Quién era Noah Green, el atacante del Capitolio, y cuáles son las señales que dejó en su Facebook / US Capitol attacker was young man with a troubled history

El hombre arrolló su automóvil contra un puesto de seguridad y después blandió un cuchillo, ante lo que fue abatido por la policía

El hombre que arrolló a dos oficiales en las afueras del Capitolio este viernes, hiriendo fatalmente a uno de ellos, fue identificado por las autoridades como Noah Green, de 25 años, y oriundo de Indiana, informaron personas familiarizadas con el caso a Fox News.

Además, una fuente policial dijo que Green se identificaba en Facebook como un seguidor de la Nación del Islam, y que habría perdido recientemente su trabajo.

De acuerdo con el sitio Heavy, en marzo de 2021, el sospechoso había expresado su admiración por Elijah Muhammad, el ahora fallecido líder de la Nación del Islam que fue mentor de Malcolm X. Green se refirió a sí mismo como “Noah X”.

El ex atleta multideportivo hizo varios posteos en los que se enfrentando muchas dificultades en su vida, incluido el desempleo y el hambre: “No he tenido mucho en qué apoyarme”, afirma, y agrega que enfrenta “miedo, hambre, pérdida de riqueza y disminución de frutos“.

En otra publicación, dijo que había “mucha confusión en esta época desde mi perspectiva”, citando “la actual crisis de COVID, el desempleo, el aumento de la Deuda Nacional, la división dentro de la esfera política, los rumores de guerra y cosas por el estilo”.

El predio del Capitolio fue cerrado tras el episodio, que incluyó al conductor blandiendo un un cuchillo tras estrellarse contra la Barricada Norte. La Policía identificó al oficial asesinado como William “Billy” Evans, un veterano con 18 años de la fuerza.

Las autoridades trasladaron a los involucrados al hospital, donde Green y Evans fallecieron como consecuencia de las heridas, y otro oficial permanece en observación médica.

“No existe una amenaza en curso”

Por el momento las autoridades no consideran lo ocurrido como un acto relacionado con el “terrorismo” e indicaron que no existe una “amenaza en curso”.

El incidente se produjo a las 13:02 (17:02 GMT) cuando el sospechoso atropelló a los dos agentes que custodiaban la barrera norte del Capitolio, indicó la jefa de la policía del Congreso, Yogananda Pittman.

El sospechoso salió del vehículo con un cuchillo en la mano y no respondió a las advertencias verbales que le hicieron los agentes presentes en el lugar, tras lo cual los policías le dispararon.

“Uno de nuestros agentes sucumbió a sus heridas”, dijo Pittman en una conferencia de prensa.

El hecho “no parece estar relacionado con el terrorismo, pero tenemos que seguir investigando para ver si hay algún vínculo de ese tipo”, indicó a los periodistas Robert Contee, el jefe de la policía Metropolitana de Washington. “Necesitamos entender la motivación detrás de este acto sin sentido”, agregó.

Las imágenes de televisión mostraron un coche azul estampado contra la barrera de seguridad de unas de las calles que lleva al Congreso de Estados Unidos y con los intermitentes todavía encendidos.

Tras el asalto al Congreso del 6 de enero, las autoridades erigieron una barrera y cerraron un amplio perímetro en torno al Capitolio, pero en los últimos días comenzaron a reducir la zona vallada y abrir el tránsito.

Tras lo ocurrido este viernes, el Capitolio y los edificios adyacentes fueron cerrados, se ordenó al personal alejarse de las ventanas y se impidió la entrada o la salida del lugar. Después, las autoridades levantaron la alerta, pero mantuvieron el perímetro de seguridad.

En el momento del incidente, el presidente Joe Biden había salido de Washington con destino a la residencia presidencial de Camp David.

El mandatario demócrata dijo estar devastado a raíz del incidente. “Jill (su esposa) y yo tenemos el corazón roto tras enterarnos del violento ataque contra un control de seguridad del Capitolio de Estados Unidos”, afirmó en un comunicado en el que indicó que ordenó colocar la bandera de la Casa Blanca a media asta.

Con información de AFP

An undated selfie image from his Facebook page shows Noah Green, identified as the man involved in the US Capitol attack on April 2, 2021. Noah Green Facebook Page / AFP

US Capitol attacker was young man with a troubled history

Noah Green told his brother he was ‘just going to go and live and be homeless’ on evening before the attack

The man who rammed his car into a barrier outside the US Capitol had been behaving erratically, according to his brother.

Law enforcement officials identified the man as 25-year-old Noah Green, who killed one police officer and injured another in the attack on Friday afternoon.

He was shot dead after emerging from his car with a knife, police said.

His brother, Brendan Green, told The Washington Post there had been worrying signs about his brother’s emotional state in the days before the attack.

On Thursday evening, Noah left his brother’s flat in Virginia after falling violently ill, and later sent him a text message saying that he was “just going to go and live and be homeless”, Mr Green told the Post.

“Thank you for everything that you’ve done. I looked up to you when I was a kid. You inspired me a lot.”

Mr Green said his brother had moved in with him two weeks earlier, after calling to ask for help.

He was crying and said he was “in a really bad situation and in really bad shape”, Mr Green said.

About two months earlier, Noah travelled to Botswana from Indianapolis, Indiana, after repeatedly claiming that his flat was being broken into, his brother said.

Mr Green said that while in Botswana, his brother told him that his mind was telling him to take his own life and that he underwent surgery at a hospital after jumping in front of a car.

Noah’s erratic behaviour appears to have begun in 2019, while studying at the Christopher Newport University in Newport News, Virginia.

He accused fellow members of the university’s American football team and roommates at the university of drugging him with Xanax.

In a post on his Facebook page on March 17, he said his life had been on the “right track” before becoming affected by drugs he was “unknowingly” taking – an apparent reference to the alleged incident at the university.

He wrote that “these past few years have been tough, and these past few months have been tougher”.

“I have been tried with some of the biggest, unimaginable tests in my life. I am currently now unemployed after I left my job partly due to afflictions, but ultimately, in search of a spiritual journey,” he said.

By The National