Descubren dos “súper Tierras” en un sistema planetario cercano al sistema solar

No uno, sino dos planetas halló un equipo internacional de científicos cerca de la zona habitable de una estrella próxima al Sistema Solar.

Y existe la posibilidad de que haya un tercero acompañándolos.
Ambos planetas orbitan muy cerca -pero fuera- de la zona habitable de GJ 887 (también conocida como Gliese 887), una estrella enana roja de aproximadamente la mitad de la masa del Sol y ubicada a 11 años luz de este.

La cercanía entre estos planetas y su estrella -mayor que la cercanía entre Mercurio y el Sol- convierte a grupo de GJ 887 en un conjunto “compacto” y hasta ahora es el sistema de este tipo más cercano al Sistema Solar.

Los dos planetas de los que se ha confirmado su existencia han sido calificados como “súper Tierras”, debido a que tienen entre cuatro y siete veces más masa que nuestro planeta, pero son más pequeños que Urano y Neptuno.

“También se espera que tengan un núcleo sólido, como el de la Tierra”, dijo a BBC Mundo Sandra Jeffers, de la Universidad de Gotinga (Alemania) y autora principal de la investigación.

Se cree que incluso tiene una atmósfera más gruesa que la nuestra.
La investigación estuvo a cargo del proyecto Red Dots, formado por varias universidades del mundo y que busca exoplanetas parecidos a la Tierra y cercanos al Sistema Solar; y los hallazgos fueron publicados este jueves en la revista Science.

¿Qué se sabe de estos dos mundos recién descubiertos en el vecindario?

“Sistema compacto”
Ambos planetas, denominados GJ 887b y GJ 887c, fueron detectados usando el Buscador de Planetas de Velocidad Radial de Alta Precisión (Harps, por sus siglas en inglés), un instrumento del Observatorio Europeo Austral (ESO) en La Silla, Chile.

Según las observaciones, los dos planetas quedan relativamente “cerca” de su estrella. El más “alejado” del astro, GJ 887c, tarda apenas 21,8 días terrestres en completar una vuelta alrededor de ella; y GJ 887b tarda solo 9,3 días terrestres.

Estas órbitas son mucho más rápidas y cortas que la traslación de Mercurio, que demora 88 días terrestres.

Los astrónomos ya han descubierto otros sistemas planetarios más cercanos al Sistema Solar, como Próxima Centauri y Wolf359, situados a 4,2 y 7,9 años luz, respectivamente. Pero no son tan “compactos” como GJ887.

“GJ887 se convierte así en uno de los sistemas multiplanetarios más cercanos conocidos. [Pero] GJ887 constituye el más compacto”, detalla el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), España, que también participó en la investigación.

“Este tipo de sistemas planetarios son bastante comunes en otras estrellas -entre un 15 y un 30% de las estrellas de tipo solar-, pero no habíamos encontrado ninguno muy cercano al Sol”, dijo Guillem Anglada-Escudé, del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC) de la Universidad Autónoma de Barcelona y uno de los autores de la investigación, a la agencia EFE.

La “mejor estrella”
Los dos planetas se encuentran cerca del límite interior de la llamada “zona habitable” de su estrella. Es decir, de la región en la que los planetas de un sistema podrían presentar condiciones que permitan la existencia de vida.

Pero al quedar fuera de esta zona, los científicos creen que GJ 887b y GJ 887c podrían ser demasiado calurosos. Tanto que el agua ni siquiera podría mantenerse en estado líquido.

Las temperatura de ambos se estima entre 70º y 200ºC, según el Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC).

Sin embargo, los investigadores del proyecto señalan que la estrella GJ 887 es bastante “inactiva”, lo que juega a favor de las atmósferas de los planetas cercanos.

“Gliese 887 es la mejor estrella que está cerca del Sol porque es una estrella generalmente tranquila. No tiene los estallidos energéticos (por ejemplo, destellos) que vemos en el Sol”, dice Jeffers, de la Universidad de Gotinga, a BBC Mundo.

Si GJ 887 “fuera tan activa como nuestro Sol, es probable que el fuerte viento estelar [que produciría] simplemente barrería las atmósferas de los planetas”, explica la Universidad de Gotinga en un comunicado publicado este jueves.

Pero la ausencia de este viento significa que “los planetas recién descubiertos podrían retener sus atmósferas, o tener atmósferas más gruesas que la Tierra, y potencialmente albergar vida, a pesar de que reciben más luz que la Tierra”, agrega.

“Los planetas recién detectados son las mejores posibilidades (de todos los planetas conocidos cercanos al Sol) para ver si tienen atmósferas y estudiarlas en detalle. Al estudiarlas, los científicos podrán comprender si las condiciones son adecuadas para la vida”, dijo también Jeffers a BBC Mundo.

¿Un tercer planeta?
Los científicos también detectaron señales de lo que podría ser un tercer planeta, incluso más grande que los dos anteriores, en el sistema GJ 887.

Este tercer planeta sí estaría dentro de la zona habitable.

El doctor John Barnes, astrofísico de la Open University, de Reino Unido y otro de los autores del estudio, le dijo a la agencia Press Association (PA) que “si la señal viene de un planeta, este tendría una órbita de 51 días”.

“Sin embargo, también vemos señales con un período similar que sabemos que deben provenir de la estrella. Es por eso que actualmente no podemos decir que la tercera señal es en realidad un planeta. Si las observaciones posteriores lo confirman como un planeta, se ubicaría justo dentro de la zona habitable”, añadió Barnes.

Melvyn Davies, profesor de Astronomía en la Universidad de Lund en Suecia, que no participó en la investigación, escribió en la revista Science este viernes que “si otras observaciones confirman la presencia del tercer planeta en la zona habitable, entonces GJ 887 podría convertirse en uno de los sistemas planetarios más estudiados en el barrio solar”.

Super-Earths discovered orbiting nearby red dwarf

Source: University of Göttingen

The nearest exoplanets to us provide the best opportunities for study, including searching for evidence of life outside the Solar System. Astronomers have now detected a system of super-Earth planets orbiting the nearby star Gliese 887, the brightest red dwarf star in the sky. The newly discovered super-Earths lie close to the red dwarf’s habitable zone, where water can exist in liquid form.

The nearest exoplanets to us provide the best opportunities for study, including searching for evidence of life outside the Solar System. Astronomers have now detected a system of super-Earth planets orbiting the nearby star Gliese 887, the brightest red dwarf star in the sky. The newly discovered super-Earths lie close to the red dwarf’s habitable zone, where water can exist in liquid form.

The nearest exoplanets to us provide the best opportunities for detailed study, including searching for evidence of life outside the Solar System. In research led by the University of Göttingen, the RedDots team of astronomers has detected a system of super-Earth planets orbiting the nearby star Gliese 887, the brightest red dwarf star in the sky. Super-Earths are planets which have a mass higher than the Earth’s but substantially below those of our local ice giants, Uranus and Neptune. The newly discovered super-Earths lie close to the red dwarf’s habitable zone, where water can exist in liquid form, and could be rocky worlds. The results were published in the journal Science.

The RedDots team of astronomers monitored the red dwarf, using the HARPS spectrograph at the European Southern Observatory in Chile. They used a technique known as “Doppler wobble,” which enables them to measure the tiny back and forth wobbles of the star caused by the gravitational pull of the planets. The regular signals correspond to orbits of just 9.3 and 21.8 days, indicating two super-Earths — Gliese 887b and Gliese 887c — both larger than the Earth yet moving rapidly, much faster even than Mercury. Scientists estimate the temperature of Gliese 887c to be around 70oC.

Gliese 887 is one of the closest stars to the Sun at around 11 light years away. It is much dimmer and about half the size of our Sun, which means that the habitable zone is closer to Gliese 887 than Earth’s distance from the Sun. RedDots discovered two more interesting facts about Gliese 887, which turn out to be good news not only for the newly discovered planets but also for astronomers. The first is that the red dwarf has very few starspots, unlike our Sun. If Gliese 887 was as active as our Sun, it is likely that a strong stellar wind — outflowing material which can erode a planet’s atmosphere — would simply sweep away the planets’ atmospheres.

This means that the newly discovered planets may retain their atmospheres, or have thicker atmospheres than the Earth, and potentially host life, even though GJ887 receives more light than the Earth. The other interesting feature the team discovered is that the brightness of Gliese 887 is almost constant. Therefore, it will be relatively easy to detect the atmospheres of the super-Earth system, making it a prime target for the James Webb Space Telescope, a successor to the Hubble Telescope.

Dr Sandra Jeffers, from the University of Göttingen and lead author of the study, says: “These planets will provide the best possibilities for more detailed studies, including the search for life outside our Solar System.”