorar los activos por sí mismos.

“Para las empresas, la entrega se debe realizar antes del 15 de marzo de cada año”, dijo Wright. “Enviamos recordatorios a aquellos que conocemos, pero la ley aún requiere que la entrega se presente antes del 15 de marzo”.

Y vale la pena que las empresas cumplan con el plazo.

“Después de esa fecha, tenemos el mandato de imponer una multa del 10% hasta el 15 de abril”, explicó Wright, “y después de eso una multa del 20%”.

Algo más que los propietarios de empresas deben saber es que si compran una empresa existente que debe impuestos sobre los activos, los nuevos propietarios se hacen responsables de esa deuda. Wright instó a aquellos que consideran comprar un negocio a verificar esto antes de recibir una sorpresa desagradable.

Entonces, ¿para qué se usa todo el dinero? En el condado de Tulsa, gran parte se destina a escuelas públicas, así como a Tulsa Community College y Tulsa Technology Center. El condado de Tulsa también tiene un departamento de parques y un gobierno extenso que necesita fondos, incluida la oficina del sheriff, el juzgado, la infraestructura del condado y mucho más.

La oficina de Wright cuenta con personas amigables y serviciales que están más que dispuestos a responder cualquier pregunta que tengan los contribuyentes. La oficina del asesor también lleva a cabo programas de divulgación en todo el condado para mantener al público informado sobre el proceso.

Para más información, llame al (918) 596-5100. El personal de habla hispana está disponible. (La semana)

Tulsa County Assessor John A. Wright

Assessor John Wright explains property taxes

By William R. Wynn and Guillermo Rojas | TULSA, OK

It’s a fair statement that no one likes paying taxes. Income tax, sales tax, and property tax all are capable of generating emotions ranging from aggravation to confusion, but it can help make the bitter pill of taxation a little easier to swallow if the taxpayer understands how the process works and what tax dollars are used for.

La Semana recently sat down with Tulsa County Assessor John A. Wright, whose office is responsible for fairly and accurately determining the taxable value of personal and commercial property.

For those who own a home but don’t own a business, dealing with property tax comes in the form of an annual statement listing the currently assessed value of the home and the amount due. This amount can be paid all at once before December 31st, or, with a small amount of interest added, can be split into two payments, the first due by December 31st and the second due by March 31st. Payments received after that day are subject to a penalty.

Wright said that what many property owners may not know is that there is an appeals process is the taxpayer believes their home is valued too high.

“Someone may be aware of circumstances in their home – a shifting foundation, a roof leak, or whatever that would greatly affect their value if they want to sell it, but not something that we would see from the outside of the property, so that’s part of the reason for the opportunity to appeal,” Wright said.

The assessor said that if the valuation of property has increased, a taxpayer may file an appeal within 30 calendar days from the date the Notice of Increase in Valuation was mailed, and if the valuation of property has not increased or decreased from the previous year, a taxpayer may file an appeal on or before the first Monday in April.

First the taxpayer would file an informal appeal, and if unhappy with the results a formal appeal may then be filed. These appeals are at no cost to the taxpayer, and formal appeals are decided by a three member panel that is separate from the assessor’s office.

In addition to the appeals process, there are exemptions taxpayer may file to reduce their property tax liability. The main one is the homestead exemption, which can lower your taxes by between $91 and $142 annually.

For those with income less than $20,000 per year, a second exemption may apply. Those earning less than $12,000 may be eligible for a property tax refund.

Senior citizens can apply for a “senior freeze” which keeps the taxable value from increasing while that person owns the property.

Businesses have a more complicated path to navigate, as they are also responsible for paying taxes on all assets, from real estate to inventory to office equipment. Each year all businesses must submit a list of all their assets and what they cost. This is a process called “rendition,” and if businesses don’t provide the data the assessor’s office attempts to value the assets themselves.

“For businesses the rendition is due by March 15th each year,” Wright said. “We send reminders to those we’re aware of, but the law still requires that the rendition must be submitted by March 15th.”

And it pays for businesses to meet the deadline.

“Following that date we’re mandated to impose a 10% penalty up until April 15th,” Wright explained, “and following that a 20% penalty.”

Something else businesses owners need to know is that if they purchase an existing business that owes taxes on assets, the new owners become responsible for that debt. Wright urged those considering buying a business to check on this before they get an unpleasant surprise.

So what is all the money used for? In Tulsa County, much of it goes to public schools, as well as to Tulsa Community College and Tulsa Technology Center. Tulsa County also has a parks department and an extensive government that needs funds, including the sheriff’s office, courthouse, county infrastructure, and much more.

Wright’s office is staffed with friendly and helpful people who are more than willing to answer any questions taxpayers have. The assessor’s office also conducts outreach programs throughout the county to keep the public informed about the process.

For more information, call (918) 596-5100. Spanish speaking staff are available. (La Semana)