El tabaco y los niños con asma / Tobacco and Children with Asthma

No consumir cigarrillos ni ningún otro producto del tabaco es una de las formas más importantes en las que los padres pueden ayudar a que sus hijos, en especial a los asmáticos, respiren con facilidad

El humo de tabaco contiene nicotina y miles de otras sustancias químicas, muchas de ellas con efectos conocidos para la salud. La exposición al tabaco puede causar problemas pulmonares incluso antes de que el niño respire por primera vez.

La investigación demuestra que la exposición al tabaco y a la nicotina, tanto en el vientre materno como después de nacer, puede:

Interferir con el desarrollo saludable de los pulmones, que comienza antes del nacimiento y continúa hasta aproximadamente los 15 años. El efecto es de larga duración y la evidencia sugiere que los adolescentes expuestos al humo de segunda mano tienen peores resultados en pruebas de función pulmonar.

Causar enfermedades más frecuentes, porque al sistema inmunitario de un niño le cuesta más combatir las infecciones respiratorias. – Desencadenar crisis y ataques de asma, con sibilancias, tos, opresión en el pecho y otras dificultades respiratorias. En casos graves, los síntomas pueden ser potencialmente mortales. – Hacer que los mejores medicamentos para el control del asma disponibles no funcionen tan bien.

¡Hay que limpiar el aire que los niños respiran!
Más del 40 % de los niños que van a la sala de emergencias por asma viven con fumadores.

No obstante, para los niños asmáticos, la frecuencia y la gravedad de los ataques de asma mejora muchísimo si cesa la exposición al humo.
Medidas que pueden ayudar a los niños con asma:

Mantenga su casa y su auto libres de humo. Abrir una ventana no protege contra el humo de tabaco. Además, el humo y el vapor de los cigarrillos puede quedar adherido a los tapizados, la ropa y las alfombras.

Si su estado permite que se fume en zonas públicas, busque restaurantes y otros sitios que tengan sus propias políticas libres de humo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las secciones de no fumadores donde la gente fuma cerca no protegen contra el humo de segunda mano, aunque haya sistemas de ventilación con filtros.

Asegúrese de que las guarderías y escuelas de su hijo tengan implementadas y hagan cumplir políticas de lugares libres de humo de tabaco.
Enseñe a los niños a evitar el humo de segunda mano y la importancia de que ellos nunca comiencen con ese hábito.

Si fuma, tome la decisión de dejar de hacerlo. Es muy difícil ser fumador y no exponer a su hijo, y los hijos de fumadores tienen más probabilidades de empezar a fumar en el futuro.

Busque ayuda para dejar la dependencia al tabaco si su hijo tiene asma y le está costando dejar de fumar. La nicotina es una de las drogas más adictivas que se conoce y cambia tanto la estructura cerebral como la química del cerebro. Algunas personas pueden dejar de consumir tabaco sin medicamentos, pero muchas no.

Tobacco and Children with Asthma

Staying clear of cigarettes and other tobacco products is one of the most important ways parents can help their children—especially those with asthma—breathe easy.

Staying clear of cigarettes and other tobacco products is one of the most important ways parents can help their children—especially those with asthma—breathe easy.

Up in Smoke: Effects on the Lungs
Tobacco smoke contains nicotine and thousands of other chemicals, many with known health effects. Exposure to tobacco can cause lung problems even before a child’s first breath.

Research shows tobacco and nicotine exposure—both in the womb and after a child is born—can:

Interfere with healthy lung development, which begins before birth and continues through about age 15. The effect is long-lasting, with evidence suggesting teens exposed to secondhand smoke perform worse on lung function tests.

Cause more frequent sickness, because it is more difficult for a child’s immune system to fight off respiratory infections.

Trigger asthma flare-ups and attacks, with wheezing, coughing, chest tightness and other breathing difficulties. In severe cases, the symptoms can be life-threatening.

Cause the best available asthma-control medications to not work as well.

Steps that can help children with asthma:
Keep your home and car smoke-free. Opening a window doesn’t protect against tobacco smoke. In addition, cigarette smoke and vapor can settle into upholstery, clothing, and carpeting. Children who play on or near contaminated surfaces may develop breathing problems.

If your state allows smoking in public areas, seek out restaurants and other places that have their own no-smoking policies. According to the Centers for Disease Control and Prevention, non-smoking sections where people smoke nearby don’t protect against secondhand smoke, even if they have filtered ventilation systems.

Make sure your child care centers and schools have and enforce tobacco-free policies, with no smoking allowed anywhere in the building at any time. This includes off-campus school events.

Teach children to avoid secondhand smoke and the importance of never starting the habit themselves.

If you smoke, resolve to quit. It is very difficult to be a smoker and not expose your child, and children of smokers are more likely to start smoking later.

Seek help for tobacco dependence if your child has asthma and you struggle to quit smoking. Nicotine is one of the most addictive drugs known and changes brain structure and chemistry. Some people can stop tobacco use without medication, but many cannot.

Clear the Air Kids Breathe!
More than 40% of children who go to the emergency room for asthma live with smokers.