Tips para acelerar tu metabolismo después de los 30 y no subir de peso

Consume una manzana al día. Las manzanas son ricas en vitamina C, vitamina A, hierro, potasio, fósforo, calcio y ácido fólico. Estas propiedades te ayudarán a prevenir el síndrome metabólico, un trastorno que se asocia con una mayor grasa abdominal, enfermedades cardiovasculares y la diabetes. La cáscara de la manzana tiene una mayor concentración de fibra, la cual, reduce significativamente la grasa visceral localizada en el abdomen (esta es la que rodea a los órganos internos).

Mastica los alimentos con calma. Hoy en día todos llevamos un ritmo de vida acelerado, pero, aunque no lo creas, no tomarte el tiempo necesario para masticar los alimentos podría generar una mala digestión. Además, al masticar alimentos quemas más calorías, porque forma parte del ciclo de la termogénesis, es decir, digerir, absorber, transportar y almacenar los alimentos, ¡despídete de los jugos que sustituyen el desayuno!

Bebe agua. El cuerpo necesita agua para quemar calorías, si estás deshidratada tu metabolismo se hará más lento. Lo ideal es que bebas dos litros de agua al día.

Utiliza aceite de oliva en la cocina. Las grasas solubles monoinsaturadas le ayudarán a tu cuerpo a funcionar correctamente para quemar las calorías que no necesita y evitar los “famosos rollitos” de la espalda o las “lonjitas”.

Bebe té verde. El té verde aumenta la tasa metabólica, beber de dos a cuatro tazas al día te ayudará a quemar alrededor de un 17 por ciento más calorías de lo normal.

Ríe todo lo que puedas y hazlo con sinceridad. Aunque te parezca sin importancia, ¡no es broma!, según un estudio de la Universidad de Vanderbilt, la risa puede lograr que aumente tu gasto energético entre un 10 y 20 por ciento por encima de los valores de reposo.

¡Actívate! El sedentarismo es uno de los principales motivos por los que el metabolismo se alenta, por ello, es importante que incluyas en tus actividades diarias al menos 30 minutos de ejercicio.

Métele pesas a tu rutina de ejercicio. Las pesas aumentarán tu masa muscular al mismo tiempo que quemas calorías y aceleras el metabolismo.