Los 5 focos de conflicto entre Messi y la directiva del Barcelona por su renovación

La continuidad del capitán del Barça continúa en duda y hay razones que lo llevaron a este dilema

La dolorosa derrota por 8-2 en los cuartos de final de la Champions League frente al Bayern Múnich fue la gota que rebalsó el vaso para un Lionel Messi que hace rato está disgustado con gran parte de la directiva del club. El capitán y referente añora otros tiempos de gloria y cree que gran parte de la culpa de la crisis deportiva la tiene la cúpula conducida por Josep Maria Bartomeu.

Es por esto que el argentino todavía no renovó un vínculo que expira en junio de 2021, por lo que quedará en condiciones de negociar su incorporación a otra institución a partir de enero próximo (seis meses antes) si es que todavía para ese entonces no rubricó con el Barça. Se hablan de fechas límites para las negociaciones y se registraron algunos coletazos después de su reunión con el flamante entrenador Ronald Koeman.

El periodista Fernando Polo enumeró en el medio catalán Mundo Deportivo una serie de puntos de conflicto entre Messi y la comisión directiva catalanta para llegar a esta actualidad plagada de interrogantes y con un ídolo que parece tener un pie afuera.

LA FRUSTRADA VUELTA DE NEYMAR
El brasileño se marchó en 2017 al París Saint Germain, que desembolsó los 222 millones de euros correspondientes a su cláusula de salida. Pero rápidamente se percató de que en Francia no era tan feliz como sí en Barcelona tirando paredes con Messi. Y al mismo tiempo el argentino comprendió que había perdido a un socio ideal dentro del equipo y el ataque.

Aseguran que la Pulga intervino en las negociaciones para gestionar su vuelta y hay que remarcar que públicamente mencionó: “Sinceramente no sé si el Barça hizo todo lo posible para su regreso. Pero es cierto que negociar con el PSG no es fácil”. Los jeques árabes del club parisino se plantaron con una suma cercana a los 300 millones de euros para desprenderse de Ney y Bartomeu y compañía lo consideraron inviable.

EL MANOTAZO DE AHOGADO CON GRIEZMAN
El dicho “una cosa llevó a la otra” cabe a la perfección por la negativa de vuelta por Neymar y la contratación del francés campeón del mundo proveniente del Atlético Madrid, un equipo que tiene una filosofía muy distinta a la del Barcelona. Se mencionó que antes de acabar la temporada 2018/2019 ya existía un preacuerdo con Griezman, algo que no se les informó a los futbolistas más emblemáticos del Barça.

Frente al “no” del PSG por Neymar y una inesperada lesión de Luis Suárez, aceleraron las tratativas con los Colchoneros y cerraron su incorporación por unos 120 millones de euros. Cuando de un instante a otro se concretó el fichaje, Messi y otros históricos se percataron de que la directiva les había mentido en el preacuerdo con Griezman.

LA SALIDA DE ERNESTO VALVERDE
Antes del golpe con el Bayern Múnich en la actual edición de la Champions League, el Barça sufrió otro duro revés en la temporada anterior, por las semifinales, cuando el Liverpool le dio vuelta la serie al golearlo 4-0 en Inglaterra. Josep Maria Bartomeu estaba dispuesto a echar a Valverde, pero los jugadores de más peso en la plantilla respaldaron al DT, que finalmente fue confirmado para la siguiente campaña.

El crédito de Valverde duró hasta principios de 2020, cuando el presidente se cansó y dijo basta. Junto al director deportivo Éric Abidal eligieron a Quique Setién como sustituto y volvieron a generarle un disgusto a Messi, que estaba conforme con la metodología de trabajo de su ex técnico.

CORTOCIRCUITO CON ABIDAL Y EL NUEVO CUERPO TÉCNICO
El francés, ex compañero de plantilla de Messi, declaró públicamente tras la salida de Valverde que “muchos jugadores no estaban satisfechos ni trabajaban mucho y también había un tema de comunicación interna” además de tomar gran parte de la responsabilidad por la decisión de prescindir del DT. Esto hizo que el argentino rompiera el silencio y lo cruzara a través de las redes sociales: “Cuando se habla de jugadores habría que dar nombres porque si no se nos está ensuciando a todos”, escribió entre otras cosas.

Abidal trató de bajarle decibeles al asunto pero las diferencias ya eran muy evidentes. Más tarde, con Quique Setién en el banquillo, quedó a la vista que Messi no estaba conforme con todas las directivas del cuerpo técnico y hasta se rebeló frente a las indicaciones de Eder Sarabia, ayudante de Setién.

LAS CRÍTICAS DE LOS DIRECTIVOS
Contó Mundo Deportivo que Bartomeu y Óscar Grau, CEO de la institución, fueron quienes llevaron personalmente las negociaciones con los futbolistas del Barcelona para concretar la reducción de sus salarios en el inicio de la pandemia por el coronavirus. Varios clubes de elite ya habían acatado esa directiva y la demora de los integrantes del plantel blaugrana causó malestar en varios dirigentes que hicieron pública su molestia.

Este tema trajo cola. Messi informó la rebaja del 70% y disparó contra la directiva: “Queremos aclarar que nuestra voluntad siempre ha sido aplicar una bajada de sueldo que percibimos, porque entendemos perfectamente que se trata de una situación excepcional y somos los primeros que siempre hemos ayudado al club cuando se nos ha pedido. Por ello, no deja de sorprendernos que desde dentro club hubiera quien tratara de ponernos bajo la lupa e intentara sumarnos presión para hacer algo que nosotros siempre tuvimos claro que haríamos”. Tras esto Bartomeu prescindió de algunos de sus laderos pero era demasiado tarde: el incendio ya estaba iniciado.