Cuidado de los dientes de los niños con afecciones cardíacas / Dental Care for Children with Heart Conditions

Los dientes y las encías sanas son importantes para todos, especialmente para los niños con afecciones cardíacas.

Los niños pequeños con defectos cardíacos congénitos (DCC) tienen mayor riesgo de caries debido a que los dientes de leche pueden tener un esmalte débil. Los niños con enfermedad cardíaca cianótica pueden tener dientes más débiles debido a la mala oxigenación. Los medicamentos para las afecciones cardíacas que causen sequedad en la boca también pueden aumentar el riesgo de caries. Hay antecedentes complicados asociados frecuentemente con la nutrición, los medicamentos y exigencias que enfrentan las familias de estos niños que tienen un papel importante en su salud bucal.

¿Cuál es la conexión entre los dientes y el corazón?
¿Sabía que en medio de cada diente hay un vaso sanguíneo? Los dientes y el corazón comparten la misma sangre, lo que significa que las mismas bacterias que pueden causar caries en los dientes pueden trasladarse al corazón y provocar una infección peligrosa llamada endocarditis. Los niños con válvulas artificiales u otros materiales protésicos y los niños con cianosis son especialmente sensibles a esto.

¿Qué es la endocarditis?
La endocarditis es una infección que ocurre cuando los gérmenes ingresan al torrente sanguíneo y se trasladan hasta el corazón. En la mayoría de los casos, la causa son determinados tipos de bacterias. Si bien es poco frecuente, es una afección muy grave que requiere de hospitalización y de un tratamiento muy largo. La mejor manera de reducir el riesgo de endocarditis es cuidar los dientes y las encías. También se cree que la boca y los dientes saludables protegen al cuerpo de otras enfermedades. La endocarditis y otras infecciones pueden producirse después de daños o cortes en la piel, tal como después de perforaciones en la boca, por lo que se recomienda que se eviten.

¿Qué puedo hacer para ayudar a proteger la salud de mi hijo?
La prevención es la mejor medicina, y hay mucho que puede hacer para prevenir las caries. El cuidado diario y las visitas regulares al odontólogo desde los 12 meses de edad son fundamentales para tener una buena salud bucal.

El primer paso es encontrar un odontólogo pediátrico. El cardiólogo de su hijo puede recomendarle un odontólogo pediátrico con experiencia en el tratamiento de niños con afecciones cardíacas y puede decirle si su hijo necesita antibióticos antes de las limpiezas de rutina u otros procedimientos. También puede pedirle al cardiólogo de su hijo que le informe sobre otras consideraciones para las visitas odontológicas, tales como el uso de sedación o anestesia.

Hable con el odontólogo de su hijo antes de la consulta. Hable sobre el diagnóstico de su hijo y los medicamentos que toma. Algunos medicamentos, tales como aspirina, warfarina y otros anticoagulantes pueden complicar los tratamientos odontológicos. Sin embargo, el tratamiento odontológico es seguro con las precauciones adecuadas. Pídale al odontólogo de su hijo que se comunique con el cardiólogo de su hijo para coordinar la atención y decidir si su hijo debe cambiar los medicamentos antes de los procedimientos odontológicos.

La prevención de las caries comienza en el hogar. Reduzca el consumo de azúcar de su hijo para evitar que las bacterias empiecen con el proceso de caries. Una buena higiene bucal, tal como un cepillado regular en la mañana y antes de acostarse y el uso de hilo dental, son una excelente manera de eliminar el ácido provocado por las bacterias que causan las caries. El odontólogo de su hijo tendrá sugerencias adicionales para mantener la salud bucal de su hijo.

Fuente Congenital Heart Public Health Consortium (CHPHC)

Dental Care for Children with Heart Conditions

Healthy teeth and gums are important for everyone―especially for children with heart conditions.

Young children with congenital heart defects (CHD) are at greater risk for tooth decay because their baby teeth may have weak enamel. Children with cyanotic heart disease may have weaker teeth due to poor oxygenation. Cardiac medications that may cause dry mouth can also increase risk for cavities. There are complicated background factors often associated with nutrition, medication, and the demanding situation of these children’s families that all play a part in their dental health.

What’s the connection between your teeth and your heart?
Did you know in the middle of each tooth is a blood vessel? Our teeth and our heart share the same blood―meaning the same bacteria that can lead to cavities in teeth can travel to the heart and cause a dangerous infection called endocarditis. Children with artificial valves or other prosthetic materials and those with cyanosis are especially susceptible.

What is endocarditis?
Endocarditis is an infection that occurs when germs enter the bloodstream and travel to the heart. Certain types of bacteria are the cause in most cases. Although rare, it is a very serious condition requiring hospitalization and long treatment. The best way to reduce the risk of endocarditis is to look after teeth and gums. A healthy mouth and teeth are also thought to protect the body from other illnesses. Endocarditis and other infections can also occur after damage to or cutting the skin, such as having oral piercings, so it is recommended that these are avoided.

What can I do to help protect my child’s health?
Prevention is the best medicine, and there is much you can do to prevent cavities! Daily care and regular dental visits beginning at 12 months of age are the keystones to good oral health.

Finding a pediatric dentist is the first step. Your child’s cardiologist may have a recommendation for a pediatric dentist who has experience treating children with heart conditions and can tell you whether your child requires antibiotics for routine cleanings or other procedures. You can also ask your child’s cardiologist about any additional considerations for your child’s dental visits, such as the use of sedation or anesthesia.

Talk with your child’s dentist before the appointment. Discuss your child’s diagnosis and any medications he or she takes. Certain drugs such as aspirin, Warfarin, and other blood thinners may complicate dental treatment. However, dental treatment is safe with the appropriate precautions. Ask your child’s dentist to contact your child’s cardiologist to coordinate care and decide whether your child should have any medication changes before any dental procedure.

Preventing tooth decay starts in the home. Reduce the amount of sugar your child eats and drinks to keep bacteria from starting the decay process. Good oral hygiene, such as regular brushing in the morning and before going to sleep and flossing, are great ways to remove the acid made by the bacteria that causes decay. Your child’s dentist will have suggestions for other ways to keep your child’s teeth healthy.

Source Congenital Heart Public Health Consortium (CHPHC)