El Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos investiga el misterioso “Síndrome de La Habana” ante el aumento de casos

La conclusión de las investigaciones oficiales sobre los supuestos ataques sónicos podría tener enormes consecuencias e incluso desencadenar llamados a una respuesta contundente por parte de Washington

La administración de Joe Biden está bajo presión para resolver un misterio que ha inquietado a sus predecesores: ¿Un adversario está usando un arma de microondas o de ondas de radio para atacar los cerebros de diplomáticos, espías y personal militar de Estados Unidos?

El número de casos reportados de posibles ataques está aumentando drásticamente y legisladores de ambos partidos, así como los afectados, están exigiendo respuestas. Pero los científicos y funcionarios aún no están seguros de quién podría estar detrás de los ataques, si los síntomas fueron causados inadvertidamente por equipo de vigilancia o si los incidentes fueron en realidad ataques.

La conclusión de las investigaciones oficiales podría tener enormes consecuencias e incluso desencadenar llamados a una respuesta contundente por parte de Estados Unidos.

Por ahora, el gobierno está garantizando que se toma el asunto en serio, que está investigando agresivamente y se asegurará de que los afectados tengan una buena atención médica.

El problema se conoce como el “Síndrome de La Habana”, porque los primeros casos afectaron al personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba en 2016.

Al menos 130 casos en todo el gobierno están ahora bajo investigación, en comparación con varias docenas del año pasado, según un funcionario del Pentágono que no está autorizado a hablar del caso públicamente. El Consejo de Seguridad Nacional lidera la investigación.

Las personas afectadas han reportado dolores de cabeza, mareos y síntomas consistentes con conmociones cerebrales, algunos de los cuales requieren meses de tratamiento médico. Algunos dicen haber escuchado un ruido fuerte antes de la aparición repentina de los síntomas.

Particularmente alarmantes son las revelaciones de al menos dos posibles incidentes en el área de Washington, incluido un caso cerca de la Casa Blanca en noviembre donde un funcionario reportó sentir mareos.

El New York Times fue el primero en reportar sobre el aumento de los casos. CNN informó primero sobre el incidente cerca de la Casa Blanca y otro adicional en noviembre.

Chris Miller, secretario de Defensa interino durante los últimos meses de la administración de Donald Trump, creó un equipo para investigar el fenómeno después de que conoció a un soldado a fines del año pasado que reportó haber percibido un “chillido” y un dolor de cabeza punzante, en un país no identificado.

“Estaba extremadamente bien entrenado y estuvo en combate antes”, dijo Miller a The Associated Press. “Este es un estadounidense, miembro del Departamento de Defensa. En ese momento, no se puede ignorar eso”.

Funcionarios de defensa e inteligencia se han comprometido públicamente a buscar respuestas y una mejor atención a las personas con síntomas.

El teniente coronel Thomas Campbell, portavoz del Departamento de Defensa, dijo que las causas de cualquier incidente “son áreas de investigación activa”. Las autoridades no han mencionado a un país sospechoso, aunque algunas personas afectadas sospechan que Rusia está involucrada.

(Con información de AP)

US investigating two cases of mysterious ‘Havana Syndrome’ near White House

The incidents happened after the 2020 election.

By Joseph Guzman

U.S. officials are investigating a second case of a National Security Council official who suffered injuries near the White House consistent with the so-called Havana Syndrome.

CNN on Monday reported the unnamed official may have been struck with the mysterious Havana Syndrome near an entrance to the White House grounds weeks after the 2020 election.

America is changing faster than ever! Add Changing America to your Facebook or Twitter feed to stay on top of the news.

The official suffered more serious symptoms than a case reported last month and sought medical treatment.

In April, it was reported that a National Security Council official began experiencing symptoms near the Ellipse park south of the White House. That person suffered mild symptoms such as headaches and sleeplessness, which subsided after a week, according to CNN.

A White House official also experienced symptoms in a Virginia suburb in 2019 while walking her dog.

The suspected attacks, which were first observed in diplomats and CIA officials Havana in 2016, have occurred in a number of countries leaving at least 130 U.S. personnel with a range of neurological issues such as brain injuries, vertigo, nausea and head or neck pain, according to The New York Times.

The National Academy of Sciences in December published a report saying the injuries suffered by U.S. government officials in Cuba and China were likely the result of a form of microwave or directed-energy attack.

Federal agencies are investigating the incidents but have yet to determine who or what is responsible for the mysterious episodes or whether they are attacks.