El Covid-19 mata No sea estúpido | Covid-19 Kills Don’t be stupid

Análisis por La Semana | TUSLA, OK

Refugiarse en casa y evitar a otros nunca iba a ser fácil, pero como los casos y muertes de COVID-19 en todo el mundo y aquí en casa siguen creciendo dramáticamente, muchas personas, sorprendentemente, se niegan a cumplir las pautas de comportamiento más básicas.

El sábado pasado, dos propietarios de bares de Tulsa fueron citados por violar la orden del alcalde de que dichos establecimientos permanezcan cerrados durante esta crisis. Justo después de las 6 pm, la policía notó que los clientes se congregaban en el bar Crystal Skull cerca de 11th y Sheridan y encontraron que el bar estaba abierto, lo cual es ilegal. Unas horas más tarde, la policía recibió una llamada sobre la apertura ilegal de otro bar, esta vez el White Crow Bar en 4th y Memorial, donde, según los informes, una fiesta de drag queen estaba en marcha y se transmitía en vivo por Facebook.

La Semana ha recibido informes de que varios salones de belleza de propiedad hispana todavía están abiertos y reservan citas, y los propietarios expresan confusión sobre si la orden de cierre los incluye o no. Sí los incluye.

En los últimos días, La Semana fue testigo de cómo los padres hacían las compras con sus hijos, lo cual, aunque quizás no infrinja la ley, va en contra de la razón. Cuando sea necesario ir a la tienda, deje a sus hijos en casa, y eso va para otros miembros de la familia o parejas también. Solo una persona de un hogar debería salir de compras.

El alcalde Bynum se molestó la semana pasada por los padres que permitían a sus hijos jugar en los parques de la ciudad, señalando que no es posible ya que los trabajadores de la ciudad habian desinfectado el lugar. Luego, el alcalde ordenó el cierre de parques infantiles y parques para perros. Los senderos y los espacios abiertos del parque permanecerán abiertos mientras la gente deje de congregarse.

La Semana también fue testigo de gente de pie en los pasillos de oficinas a pocos centímetros unos de otros, charlando como si fueran tiempos normales. Estos no son tiempos normales, y el mundo se enfrenta a un asesino invisible que, a pesar de lo que el presidente haya dicho hace unas semanas, no es comparable a la gripe común. Se propaga más rápido y para los más susceptibles a sus estragos, el COVID-19 puede matar en tan solo dos semanas después de la infección, tal vez antes. Incluso las personas jóvenes y sanas no son inmunes.

En ausencia de pruebas para todos, las personas deben asumir que son responsables de contraer el virus en cualquier lugar y de cualquier persona, y deben comportarse en consecuencia. No use “quedarse en casa” para organizar fiestas para su familia o amigos, y si posee un negocio que las autoridades locales o federales no consideran esencial, cierre la tienda y quédese en casa. Hay asistencia de la administración de pequeños negocios para ayudar a su negocio a sobrevivir esta crisis.

Para aquellos que deben aventurarse por trabajo o suministros, es vital que practiquen el distanciamiento social. La salud, y tal vez la vida, de los que amas puede depender de ello. (La semana)

Covid-19 Kills Don’t be stupid

Analysis by La Semana | TUSLA, OK

Sheltering at home and avoiding others was never going to be easy, but as COVID-19 cases and deaths both around the world and here at home continue to grow dramatically, many people are, astonishingly, refusing to adhere to the most basic behavioral guidelines.

Last Saturday two Tulsa bar owners were cited for violating the mayor’s order for such establishments to remain closed during this crisis. Just after 6 pm, police noticed patrons congregating at the Crystal Skull bar near 11th and Sheridan and found the bar to be open, which is against the law. A few hours later police got a call about another bar being illegally open, this time the White Crow Bar at 4th and Memorial, where a drag queen party was reportedly underway and being live streamed on Facebook.

La Semana has received reports that a number of Hispanic owned beauty salons are still open and booking appointments, the owners expressing confusion over whether or not the closure order pertains to them. It does.

In the past few days La Semana witnessed parents grocery shopping with their children, which while perhaps not in violation of the law flies in the face of reason. When it is necessary to go to the store, leave your kids at home, and that goes for other family members or partners too. Only one person from a household should be out shopping.

Mayor Bynum was quite rightly upset last week over parents allowing their children to play on playground equipment in city parks, pointing out that it is not possible for city workers to sanitize the equipment. The mayor then ordered playgrounds and dog parks closed. Trails and open park spaces will remain open so long as people stop congregating.

La Semana also witnessed people standing in office hallways mere inches from one another, chatting as if these were normal times. These are not normal times, and the world is facing an invisible killer that, despite what the president may have said a few weeks ago, is not comparable to the common flu. It spreads faster and for those most susceptible to its ravages COVID-19 can kill within as little as two weeks of infection, perhaps sooner. Even the young and healthy are not immune.

In the absence of testing for all, people need to assume they are liable to contract the virus anywhere and from anyone, and should behave accordingly. Don’t use “stay at home time” to throw parties for your family or friends, and if you own a business that has not been deemed essential by local or federal authorities, then close up shop and stay home. There is assistance from the Small Business Administration to help your business survive this crisis.

For those who must venture out for work or supplies, it is vital that you practice social distancing. The health, and perhaps the lives, of those you love may depend on it. (La Semana)