El misterioso ancestro “fantasma” de los humanos descubierto en África

Un grupo de científicos afirma haber hallado un nuevo ancestro de los humanos: una especie “fantasma” con la que se cree que los antepasados de los africanos se aparearon hace 43.000 años.

El estudio, publicado en Science Advances esta semana, arroja luz sobre la evolución humana en África, un proceso menos documentado en este continente pese a ser el más diverso genéticamente.

Los científicos apuntan que los ancestros de los africanos occidentales actuales se aparearon con una especie aún por descubrir de humanos arcaicos, como ocurrió con los humanos modernos (Homo Sapiens) y los neandertales en Europa, o con los denisovanos en Asia y Oceanía.

Cientos de miles de años atrás, había grupos diferentes de humanos, incluyendo los humanos modernos, los neandertales y los denisovanos.

La nueva “población fantasma” descubierta es probable que hubiera divergido de esos grupos.

Los investigadores sugieren que esta especie tiene entre 360.000 y un millón de años de antigüedad y que se separó del árbol genealógico humano antes que los neandertales.

¿Cómo llegaron hasta esta especie?
El equipo de científicos, liderado por miembros de la Universidad de California, EE.UU., examinó el genoma de africanos occidentales vivos y halló que parte de su ADN procedía de una fuente antigua inexplicada.

Su trabajo, en concreto, analizó la llamada “introgresión”, es decir, la introducción de genes de una especie en el genoma de otra.

“Eso ocurre cuando hay hibridación o cruce entre dos organismos de la misma especie o de especies distintas”, explicó a la Agencia Efe Antonio Rosas, paleontólogo español del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

“Al comparar estos genomas con un modelo teórico, ven su variabilidad y descubren que esa variación genética encaja con la introgresión de genes de especies distintas, es decir, demuestra que ha habido hibridación con especies arcaicas porque hay fragmentos genómicos que no corresponden a la variabilidad del Homo sapiens”, añadió Rosas a EFE.

En concreto, los expertos concluyeron que entre un 2% y un 19% de la ascendencia genética de los africanos occidentales procede de ese grupo “fantasma”.

“La llaman fantasma porque todavía no podemos ponerle nombre, ni cara ni ojos, pero sabemos que existió gracias a la genómica”, apunta Rosas.

Queda todavía mucho por descubrir, subrayaba por su parte Sriram Sankararaman, el biólogo computacional que lideró la investigación de la Universidad de California en Los Ángeles, en el programa de la BBC Newsday.

El científico cree que se hallarán más grupos de este tipo en el futuro.

“A medida que recopilamos más datos de poblaciones diversas -y obtenemos información de mejor calidad- nuestra habilidad para clasificar los datos y profundizar en esas poblaciones fantasma mejorará”, apuntó por su parte Sankararaman.

‘Ghost’ human ancestor discovered in West Africa

A mysterious “ghost population” of now-extinct ancient human-like creatures may have interbred with early humans living in West Africa, scientists say.

Researchers suggest DNA from this group makes up between 2% and 19% of modern West Africans’ genetic ancestry.

They believe the interbreeding occurred about 43,000 years ago.

Scientists found links to the Mende people of Sierra Leone, Yoruba as well as Esan people in Nigeria, plus other groups in western areas of The Gambia.

The new study was published in Science Advances this week.

It suggests that ancestors of modern West Africans interbred with a yet-undiscovered species of archaic human, similar to how ancient Europeans mated with Neanderthals, and Oceanic populations with Denisovans.

The research sheds more light on how archaic hominins added to the genetic variation of present-day Africans, which has been poorly understood even though it is the most genetically diverse continent.

Hundreds of thousands of years ago there were several different groups of humans including modern humans, Neanderthals and Denisovans.

The newly-discovered “ghost population” of ancient human species seems likely to have diverged from these groups.

Sriram Sankararaman – the computational biologist who led the research at the University of California in Los Angeles – told BBC Newsday he believed more such groups would be found in the future.

His team looked at the genetic make-up of West Africans and found that some of their DNA came from an ancient unexplained source.

“As we get more data from diverse populations – and better quality data – our ability to sift through that data and excavate these ghost populations is going to get better,” Mr Sankararaman said.