Detienen en EE.UU. a Emma Coronel, esposa de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, por tráfico de drogas

La mujer fue detenida en el Aeropuerto Internacional de Dulles, en Virginia, acusada de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana.

Emma Coronel Aispuro, esposa del narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, fue detenida este lunes por las autoridades estadounidenses, acusada de participar en el tráfico internacional de drogas.

Coronel Aispuro, de 31 años, fue detenida en el Aeropuerto Internacional de Dulles, en el estado de Virginia, según informó el Departamento de Justicia de EE.UU. en un comunicado de prensa.

La mujer de doble nacionalidad —mexicana y estadounidense— está acusada de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina, heroína y marihuana para su importación en EE.UU.

Según documentos judiciales de la Corte de Columbia, la esposa del exlíder del Cártel de Sinaloa participó en la importación ilegal a EE. UU. de un kilogramo o más de heroína; cinco kilogramos de cocaína; 1.000 kilogramos de marihuana; y 500 gramos de metanfetaminas.

Fuga del ‘Chapo’
Además, la mujer presuntamente “conspiró con otros” para ayudar al ‘Chapo’ Guzmán a fugarse del penal de máxima seguridad de El Altiplano, en Villa de Almoloya de Juárez, Estado de México, el 11 de julio de 2015.

Durante el juicio al ‘Chapo’ Guzmán en la Corte Federal de Distrito del Este de Nueva York, el narcotraficante mexicano Dámaso López Núñez, alias ‘El Licenciado’, quien declaró como testigo, afirmó que Coronel Aispuro coordinó la fuga del entonces líder del Cártel de Sinaloa.

Según ‘El Licenciado’, Coronel y cuatro hijos de Guzmán Loera planearon la compra del terreno localizado cerca del penal federal, así como la construcción del túnel por el que finalmente se fugó el capo.

De acuerdo con las autoridades estadounidenses, Coronel Aispuro habría intentado planificar una segunda fuga de prisión tras la recaptura de Guzmán Loera el 8 de enero de 2016 y su reingreso al penal de El Altiplano. El capo mexicano fue extraditado a EE.UU. el 20 de enero de 2017 por diversos delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

Coronel Aispuro asistió a varias audiencias del juicio a Guzmán Loera, que inició en noviembre de 2018. La esposa del ‘Chapo’ estuvo presente cuando en febrero de 2019 el jurado estadounidense lo declaró culpable de los 10 cargos que se le imputaban, incluyendo tráfico de cocaína, heroína y marihuana, violencia con armas de fuego y lavado de dinero. Cinco meses después, el exlíder del Cártel de Sinaloa fue condenado a cadena perpetua.

Primera audiencia
El Departamento de Justicia estadounidense informó que el martes 23 de febrero Coronel Aispuro tendrá su audiencia inicial ante la Corte del Distrito de Columbia.

Emma Coronel Aispuro,(C) wife of convicted mexican drug lord Joaquin ‘El Chapo’ Guzman, was arrested by US authorities on drug trafficking charges © KENA BETANCUR, AFP

Wife of ‘El Chapo’ arrested in US on drug trafficking charges

US authorities arrested the wife of jailed Mexican drug lord Joaquin “El Chapo” Guzman on Monday at Dulles International Airport outside of Washington, the Justice Department said.

Text by: NEWS WIRES

Emma Coronel Aispuro, 31, faces one charge of conspiracy to traffic cocaine, methamphetamine, heroin and marijuana for importation into the United States, it said.

Guzman was the leader of the Sinaloa Cartel, one of Mexico’s most notorious drag trafficking groups, before he was extradited to the United States in 2017. He was sentenced to life in prison in July 2019.

Coronel, according to the Justice Department, took part in cartel activities and also allegedly assisted in two plots to help Guzman escape from Mexican prison, including the successful first one in 2015.

It was not previously known that US authorities intended to arrest her.

A dual US-Mexico citizen and the mother of twins by Guzman, Coronel appeared in court nearly every day of his three-month trial in New York.

There were suggestions that she was involved in his business and prison escape, but authorities let her come and go freely.

“I can only say that I have nothing to be ashamed of. I am not perfect, but I consider myself a good human being who has never hurt anyone intentionally,” she said at the end of the trial.

She is expected to appear by video conference in the federal district court in Washington on Tuesday.
(AFP)