¿Tesla elegirá a Tulsa? / Will Tesla choose Tulsa?

Por William R. Wynn | TULSA, OK

Las noticias locales han estado movidas desde la semana pasada luego del anuncio de que el fabricante de automóviles eléctricos Tesla había reducido la elección de su nueva fábrica Cybertruck de 10,000 empleos a dos finalistas, Austin, Texas y Tulsa, Oklahoma. Los propietarios de Tesla se unieron rápidamente con los funcionarios de la ciudad, especialmente el alcalde de Tulsa, G.T. Bynum, así como una coalición de filántropos y otros tulsanos de mentalidad cívica, incluido el multimillonario George Kaiser, para promover la ciudad como la mejor ubicación para lo que el innovador fabricante de automóviles llama una “terafactory”.

Una serie de vídeos profesionales promocionando “Tulsa for Tesla” fue lanzada en línea, con imágenes de los inconfundibles vehículos cruzando los emblemáticos sitios de Tulsa. La campaña tuvo su evento más significativo en una presentación de la histórica estatua Golden Driller de la ciudad adornada con una hebilla de cinturón de Tesla y el logotipo de la compañía estampado en su pecho. La estatua fue incluso hecha para que su cara se asemejara al controvertido fundador de Tesla, Elon Musk. Bynum emergió de un Tesla antes de subir al podio para revelar al gigante Elon.

“Está claro que Tesla y Tulsa se forjaron con el mismo espíritu. Ambos fueron fundados por pioneros que soñaron en grande y lo hicieron realidad. Ambos tratando de cambiar el mundo con un nuevo tipo de energía. Ambos invirtieron mucho en lo que más importa: la gente”, dijo Bynum a la multitud, aunque Musk era claramente su objetivo en el público. “Tulsa es una ciudad que no asfixia a los empresarios, los veneramos. Y a medida que Tesla continúa cambiando rápidamente el transporte en todo el mundo, no puedo imaginar un mejor lugar para ellos para promover ese importante trabajo en Green Country”.

Pero a pesar de la campaña altamente profesional de relaciones públicas en Tulsa, ¿la ciudad tiene lo que se necesita para vencer a Austin? La mayoría de las especulaciones en línea colocan a Austin a la cabeza, y hay pistas de por qué este podría ser el caso. Cuando Musk se enfrentó a funcionarios del gobierno en Fremont, California, por su decisión de reabrir la planta de Tesla allí, desafiando las órdenes de cierre de COVID-19, declaró a través de Twitter el 9 de mayo que la compañía se estaba reubicando, y Tulsa no fue mencionada.

“Francamente, este es el colmo”, escribió Musk. “Tesla ahora trasladará su sede y futuros programas a Texas / Nevada de inmediato”.

También se informó el 22 de mayo que el sistema de navegación en el automóvil de Tesla enumera una dirección de Texas para el nuevo “Terafactory” de la compañía, lo que alimenta aún más la creencia de que Austin prevalecerá en la competencia.

Y aunque es probable que todos los tulsanos estén de acuerdo en que esta es una gran ciudad para vivir y trabajar, y en los últimos años ha adoptado políticas progresivas que la distinguen de la mayoría de los municipios del medio oeste de tamaño similar, Austin tiene varias ventajas que no tiene Tulsa y que necesita para encontrar una manera de superarla al reclutar compañías como Tesla para reubicarse aquí.

Empresas con una presencia significativa en Austin incluyen a Apple, Google, IBM, Oracle, Intel, 3M, y Amazon, lo que representa un grupo grande de talentos. Con 978.908 residentes, Austin tiene aproximadamente el doble de la población de Tulsa, lo que también es una consideración importante.

La educación también jugará un papel en la decisión de Tesla, y allí Texas tiene una ligera ventaja sobre Oklahoma, clasificado 34 en la nación en comparación con el estado Sooner en 39.

El público aún no conoce los detalles de lo que los líderes municipales y estatales le han ofrecido a Tesla, pero en el análisis final, la decisión no se basará en la emoción sino en cuestiones monetarias y la calidad de vida de los trabajadores de la compañía. Si el esfuerzo del alcalde Bynum y la coalición Tulsa para Tesla tiene éxito, será el mayor aporte para la ciudad desde Gathering Place. (La semana)

G.T. Bynum, alcalde de Tulsa | FOTO POR BILL WYNN,

Will Tesla choose Tulsa?

By William R. Wynn | TULSA, OK

Local news has been abuzz this past week following the announcement that electric car maker Tesla had narrowed the choice for its new 10,000 job Cybertruck factory to two finalists, Austin, Texas and Tulsa, Oklahoma. Tesla owners quickly joined forces with city officials, notably Tulsa mayor G.T. Bynum, as well as a coalition of philanthropists and other civic-minded Tulsans including billionaire George Kaiser, to promote the city as the best location for what the innovative automaker is calling a “terafactory.”

A series of polished videos promoting “Tulsa for Tesla” was released online, featuring footage of the unmistakable vehicles cruising past iconic Tulsa landmarks. The campaign held its most public event at an unveiling of the city’s historic Golden Driller statue adorned with a Tesla belt buckle and the company’s logo emblazoned on his chest. The statue was even made up so his face resembled Tesla’s controversial founder, Elon Musk. Bynum emerged from a Tesla before stepping to the podium to reveal the giant Elon.

“It is clear that Tesla and Tulsa were forged in the same spirit. Both founded by pioneers who dreamt big and made it happen. Both trying to change the world with a new kind of energy. Both investing big in what matters most: people,” Bynum told the crowd, although with Musk clearly being his intended audience. “Tulsa is a city that doesn’t stifle entrepreneurs – we revere them. And as Tesla continues to rapidly change transportation all around the world, I can’t imagine a better place for them to further that important work than Green Country.”

But despite Tulsa’s highly professional PR campaign, does the city have what it takes to beat out Austin? Most online speculation places Austin in the lead, and there are clues as to why this might be the case. When battling government officials in Fremont, California over his decision to reopen the Tesla plant there in defiance of COVID-19 closure orders, Musk stated via Twitter on May 9 that the company was relocating, and Tulsa was not mentioned.

“Frankly, this is the final straw,” Musk wrote. “Tesla will now move its HQ and future programs to Texas/Nevada immediately.”

It was also reported on May 22 that Tesla’s in-car navigation system lists a Texas address for the company’s new “Terafactory,” further fueling the belief that Austin will prevail in the competition.

And while all Tulsans are likely to agree that this is a great city in which to live and work, and in recent years has adopted progressive policies that set it apart from most similarly sized midwestern municipalities, Austin has several advantages that Tulsa needs to find a way to overcome when recruiting companies such as Tesla to relocate here.

Companies with a significant presence in Austin already include Apple, Google, IBM, Oracle, Intel, 3M, and Amazon, making for a sizeable talent pool. With 978,908 residents, Austin has roughly double the population of Tulsa, which is also a significant consideration.

Education will also play a part in Tesla’s decision, and there Texas has a slight edge over Oklahoma, ranked 34 in the nation compared the Sooner State at 39.

The public does not yet know the details of what city and state leaders have offered Tesla, but in the final analysis the decision will be one based not on emotion but on monetary issues and the quality of life for the company’s workers. If the effort by Mayor Bynum and the Tulsa for Tesla coalition succeeds, it will be the greatest coup for the city since Gathering Place. (La Semana)