La tos y el resfriado: ¿medicamentos o remedios caseros? / Coughs and Colds: Medicines or Home Remedies?

Se recomienda la lecha materna a los niños que tienen un resfriado común. Es difícil para su bebé amamantar de su pecho; extraer la leche a una taza o biberón puede ser una buena alternativa.

Medicamentos
Los medicamentos de venta libre para tratar la tos y los resfriados pueden ser muy nocivos para los niños pequeños. Los riesgos de estos medicamentos son mayores que cualquier alivio que puedan brindar para reducir los síntomas del resfriado.

Desde los 4 a 6 años: los medicamentos para la tos deben usarse solamente si los recomienda el médico del niño.

Después de los 6 años: los medicamentos son seguros de usar, pero siga las instrucciones del empaque para usar la cantidad correcta de medicamento.

Afortunadamente, usted puede tratar la tos y los resfriados de los niños pequeños sin tener que recurrir a estos medicamentos para la tos y el resfriado.

Remedios caseros
Un buen remedio casero tiene que ser seguro, no costar mucho, y ayudar a que su niño se sienta mejor. También los puede encontrar en casi todos los hogares.

Cómo puede tratar los síntomas de su niño con remedios caseros:

Goteo nasal:
Succione (con algo como una jeringa de pera) para sacar el líquido de la nariz de su niño y pídale al niño que se suene la nariz. Cuando la secreción nasal del niño es aguada esto indica que se está deshaciendo de los virus.

Nariz tapada:
Para los niños de 3 meses a 1 año de edad: Los bebés con un resfriado común pueden alimentarse lentamente o no tener ganas de comer debido a los problemas que tienen para respirar. Trate de succionar la nariz del bebé ante de amantarlo o darle el biberón.

Use gotas con solución salina en atomizador para aflojar la mucosidad seca, y en seguida pídale al niño que se suene la nariz o utilice una jeringa de pera para succionar el líquido de la nariz. Si no cuenta con atomizador o gotas para la nariz, el agua tibia también funciona bien.

Póngale de 2 a 3 gotas en cada fosa nasal (orificios de la nariz). Hágalo un lado a la vez. Luego succione el líquido o pídale al niño que se suene la nariz.

Usted puede comprar gotas salinas o atomizadores en la farmacia sin receta médica. Para hacer su propia mezcla, añada media chucharadita de sal de mesa al agua tibia del grifo.

Hágale enjuagues nasales cada vez que su niño tenga dificultad para respirar por la nariz. Para los bebés alimentados con biberón o amamantados, utilice gotas para la nariz antes de alimentarlos. Los adolescentes pueden salpicar agua caliente en las fosas nasales. Continúe haciendo los enjugagues hasta que lo que salga de la nariz esté despejado.

Mocos pegajosos y persistentes:
Use un hisopo de algodón (bastoncillos) húmedo para deshacerse de los mocos pegajosos.

Tos:
No le dé a su bebé menor de 1 año miel; no mejora los síntomas y puede causar una enfermedad llamada botulismo.

Para niños de 1 año o mayores: Use miel, de 2 a 5 mL, según sea necesario. La miel diluye/aclara la mucosidad y reduce la tos. Si no dispone de miel, puede también usar jarabe de maíz. Investigaciones recientes han demostrado que la miel es mejor que los jarabes que se compran en las tiendas para reducir la frecuencia de la tos y aliviar la tos durante la noche.

Para niños de 2 años y mayores. Frote una capa gruesa de ungüento mentolado en la piel sobre el pecho y el cuello (cubriendo la garganta). Como es el caso de cualquier medicamento, una vez que se lo haya aplicado al niño, guárdelo fuera del alcance de los niños.

Líquidos:
Cerciórese de que su niño permanezca hidratado. Cuando hay suficiente agua en el cuerpo, la mucosidad del cuerpo se diluye más, lo que hace más fácil toser y sonarse la nariz. Consulte: La deshidratación en los bebé y en los niños.

Humedad (cantidad de agua en el aire):
Si el aire del medio ambiente de su hogar se siente seco, use un humificador. La humedad en el aire evita que la mucosidad de la nariz se seque y hace que el aire sea menos seco. Dejar que salga agua caliente de la ducha durante un tiempo también ayuda a que el aire esté menos seco. Algunas veces, ayuda si sienta en el baño con su niño y respira el vapor caliente de una ducha.

No siempre es necesario el tratamiento

Si los síntomas del resfriado no le causan molestias al niño, él o ella no necesitan medicamentos o remedios caseros. Muchos niños con tos o la nariz congestionada, se sienten contentos, juegan normalmente y duermen bien.

Solamente trate los síntomas si le causan molestias al niño, tiene problemas para dormir o si la tos es muy incómoda (por ejemplo, tos seca y áspera).

Debido a que la fiebre ayuda al cuerpo de su niño a combatir infecciones, trate la fiebre solamente si disminuye mucho el nivel de la actividad del niño o si le causa molestias. Por lo general esto no sucede hasta que la temperatura del niño llega a 102°F (39°C) o más.

Si es necesario, el acetaminofén (por ejemplo Tylenol) o el ibuprofeno (por ejemplo, Advil, Motrin) pueden dársele al niño con seguridad para tratar la fiebre o el dolor.

Resumen
Si es necesario tratar la tos o el resfriado, los remedios caseros pueden ser mas eficaces que los medicamentos.

Fuente: American Academy of Pediatrics

Coughs and Colds: Medicines or Home Remedies?

​Breastfeeding is still recommended for infants with common colds. If it is difficult for your baby to feed at the breast, expressing breastmilk into a cup or bottle may be an option.

Medicines
Oral over-the-counter (OTC) cough and cold medicines can cause serious harm to young children. The risks of using these medicines is more than any help the medicines might have in reducing cold symptoms.

From ages 4 to 6 years: Cough medicine should be used only if recommended by your child’s doctor.

After age 6: Cough medicines are safe to use but follow the instructions on the package about the right amount of medication to give.

Luckily, you can easily treat coughs and colds in young children without these cough and cold medicines.

Home Remedies
A good home remedy is safe, does not cost a lot, and can help your child feel better. They are also found in almost every home.

Here is how you can treat your child’s symptoms with home remedies:

Runny nose:
Suction (with something like a bulb syringe) to pull out the liquid out of your child’s nose or ask your child to blow his or her nose. When your child’s nose runs like a faucet, it’s getting rid of viruses. Watch the video, Reasons Why Your Child Has a Runny Nose.

Blocked nose:
For children 3 months to 1 year of age: Infants with a common cold may feed more slowly or not feel like eating, because they are having trouble breathing. Try to suction baby’s nose before attempting to breast or bottle-feed.

Use salt water (saline) nose spray or drops to loosen up dried mucus, followed by asking your child to blow his or her nose or by sucking the liquid from the nose with a bulb syringe. If you do not have nose spray or drops, warm water will work fine.

Put 2 to 3 drops in the opening of each nose (nostril). Do this one side at a time. Then suck out the liquid or have your child blow his or her nose.

You can buy saline nose drops and sprays in a pharmacy without a prescription, or you can make your own saline solution. Add ½ teaspoon of table salt to 1 cup of warm tap water.

Do nose washes whenever your child can’t breathe through the nose. For infants who bottle-feed or breastfeed, use nose drops before feedings. Teens can just splash warm water into their nose. Keep doing the nasal washes until what comes out of the nose is clear.

Sticky, stubborn mucus:
Use a wet cotton swab to get rid of sticky mucus around the nose.

Coughing:
Do not give infants under 1 year honey; it will not help with symptoms and can cause a sickness called infant botulism.

For children 1 year and older: Use honey, 2 to 5 mL, as needed. The honey thins the mucus and loosens the cough. (If you do not have honey, you can use corn syrup). Recent research has shown that honey is better than store-bought cough syrups at reducing how often coughing happens and how bad coughing is at night.

For children 2 years and older: Rub a thick layer of a mentholated rub on the skin over the chest and neck (over the throat). As with all medicines, once you are done putting the medicine on your child, put it up and away, out of the reach of children.

Liquids:
Try to make sure your child is staying hydrated. When there is enough water in the body, the mucus the body makes becomes thinner, making it easier to cough and blow the nose. See Signs of Dehydration in Infants & Children.

Humidity (amount of water in the air):
If the air in your home is dry, use a humidifier. Moist air keeps mucus in the nose from drying up and makes the airway less dry. Running a warm shower for a while can also help the air be less dry. Sometimes, it can be helpful for your child to sit in the bathroom and breathe the warm mist from the shower.

Treatment Is Not Always Needed

If cold symptoms are not bothering your child, he or she doesn’t need medicine or home remedies. Many children with a cough or a stuffy nose are happy, play normally, and sleep well.

Only treat symptoms if they make your child uncomfortable, have trouble sleeping, or the cough is really bothersome (e.g., a hacking cough).

Because fevers help your child’s body fight infections, only treat a fever if it slows your child down or causes discomfort. This doesn’t usually happen until your child’s temperature reaches 102°F (39°C) or higher. If needed, acetaminophen (e.g., Tylenol) or ibuprofen (e.g., Advil, Motrin) can be safely used to treat fever or pain.

Summary
If treatment is needed for coughs and colds, home remedies may work better than medicines.

Source American Academy of Pediatrics