ICE arresta en hospital y luego encarcela a indocumentado con coronavirus

Agentes del ICE arrestaron en un hospital de Denver, Colorado, a un indocumentado que había sido ingresado por coronavirus y lo llevaron de regreso a un centro de detención, indicó este viernes la filial en Colorado del Comité de Servicios de Amigos Americanos (AFSC).

El mexicano Oscar Aguirre Pérez, de 58 años y quien padece enfermedades crónicas, cumplió el pasado 15 de mayo su sentencia en la cárcel estatal de Sterling, uno de los mayores focos de contagio de coronavirus en el estado, reportó Efe.

En vez de regresar con su familia, el indocumentado con coronavirus fue arrestado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés) y llevado al centro de detención en Aurora, operado por la empresa privada GEO Group.

El 21 de mayo se confirmó que Aguirre Pérez se contagió, convirtiéndose en uno de los dos primeros casos en ese establecimiento, y fue hospitalizado. Una semana después, Aguirre Pérez regresó al centro de detención de indocumentados, donde desde entonces se han confirmado otros nueve casos.

“Cuando hablé por teléfono con mi hermano en el hospital ayer (jueves) por la mañana no parecía estar bien. No estoy segura si ICE dejó de pagar la hospitalización o si el hospital simplemente decidió que ya no lo quería allí”, contó Alma, como se ha identificado la hermana de Aguirre Pérez, en declaraciones difundidas por el AFSC.

“No me puedo explicar por qué alguien con su condición de salud, un examen positivo (de coronavirus) es llevado de regreso a GEO”, agregó.
El tema ya había llamado la atención del congresista estatal Jason Crow, quien hace dos días publicó un informe de casos de coronavirus detectados en ese centro, con 11 casos confirmados según ICE, y otros posibles seis casos.

Sin embargo, explicó el congresista, esos números no coinciden con los que GEO proveyó a las autoridades sanitarias locales. Por eso, dijo, la intervención del gobierno es necesaria.

A la vez, la representante estatal Adrienne Benavídez y otros legisladores demócratas anunciaron este jueves que, por ese y otros motivos, presentarán un proyecto de ley para que darle al Departamento de Salud Pública de Colorado la autoridad de inspeccionar el centro de detención.

Al expresarse a favor de esa iniciativa, Feven Berhanu, de la Alianza Popular de Colorado (COPA), afirmó que “las condiciones en la cárcel de inmigración han sido consistentemente deficientes y, desde el brote de COVID-19, se han deteriorado”.

“La falta actual de acceso a la atención médica y el incumplimiento de las precauciones de higiene son peligrosos y negligentes. Las acciones de ICE y GEO Group han convertido una situación ya mala en una emergencia crítica”, comentó.

Mientras tanto, AFSC, COPA y otras organizaciones han pedido a John Fabbricatore, director de la oficina de ICE en Colorado, que deje en libertad al indocumentado Aguirre Pérez y a otros reclusos con coronavirus para que puedan recibir tratamiento médico.

Por otra parte, ICE tendrá que explicar en una corte federal los motivos por los que sólo ha aplicado 16 pruebas de coronavirus y no quiere implementar más evaluaciones en el Centro de Detención del Noroeste (NWDC), en Tacoma, estado de Washington, informaron activistas a Efe.

La orden, dada por el juez de la corte del Distrito de Seattle, James Robart, el jueves, hace parte de la querella legal entablada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), y Northwest Immigrant Rights Project (NWIRP), en nombre de varios inmigrantes de alto riesgo detenidos en el centro de ICE en Tacoma.

El magistrado Robart concluyó que los demandantes presentaron “argumentos convincentes sobre la falta de adecuación para distanciamiento social, las medidas de higiene y otros pasos para proteger a los detenidos vulnerables con alto riesgo de enfermedad grave o muerte si contraen COVID-19”.

El juez quiere saber por qué las autoridades de inmigración actualmente desconocen el número de infectados en la instalación, y dio plazo hasta el próximo martes para que entreguen sus justificaciones.

Según el comunicado de NWIRP, “hasta la fecha, la instalación solo ha evaluado a 16 de los más de mil inmigrantes detenidos allí desde el inicio de la pandemia de COVID-19”.

Eunice Cho, abogada del personal del Proyecto Nacional de Prisiones de la ACLU, alertó que “hay unidades completas en cuarentena en NWDC en este momento”.

El fallo del magistrado ordena a ICE a garantizar la evaluación completa de todos los detenidos en el centro; y “deben hacerlo sin intimidación o amenazas de represalia”, zanjó Cho.

“Las pruebas completas en NWDC probablemente revelarán que el problema es mucho más grave de lo que la agencia ha reconocido”, agregó.
Por su parte, Matt Adams, director legal de NWIRP, insistió que aquellos que son vulnerables y están detenidos en este centro “deben ser liberados antes de que sea demasiado tarde y las personas mueran, tal como ha pasado en otros centros de detención de inmigrantes”.

De Mundo Hispánico