Analizan México y EE.UU. cierre de frontera hasta agosto por coronavirus

  • EE.UU. y México analizan extender cierre de frontera hasta agosto por pandemia del coronavirus
  • Buscan prolongar la restricción a viajes no esenciales del 21 de julio hasta el mes de agosto
  • Pretenden evitar rebrotes en estados de California, Nuevo México, Arizona y Texas- donde se incrementan

El Gobierno de México y el de EE.UU. evalúan extender, al menos hasta agosto, el cierre de la frontera terrestre común debido a la pandemia de coronavirus (Covid-19), según informó este viernes el canciller Marcelo Ebrard, de acuerdo a información de la agencia noticiosa de EFE.

“Nuestra perspectiva y la de la Secretaría de Salud es que no sería prudente ahorita hacer una apertura. (…) Estamos buscando prolongar la restricción a viajes no esenciales del 21 de julio hasta el mes de agosto”, subrayó el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en la conferencia matutina desde Palacio Nacional.

El canciller explicó que los estados del sur de Estados Unidos -enumeró California, Nuevo México, Arizona y Texas- están en incrementos, y abrir sin limitaciones la frontera común podría provocar “rebrotes“.

Dijo que se está evaluando la extensión del cierre de la frontera común en comunicación con los Gobiernos locales, muy dependientes del intercambio comercial con el país vecino.

Dijo que este “enfoque” de mantener cerrada la frontera se “comparte” con Estados Unidos y es “conservador”.

El canciller también resaltó la cooperación con Estados Unidos para una futura vacuna contra la Covid-19.

El 21 de marzo, México y Estados Unidos cerraron sus fronteras para viajes no esenciales, es decir, aquellos con fines recreativos o turísticos.

Además, también han frenado los procesos migratorios abiertos en Estados Unidos, dejando, según denuncian ONG, a miles de migrantes varados en la frontera norte mexicana.

En cambio, las restricciones establecidas no impiden el tránsito comercial de alimentos, de combustible, de equipos de atención médica y de medicamentos por la frontera entre ambos países.

La frontera de México con Estados Unidos, que se extiende a lo largo de más de 3,000 kilómetros, es además una de las más activas del mundo con más de un millón de personas que cruzan cada día y se intercambian bienes y servicios por un valor de 1,700 millones de dólares diarios.

México suma al momento más de 282,000 contagios y 33,526 muertes por la Covid-19, mientras que EE.UU., epicentro de la pandemia del coronavirus a nivel mundial, suma más de 3 millones de positivos y 133,106 fallecidos.

En medio de la noticia de que se analiza el cierre de la frontera entre Estados Unidos y México a causa de la pandemia del coronavirus, se dio a conocer que desde su creación en 2003 el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), ha multiplicado su presupuesto y gastado en total unos 381,000 millones de dólares en las agencias de vigilancia de fronteras y manejo de la inmigración, según un informe divulgado este viernes por American Immigration Council.

La aplicación de las leyes de inmigración incluyen a la agencia de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) y el servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), que opera en el resto del país y cuya función principal es la detención y deportación de inmigrantes indocumentados. Ambas agencias dependen del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Según el informe, el ICE y la CBP emplean actualmente más de 84,000 funcionarios, de los cuales más de 50,000 cumplen tareas específicamente policiales.

Desde 1993, “cuando la actual estrategia de vigilancia y control fronterizo se inició a lo largo del límite de México con Estados Unidos, el presupuesto anual de la Patrulla Fronteriza, que es ahora parte de la CBP, aumentó más de 10 veces, al pasar de 363 millones de dólares a casi 4,900 millones de dólares”, señaló el estudio.

Desde su creación en 2003, el gasto del ICE casi se ha triplicado también, incrementándose de 3,300 millones de dólares anuales a 8,400 millones de dólares, “y gran parte de estos fondos han ido a aumentar la capacidad de la agencia para confinar inmigrantes detenidos en sitios en todo el país”.

El énfasis dado por los sucesivos gobiernos de Estados Unidos a la detención de inmigrantes indocumentados en la frontera con México se ha reflejado en un incremento de los agentes de la Patrulla Fronteriza, que pasaron de 4,139 a 19,648 en el período fiscal 2019, aún por debajo de la autorización del Congreso para la contratación de 23,645 agentes.

Según el American Immigration Council, el gobierno ya ha cumplido con todas las metas de seguridad de la frontera establecidas por las leyes de inmigración aprobadas por el Senado, “pero los fondos para labores policiales siguen creciendo”, según el estudio.

El Senado aprobó en 2006, 2007 y 2010, con el apoyo de ambos partidos, medidas de reforma del sistema de inmigración que incluían metas para el incremento del personal policial en la frontera, cercas y vallas, tecnología de vigilancia, vehículos aéreos no tripulados (drones), y edificios para detenidos, pero ahora con el Covid-19 hay más restricciones.

El pasado 4 de julio, los temores de posibles contagios de coronavirus (Covid-19) procedente de Arizona -que registra un alto índice de infecciones- y políticas locales al sur de la frontera de Estados Unidos provocaron que los vacacionistas estadounidenses fueran rechazados en México cuando se dirigían al popular destino turístico de Puerto Peñasco con motivo del fin de semana pasado.

La disputa estalló el fin de semana y continuaba el martes en la pequeña comunidad mexicana de Sonoyta, al sur de Lukeville, Arizona, en medio de un contexto de política internacional, rivalidades y resentimientos locales, y crecientes temores a una propagación del virus a lo largo de la frontera de 3,218 kilómetros (2,000 millas).