Reapertura apresurada / Is Oklahoma reopening too soon?

Por William R. Wynn | TULSA, OK

Afirmando que lo peor de la crisis de COVID-19 ha quedado atrás, el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, anunció la semana pasada la reapertura de los negocios estatales, empezando el 24 de abril con peluquerías, spas, salones de belleza y peluqueros de mascotas, todo inicialmente solo por cita. Los parques estatales y las áreas de recreación también comenzaron a reabrir la semana pasada.

“Las personas mayores y vulnerables de Oklahoma deben seguir las directrices de seguridad en el hogar”, durante esta primera fase de reapertura, según indica un comunicado de prensa de la oficina de Stitt.

También parte de la fase uno, que comienza el viernes 1 de mayo, “restaurantes y comedores, cines, gimnasios y lugares deportivos pueden volver a abrir en todo el estado si se adhieren a estrictos protocolos de distanciamiento social y saneamiento. Los lugares de culto pueden reabrirse para reuniones en persona o culto, si dejan espacios entre cada fila o bancos y se adhieren a los protocolos de distanciamiento social y saneamiento recomendados por el CDC, además de las directrices recomendadas por el departamento de comercio de Oklahoma… Los salones de tatuajes pueden reabrir solo para citas y deben cumplir con los protocolos de saneamiento y protocolos de distanciamiento social entre clientes y visitantes “.

Pero no todos sienten que reabrir el estado tan rápidamente es la decisión correcta, particularmente dado que aunque las infecciones y las hospitalizaciones en todo el estado pueden haber alcanzado su punto máximo, esto no es cierto en Tulsa. En una conferencia de prensa de Zoom celebrada en respuesta al anuncio del gobernador, el alcalde de Tulsa G.T. Bynum dijo que el bloqueo de la ciudad continuaría hasta el 1 de mayo, e indicó que le gustaría que permaneciera en efecto más tiempo pero hacerlo sería inútil porque es imposible aislar a Tulsa del resto del estado. Bynum dijo que más personas morirían como resultado de la reapertura de la economía antes de que fuera médicamente y científicamente recomendable hacerlo.

Los críticos de Stitt, que fue uno de los últimos gobernadores de la nación en cerrar su estado y es uno de los primeros en reabrirlo, insisten en que se podría hacer mucho más daño a la economía de Oklahoma y se podrían perder muchas más vidas si las infecciones por coronavirus aumentan de nuevo y el estado tiene que ser cerrado por segunda vez.

“Los demócratas del senado de Oklahoma tienen grandes preocupaciones con el plan del gobernador Stitt de comenzar a eliminar algunas restricciones comerciales de COVID-19”, dijo la líder demócrata del senado de Oklahoma, Kay Floyd. “Actuar prematuramente, antes de que tengamos pruebas adecuadas y rastreo de contactos y antes de que Oklahoma cumpla con las pautas de los centros para el control de enfermedades en la reapertura, pone en riesgo la seguridad pública. Debemos proceder con cuidado con un enfoque equilibrado “.

Por supuesto, el gobernador no puede obligar a las empresas a reabrir, y los clientes del restaurante local tailandés My Thai Kitchen aplaudieron la decisión del propietario Noot Jintaseranee de adoptar un enfoque más cauteloso. La página de Facebook del restaurante indicó que el servicio seguirá siendo limitado para la entrega “por razones de seguridad y salud de nuestros clientes y miembros del equipo”.

Por supuesto, el gobernador no puede obligar a las empresas a reabrir, y los clientes del restaurante tailandés local My Thai Kitchen aplaudieron la decisión del propietario Noot Jintaseranee de adoptar un enfoque más cauteloso. La página de Facebook del restaurante declaró que el servicio seguirá limitado a pedidos “por razones de seguridad y salud de nuestros clientes y miembros del equipo.”

Escribiendo para la revista Time, la periodista Abigail Leonard describió lo que puede suceder cuando los líderes actúan prematuramente debido a preocupaciones económicas.

“La isla de Hokkaido, en el norte de Japón, ofrece una sombría lección en la próxima fase de la batalla contra COVID-19”, escribió Leonard. “Actuó rápidamente y contuvo un brote temprano del coronavirus con un bloqueo de 3 semanas. Pero, cuando el gobernador levantó las restricciones, una segunda ola de infecciones golpeó aún más fuerte. Veintiséis días después, la isla se vio obligada a volver a cerrarse “.

Si Oklahoma sufrirá o no el mismo destino que Hokkaido se revelará en las próximas semanas. (La semana)

Is Oklahoma reopening too soon?

By William R. Wynn | TULSA, OK

Claiming that the worst of the COVID-19 crisis is behind us, Oklahoma Governor Kevin Stitt last week announced a re-opening for state businesses, beginning April 24 with hair salons, barber shops, spas, nail salons, and pet groomers, all initially by appointment only. State parks and recreation areas also began to reopen last week.

“Elderly and vulnerable Oklahomans should continue to follow the safer-at-home guidelines,” during this first reopening phase, a press release from Stitt’s office stated.

Also part of phase one, beginning on Friday, May 1st, “restaurant dining rooms, movie theaters, gyms and sporting venues can re-open statewide if they adhere to strict social distancing and sanitation protocols…Places of worship can reopen for in-person meetings or worship, if they leave every other row or pew open and adhere to CDC-recommended social distancing and sanitation protocols, plus the recommended guidelines from the Oklahoma Department of Commerce…Tattoo Parlors can reopen for appointments only and must adhere to sanitation protocols and social distancing protocols for distancing between customers and visitors.”

But not everyone feels reopening the state so quickly is the right move, particularly given that although statewide infections and hospitalizations may have peaked, this is not true in Tulsa. In a Zoom press conference held in response to the governor’s announcement, Tulsa Mayor G.T. Bynum said the city’s lockdown would continue until May 1, and indicated he would like it to remain in effect longer but doing so would be pointless because it’s impossible to isolate Tulsa from the rest of the state. Bynum said more people would die as a result of reopening the economy before it was medically and scientifically advisable to do so.

Critics of Stitt, who was among the last of the nation’s governors to shut down his state and is one of the first to reopen it, insist that far more damage could be done to Oklahoma’s economy and many more lives potentially lost if coronavirus infections spike again and the state has to be shut down a second time.

“Oklahoma Senate Democrats have major concerns with Governor Stitt’s plan to begin phasing out some COVID-19 business restrictions,” said Oklahoma Senate Democratic Leader Kay Floyd. “Acting prematurely, before we have adequate testing and contact tracing in place and before Oklahoma is in compliance with Centers for Disease Control guidelines on reopening, places public safety at risk. We must proceed carefully with a balanced approach.”

Of course, the governor cannot force businesses to reopen, and customers of local Thai restaurant My Thai Kitchen applauded owner Noot Jintaseranee’s decision to take a more cautious approach. The restaurant’s Facebook page stated that service will remain limited to curbside takeout “for safety and health reasons of our customers and team members.”

Writing for Time Magazine, journalist Abigail Leonard described what can happen when leaders act prematurely due to economic concerns.

“Japan’s northern island of Hokkaido offers a grim lesson in the next phase of the battle against COVID-19,” Leonard wrote. “It acted quickly and contained an early outbreak of the coronavirus with a 3-week lockdown. But, when the governor lifted restrictions, a second wave of infections hit even harder. Twenty-six days later, the island was forced back into lockdown.”

Whether or not Oklahoma will suffer the same fate as Hokkaido will be revealed in the weeks ahead. (La Semana)