Regreso a la escuela durante el COVID-19 / Return to School During COVID-19

Con el inicio del nuevo año escolar, es necesario que muchas cosas sucedan para que los estudiantes puedan aprender y prosperar sin el riesgo de esparcir el COVID-19.

Lograr la meta de que los niños asistan a la escuela en persona, que es la forma como aprenden mejor, solo será posible cuando la comunidad tenga bajo control la propagación del virus. Y entonces, cuando sea posible la reapertura de la escuela para el aprendizaje presencial, se deberá tomar un enfoque escalonado para mantener seguros a los estudiantes, profesores y personal de la escuela.

Por qué los estudiantes deben regresar a la escuela, cuando sea seguro hacerlo​.

Las escuelas brindan más que estudios académicos a los niños y los adolescentes. Además de lectura, escritura y matemáticas, los estudiantes aprenden habilidades sociales y emocionales, hacen ejercicio y tienen acceso a servicios de ayuda para la salud mental y otros servicios que no se pueden ofrecer por medio del aprendizaje en internet. Para muchos niños y adolescentes, las escuelas son lugares donde permanecen seguros mientras que los padres o tutores trabajan. Para muchas familias, la escuela es donde los niños reciben alimentos saludables, tienen acceso al internet y otros servicios vitales.

La pandemia ha sido especialmente difícil para los niños y adolescentes de las comunidades negras, hispanas/latinas, indígenas estadounidenses y nativas de Alaska, y para las familias de bajos recursos. Uno de cada 5 adolescentes no puede hacer sus estudios en casa debido a que no tienen un computador (ordenador) o conexión de internet.

Pero, cualquiera que sea la forma de aprendizaje que se adquiera, la AAP recomienda que es necesario que las escuelas tengan fondos/financiación para brindar medidas de seguridad para la enseñanza presencial, y para poder ayudar a todos los estudiantes en la planificación del aprendizaje virtual.​

Chequeo de temperatura y pruebas. Los CDC en la actualidad no recomiendan pruebas​ del COVID-19 para los estudiantes o el personal”.

Lo que las escuelas pueden hacer
Para mantenerse seguros, existen algunas medidas que las escuelas deben tomar para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19. La siguientes son algunas de ellas:

Distanciamiento físico. La meta debe ser permanecer por lo menos a 6 pies (2 metros) de distancia para ayudar a prevenir la propagación del virus que causa el COVID-19. Sin embargo, separar los pupitres (escritorios) por lo menos a 3 pies (1 metro) de distancia y evitar contacto cercano pueden tener casi los mismos resultados, especialmente si los estudiantes usan cubiertas de tela para la cara y no tienen síntomas de enfermedad. Los maestros y el personal, que probablemente corren mayor riesgo de contagiarse del COVID-19 de otros adultos que de los niños en la escuela, deben mantenerse a una distancia de 6 pies (2 metros) entre sí y de los estudiantes lo más posible. Los profesores y el personal también deben usar cubiertas de tela para la cara y deben limitar reuniones en persona con otros adultos.

En lo posible, debe hacerse uso de espacios exteriores para la instrucción y las comidas. Los estudiantes también deben disponer de suficiente espacio para mantenerse a distancia durante el ejercicio y otras actividades como el canto/coros.

Cubiertas de tela para cara e higiene de las manos. Todos los niños de 2 años en adelante y los adultos deben usar cubiertas de tela para la cara que cubran la nariz y la boca para frenar la propagación del virus. Cuando se usan de manera correcta, las mascarillas son seguras de usar por largos periodos de tiempo como es el caso del día escolar. Además, lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón es importante para todos.

Cambios de salón de clases. Para ayudar a limitar el contacto fuera del salón de clases, las escuelas pueden:

Hacer que los profesores/maestros cambien de salones de clases, en lugar de que los estudiantes se congreguen en los pasillos entre periodos/clases.

Dejar que los estudiantes almuercen en los pupitres o en grupos pequeños al aire libre en lugar de comedores abarrotados/concurridos.

Dejar las puertas de los salones de clases abiertas para ayudar a evitar el uso de las perillas y superficies de alto contacto.

Autobuses, vestíbulos/pasillos, comidas y patios de recreo
Designar asientos a los que viajan en bus y pedirles que usen cubiertas de tela para la cara cuando que estén en el autobús. * Las escuelas deben recomendar a los estudiantes que pueden llegar a las escuelas por otros medios. * Marcar los pasillos y escaleras con flechas en el piso que indiquen el sentido/dirección para caminar para disminuir las aglomeraciones en los pasillos. * Se deben exhortar las actividades al aire libre.

Por: American Academy of Pediatrics

Return to School During COVID-19

With the start of a new school year, a lot needs to happen so that students can learn and thrive without raising the risk of spreading COVID-19.

The goal of having children attend school in person–which is how they learn best–will only be safe when a community has the spread of the virus under control. And then, when it is possible to reopen a school for in-person learning, a layered approach is needed to keep students, teachers and staff safe.

Why students should go back to school–when it is safe

Schools provide more than just academics to children and adolescents. In addition to reading, writing and math, students learn social and emotional skills, get exercise, and have access to mental health support and other services that cannot be provided with online learning. For many children and adolescents, schools are safe places to be while parents or guardians are working. For many families, schools are where kids get healthy meals, access to the internet and other vital services.

​The pandemic has been especially hard for Black, Latinx, Native American/Alaska native children and adolescents, and those living in low-income families. One in 5 teens cannot complete schoolwork at home because they do not have a computer or internet connection.

But whatever form learning takes, the AAP ​advises that schools need funding to provide safety measures for in-person learning and to be able to support all students in virtual learning plans.

Testing & temperature checks. The CDC currently does not recommend COVID testing of students and staff​.”

What schools can do
To stay safe, there are a number of steps schools should take to help prevent the spread of COVID-19. They include:

Physical distancing. The goal for students and adults is to stay at least 6 feet apart to help prevent the spread of the virus. However, research has found that spacing desks at least 3 feet apart and avoiding close contact may have similar benefits–especially if students wear cloth face coverings and do not have symptoms of illness. Teachers and staff should stay 6 feet apart from other adults and from students when possible. Teachers and staff should also wear cloth face coverings, limit in-person meetings with other adults and avoid areas such as staff lounges.

When possible, schools should use outdoor spaces and unused spaces for instruction and meals to help with distancing. For example, activities like singing, band and exercising are safest outdoors and spread out.

Cloth face coverings & hand hygiene. All children over age 2 years and all adults should wear cloth face coverings that cover the nose and mouth to stop the spread of the virus.

Classroom changes. To help limit student interaction outside the classroom, schools should consider:

Having teachers move between classrooms, rather than having students fill the hallways during passing periods.

Allowing students to eat lunches at their desks or in small groups outdoors instead of in crowded lunchrooms.

Leaving classroom doors open to help reduce high touch surfaces such as doorknobs.

Buses, hallways and playgrounds
Give bus riders assigned seats and require them to wear a cloth face coverings while on the bus. * Encourage students who have other ways to get to school to use those options. * At school, mark hallways and stairs with one-way arrows on the floor to cut down on crowding in the halls. * Encourage outdoor activities such as using the playground in small groups.

Source American Academy of Pediatrics