Expectativa por el avance de una vacuna contra la bronquiolitis

Si bien se requieren más ensayos para definir su aprobación, un estudio realizado en más de 4.600 mujeres embarazadas demostró brindar protección frente al virus sincicial respiratorio en la población infantil

El virus sincicial respiratorio (VSR) es uno de los principales causantes de la bronquiolitis, una infección en el tracto respiratorio inferior que afecta principalmente a lactantes y niños pequeños. Es una enfermedad de fácil contagio y se transmite de persona a persona por el contacto directo con secreciones nasales.

Sin vacuna disponible para prevenirla, se estima que la mayoría de los menores de dos años habrán enfermado de bronquiolitis antes de cumplir esa edad. Hasta ahora, que se publicaron los resultados de un estudio de investigación de una vacuna contra el virus causante de esa enfermedad que, aunque requerirá nuevos ensayos para definir su aprobación, demuestra que es posible prevenir cuadros severos en la población infantil.

De la investigación participaron 87 equipos científicos y más de 4.600 pacientes de la Argentina, los Estados Unidos, Sudáfrica, Gran Bretaña, España, Australia, Filipinas, Nueva Zelanda, Chile y México, y los resultados fueron publicados hoy en The New England Journal of Medicine, la revista científica más importante de medicina del mundo.

Los investigadores de la Fundación Infant y el Hospital Militar Central evaluaron la protección conferida a través de anticuerpos transferidos por mujeres embarazadas que recibieron vacuna contra el virus o placebo a sus bebés a través de la placenta. El doctor Fernando Polack, director científico de Infant, explicó que un 70% de los niños menores de un año que quedan internados en hospitales en invierno, padecen bronquiolitis.

La vacuna diseñada por la farmacéutica Novavax (compañía biotecnológica de los Estados Unidos, que desarrolla productos destinados a la prevención de una amplia gama de enfermedades infecciosas incluyendo el COVID-19 y la gripe) previno 48% de las hospitalizaciones debido a bronquiolitis por virus sincicial respiratorio, siendo la primera vacuna en la historia que demuestra un efecto protector contra el germen.

Para el estudio, un total de 4636 mujeres se sometieron a asignación al azar, y hubo 4579 nacimientos vivos. Durante los primeros 90 días de vida, el porcentaje de recién nacidos con infección del tracto respiratorio inferior médicamente significativo asociado al VRS fue del 1,5% en el grupo de la vacuna y del 2,4% en el grupo del placebo (eficacia de la vacuna, 39.4%). Asimismo, los porcentajes correspondientes para la infección del tracto respiratorio inferior asociada al VSR con hipoxemia severa fueron 0.5% y 1.0% respectivamente (eficacia de la vacuna, 48.3%), y los porcentajes de hospitalización por infección del tracto respiratorio inferior asociado al VSR fueron 2.1% y 3.7% (eficacia de la vacuna, 44.4%). Las reacciones locales en el lugar de la inyección entre las mujeres fueron más comunes con la vacuna que con el placebo (40.7% vs. 9.9%).

En sus conclusiones, el estudio asegura que “la vacunación con nanopartículas de proteína F del VSR en mujeres embarazadas no cumplió con el criterio de éxito preespecificado para la eficacia contra la infección del tracto respiratorio inferior médicamente significativa asociada al VSR en lactantes de hasta 90 días de vida. La sugerencia de un posible beneficio con respecto a otros eventos de punto final que involucran enfermedad respiratoria asociada al VSR en los lactantes merece un estudio más a fondo”.

El Equipo de investigación en la Argentina liderado por Polack, junto con la doctora Romina Libster y el doctor Gonzalo Perez Marc contó también con la participación de importantes equipos tucumanos y salteños entre otros, y cumplió un rol fundamental junto a investigadores de los EEUU y Sudáfrica. Además, participaron investigadores de Gran Bretaña, España, Australia, Nueva Zelanda, Chile, Filipinas y México en este estudio donde los datos sugieren que los niños del hemisferio sur podrían beneficiarse particularmente de esta intervención.

Sobre la bronquiolitis

Es necesario prestar atención a los principales síntomas de la enfermedad y tener en cuenta que cuánto más pequeño es el niño, más importantes pueden ser los síntomas:

– Mucosidad nasal

– Tos, catarro

– Respiración más rápida (taquipnea) y aumento de tos

– Respiración ruidosa con silbidos (sibilancias)

– El niño se agita fácilmente

– Hundimiento de las costillas al respirar

– Dificultad para alimentarse o para conciliar el sueño

– Piel azulada o muy pálida

– Fiebre con temperatura mayor a 38°C

Breakthrough vaccine trial for common baby virus

A ground-breaking vaccine could reduce the number of babies hospitalised for Respiratory Syncytial Virus by nearly 50 per cent, according to new research.

Women’s and Children’s Hospital (WCH) Senior Medical Practitioner and Professor in Vaccinology at the University of Adelaide, Professor Helen Marshall, said the large international study assessed the safety and effectiveness of a vaccine used in pregnancy to protect newborn babies against a common and potentially severe respiratory infection.

“The Respiratory Syncytial Virus (RSV) is the most common cause for babies under the age of one to be admitted to hospital in Australia,” Prof Marshall said.

“It causes infection of the lungs and respiratory tract and is so common that most children experience the virus by the age of two, with the most severe cases found in the youngest infants.

“The virus can cause pneumonia and respiratory failure and sometimes death. It can also lead to long-term effects such as persistent wheezing.”

The WCH was one of 87 centres around the world to take part in the study which saw healthy pregnant women aged between 18 and 40 years given a single dose of the vaccine as they neared the end of their pregnancy.

They were then monitored over the course of their pregnancy and their babies assessed weekly during the first six months of their life for any signs of the virus.

Almost all women (98%) who received the RSV vaccine responded well to the vaccination by producing antibodies against the RSV disease.

The vaccine was found to reduce hospitalisation due to RSV by around 45 per cent and reduce hospitalisation for infants with severe RSV disease by almost 50 per cent.

Infants of vaccinated mothers were also 46 per cent less likely to have a severe respiratory disease of any cause.

Professor Marshall said it is the first vaccine in over 20 years of RSV vaccine development to show protection against the virus.

“Infants are at highest risk of severe outcomes from RSV in the first few months of their life, which is why it so exciting for us to see evidence of the effective transfer of protective antibodies from mother to baby,” Prof Marshall said.

“The results of this study are incredibly encouraging however further research will be required to definitely establish the vaccine’s effectiveness in preventing all RSV disease in infants including milder cases.”

The Vaccination of Pregnant Women with Respiratory Syncytial Virus Vaccine and Protection of their Infants has been published in the New England Journal of Medicine.