Lukaku develó detalles de su dura infancia: “Mis padres no comían por la noche para que mi hermano y yo pudiéramos hacerlo

”El delantero del Inter le dedicó un premio a su padres por el sacrificio que realizaron cuando él era un niño

A los 27 años, hoy la vida le sonríe a Romelu Lukaku. El delantero belga es una de las principales figuras de su Selección y rápidamente se convirtió en uno de los principales puntales del Inter, al ayudar a su equipo a finalizar la temporada en la segunda colocación en la Serie A (un punto por debajo del campeón Juventus) y en la Europa League (fue galardonado con el premio MVP).

En el marco del Festival dello Sport, evento organizado por La Gazzetta dello Sport, el goleador recibió el premio Giacinto Facchetti y aprovechó la oportunidad para agradecerle a sus padres todos los sacrificios que realizaron para que a él no le faltara nada en su infancia.

“Cuando mi padre dejó de ser jugador profesional yo tenía seis años y a mi madre le diagnosticaron diabetes. Pasamos algunos años difíciles. Como mi madre no tenía dinero, trabajaba en restaurantes y mi hermano y yo íbamos con ella después de los partidos. Mis padres no comían por la noche para que mi hermano y yo pudiésemos comer”, declaró el futbolista, que en la actualidad es el mejor pago del Inter y el tercero del Calcio.

Lukaku explicó, que por este motivo, todos sus tantos son dedicados a su mamá: “Cada vez que marco un gol hago el signo ‘A’ con la mano para dedicárselo a mi madre, Adolphine, porque sin ella no sería quien soy hoy”.

“La disciplina y la mentalidad son cosas que me enseñó mi padre todos los días, tanto en el entrenamiento como en la vida. Tener respeto por cada persona que ves, saludar, mirar a la gente a los ojos… cosas que son muy simples, pero que me ayudan todos los días”, esbozó. Y luego, añadió: “Mi hermano y yo siempre hemos perseguido este sueño; todo lo que hacíamos fuera de casa era con la pelota. Entonces tuvimos la suerte de tener siempre a nuestros padres alrededor para ayudarnos a conseguir lo que hemos hecho en la vida”.

Lukaku también hizo foco en su gran presente en el Nerazzurro y agradeció el apoyo que le brindaron los fanáticos apenas arribó a la institución: “Desde que estoy en Milano toda la gente que he conocido siempre me ha mostrado mucho amor. En Italia sentí inmediatamente el calor de los aficionados, como cuando marqué un gol contra el Lecce. Me alegré y di las gracias. Recibo muchos mensajes de agradecimiento, incluso en Instagram y Twitter. Cuando te sientes bien con la gente, ellos te lo devuelven, por eso quiero dar todo por el Inter, para que todos los aficionados, incluso los de otros equipos, me respeten”.

“He mejorado en todo. Si un jugador quiere jugar para Antonio Conte primero tiene que entender que es un sacrificio en todo, física y mentalmente, pero luego en el campo te sientes más fuerte. Esto no fue fácil para mí porque vivo para el fútbol, siempre aspiro a ser un buen futbolista y a soñar con ganar algo, pero sabía que él era el entrenador adecuado y que este era un equipo en el que podía crecer”, concluyó.

Lukaku revealed details of his hard childhood: “My parents did not eat at night so that my brother and I could eat”

Italians from the newspaper Sports Gazette rewarded Lukaku, Belgian international striker for Inter Milan, at a publishing festival, and the player recalled difficult moments of his childhood and adolescence.

«My father (he was a former footballer) taught me to have discipline and the right mentality; respecting everyone and looking people in the eye … When my father stopped being a football professional I was six years old and my mother was diagnosed with diabetes, so we went through a difficult period, with little money. My parents didn’t eat at night so that my brother and I could eat, ”said Lukaku.