¿Cuál es la causa del mareo producido por el movimiento del automóvil y cómo puedo prevenirlo?

Si tu hijo es propenso a marearse en el coche, intenta distraerlo durante los viajes en coche hablando, escuchando música o cantando canciones

La enfermedad del automóvil es un tipo de mareo por el movimiento. El mareo por movimiento ocurre cuando el cerebro recibe información contradictoria de los oídos internos, los ojos y los nervios de las articulaciones y los músculos.

Imagínate a un niño pequeño sentado en el asiento trasero de un coche sin poder ver por la ventana, o a un niño mayor leyendo un libro en el coche. El oído interno del niño sentirá el movimiento, pero sus ojos y su cuerpo no. El resultado puede ser malestar estomacal, sudor frío, fatiga, pérdida del apetito o vómitos.

No está claro por qué la enfermedad del automóvil afecta a algunos niños más que a otros. Aunque el problema no parece afectar a la mayoría de los bebés y niños pequeños, los niños de 2 a 12 años son particularmente susceptibles.

Para prevenir la enfermedad en los niños, puedes probar las siguientes estrategias:

Reduce la entrada sensorial. Anima a tu hijo a mirar las cosas fuera del auto en lugar de enfocarse en libros, juegos o películas. Si tu hijo duerme la siesta, viajar durante la hora de la siesta podría ayudar.

Planifica cuidadosamente las comidas antes del viaje. No le des a tu hijo alimentos picantes o grasosos ni una comida abundante inmediatamente antes del viaje en automóvil ni durante este. Si el tiempo de viaje será corto, evita darle comida por completo. Si el viaje va a ser largo o si tu hijo necesita comer, dale un bocadillo pequeño y liviano, como galletas saladas y una bebida pequeña, antes de que sea hora de irse.

Prueba con los dulces de jengibre. Los caramelos duros de jengibre, según se informa, brindan algún alivio de las náuseas asociadas con el mareo por movimiento, aunque la investigación no ha demostrado un beneficio claro.

Proporciona ventilación de aire. Una ventilación adecuada del aire podría ayudar a prevenir la enfermedad del automóvil. Trata de mantener el aire libre de olores fuertes, también.

Ofrece distracciones. Si tu hijo es propenso a marearse en el coche, intenta distraerlo durante los viajes en coche hablando, escuchando música o cantando canciones.

Usa medicamentos. Si estás planeando un viaje largo en coche, pregúntale al médico de tu hijo acerca de un medicamento de venta libre para prevenir la enfermedad del automóvil. El dimenhidrinato (Dramamine) está aprobado para niños de 2 años en adelante. El antihistamínico difenhidramina (Benadryl), aprobado para niños de 6 años en adelante, también puede prevenir los síntomas. Ambos medicamentos funcionan mejor si se toman aproximadamente una hora antes de viajar. Lee cuidadosamente la etiqueta del producto para determinar la dosis correcta y procura estar preparado para posibles efectos secundarios, como somnolencia. Los antihistamínicos que no provocan somnolencia no parecen ser eficaces para tratar el mareo por movimiento.

Si tu hijo comienza a marearse, detente lo antes posible y deje que tu hijo se baje y camine, o haz que tu hijo se acueste boca arriba durante unos minutos con los ojos cerrados. Colocar un paño frío en la frente de tu hijo también puede ayudar.

Si estos consejos no te ayudan o si la enfermedad del automóvil de tu hijo dificulta los viajes, habla con el médico de tu hijo sobre otras opciones.

By Jay L. Hoecker, M.D.

What causes car sickness in children and how can I prevent it?

QR code provided
by Scandiscs

Car sickness is a type of motion sickness. Motion sickness occurs when the brain receives conflicting information from the inner ears, eyes, and nerves in the joints and muscles

Imagine a young child sitting low in the back seat of a car without being able to see out the window — or an older child reading a book in the car. The child’s inner ear will sense motion, but his or her eyes and body won’t. The result might be an upset stomach, cold sweat, fatigue, loss of appetite or vomiting.

It’s not clear why car sickness affects some children more than others. While the problem doesn’t seem to affect most infants and toddlers, children ages 2 to 12 are particularly susceptible.

To prevent car sickness in children, you might try the following strategies:

Reduce sensory input. Encourage your child to look at things outside the car rather than focusing on books, games or screens. If your child naps, traveling during nap time might help.

Carefully plan pre-trip meals. Don’t give your child a large meal immediately before or during car travel. If the trip will be long or your child needs to eat, give him or her a small, bland snack — such as dry crackers and a small drink — before it’s time to go.

Provide air ventilation. Adequate air ventilation might help prevent car sickness.

Offer distractions. If your child is prone to car sickness, try distracting him or her during car trips by talking, listening to music or singing songs.

Use medication. If you’re planning a car trip, ask your child’s doctor about using an over-the-counter antihistamine, such as dimenhydrinate (Dramamine) or diphenhydramine (Benadryl), to prevent car sickness. Both medications work best if taken about an hour before traveling. Read the product label carefully to determine the correct dose and be prepared for possible side effects, such as drowsiness. Nondrowsy antihistamines don’t appear to be effective at treating motion sickness.

If your child starts to develop car sickness, stop the car as soon as possible and let your child get out and walk around or lie on his or her back for a few minutes with closed eyes. Placing a cool cloth on your child’s forehead also might help.

If these tips don’t help or if your child’s car sickness makes travel difficult, talk to your child’s doctor about other options.

By: Jay L. Hoecker, M.D.