Reabrieron cines de Nueva York con medidas de seguridad

NUEVA YORK.- Los cines de la ciudad de Nueva York reabrieron este viernes con importantes medidas de seguridad casi un año después de que la Gran Manzana iniciara su confinamiento, que llevó a todo el sector del entretenimiento a tener que frenar en seco.

Aunque la mayoría de los cines del estado de Nueva York obtuvieron permiso para empezar a operar de nuevo el pasado mes de octubre, no fue así para los de la metrópolis, que no recibieron el visto bueno hasta la semana pasada por parte del gobernador, Andrew Cuomo, quien definió el 5 de marzo como el primer día de su «vuelta a la normalidad».

Sin embargo, Cuomo ordenó que los cines tienen que limitar su capacidad al 25 %, y que el número de personas en una misma sala no puede exceder las 50, lo que ha llevado a algunos a retrasar la apertura aun más, ya que no consideran que vaya a ser económicamente viable recibir a tan pocos clientes.

La cadena de cines AMC sí que abrió sus trece establecimientos repartidos por la ciudad de Nueva York, así como el icónico Angelika Film Center de Manhattan, que ha implementado un sistema por el cual las butacas que rodean a las compradas se bloquean automáticamente cuando se adquieren online o en la taquilla, lo que garantiza el distanciamiento social durante la película.

Además, tanto el cine como la cafetería con la que cuenta no aceptarán pagos en efectivo.

Por su parte, el IFC Center, otro de los cines emblemáticos de Nueva York, ha incluido pases más baratos en los horarios menos populares para tratar de evitar aglomeraciones, y ha decidido no vender comida ni bebida para incrementar la sensación de seguridad de sus clientes.

«La gente que debería llevar mascarillas tendrían el permiso de quitársela para comer palomitas o beber soda. Hemos decidido, después de hacer encuestas y consultar con nuestros miembros sobre cómo se sentían, no tener puestos de comida», explicó a Efe el gerente general del IFC Center, John Vanco.

«Tenemos el objetivo sencillo de que todo el mundo tiene las mismas normas de que hay que llevar mascarillas en el edificio y no hay excepción, (…) lo que significa que todo el mundo se sentirá seguro», agregó.

Asimismo, en el IFC Center la película empezará exactamente a la hora especificada para no alargar la estancia en las salas más de lo necesario, de tal manera que si el espectador quiere ver los tráilers y cortos que a veces se proyectan antes del largometraje, deberán acudir antes.

Nitehawk Cinema, populares entre los neoyorquinos al contar con butacas con mesas en las que se puede cenar mientras se ve la película, también volvió este viernes a mostrar películas, después de haber abierto hace semanas solo como restaurante.

Este cine, que solo sentará a clientes en filas alternas y garantiza no tener a nadie en la butaca contigua, ha contado con la ventaja de que sus trabajadores han podido acceder a la vacuna del coronavirus desde hace más de un mes, puesto que los trabajadores del mundo de la hostelería podían empezar a inocularse a principios de febrero.

También tomarán la temperatura a todos sus clientes, y cerrará las puertas los lunes para poder hacer una limpieza en profundidad de sus instalaciones.

Film at Lincoln Center o el Brooklyn Academy of Music (BAM) son algunos de los cines que han preferido no abrir aun sus puertas o no han conseguido organizarse con tan poco margen de tiempo.

«Nosotros hemos conseguido reabrir con rapidez pero entendemos que otros cines independientes estén tardando un poco más porque ha sido difícil hacerlo», dijo Vanco. «Creo que todos quieren reabrir incluso con limitaciones. (…) Una capacidad del 25 % no es genial, pero es mucho mejor que estar cerrado», zanjó. EFE

New York cinemas reopen with important security measures

New York, Mar 5 (EFE News) .- New York City cinemas reopened this Friday with important security measures almost a year after the Big Apple began its confinement, which led the entire entertainment sector to have than braking hard.

Although the majority of theaters in New York State obtained permission to start operating again last October, this was not the case for those in the metropolis, who did not receive the go-ahead until last week by the governor, Andrew. Cuomo, who defined March 5 as the first day of his “return to normalcy.”

However, Cuomo ordered that cinemas have to limit their capacity to 25%, and that the number of people in the same room cannot exceed 50, which has led some to delay opening even more, since they do not consider that it will be economically viable to receive so few clients.

The AMC cinema chain did open its 13 stores throughout New York City, as well as the iconic Angelika Film Center in Manhattan, which has implemented a system whereby the seats that surround the purchased ones are automatically blocked when they are purchased. online or at the box office, ensuring social distancing during the movie.

Also, both the movie theater and the cafeteria you have will not accept cash payments.

For its part, the IFC Center, another of New York’s emblematic cinemas, has included cheaper passes at less popular times to try to avoid crowds, and has decided not to sell food or drink to increase the feeling of security for its customers .

“People who should wear masks would have permission to take them off to eat popcorn or drink soda. We have decided, after conducting surveys and consulting with our members about how they felt, not to have food stalls,” the general manager of the IFC Center, John Vanco.

“We have the simple objective that everyone has the same rules that masks must be worn in the building and there is no exception, … which means that everyone will feel safe,” he added.

Likewise, at the IFC Center, the film will start exactly at the specified time so as not to extend the stay in theaters longer than necessary, so that if the viewer wants to see the trailers and shorts that are sometimes shown before the feature film, they must go before.

Nitehawk Cinema, popular with New Yorkers for having seats with tables where you can dine while watching the movie, also this Friday to show movies, after having only opened weeks ago as a restaurant.

This cinema, which will only seat customers in alternate rows and guarantees not to have anyone in the adjoining seat, has had the advantage that its workers have been able to access the coronavirus vaccine for more than a month, since workers from the hospitality world could begin to be inoculated in early February.

They will also take the temperature of all their clients, and will close the doors on Mondays to be able to do a thorough cleaning of their facilities. by DESK