Miami: familiares de una pareja desaparecida recibieron decenas de llamados desde un teléfono que estaba en el edificio que se derrumbó

La familia de Arnie y Myriam Notkin recibió 31 comunicaciones desde el teléfono fijo que el matrimonio tenía en su habitación del apartamento 302 del edificio del Champlain

De acuerdo al último reporte brindado por Daniella Levine Cava, alcaldesa del condado de Miami-Dade, 151 personas permanecen desaparecidas tras el derrumbe del condominio Champlain Towers, en Surfside, en el sur de Florida. Entre ellos se encuentran Arnie y Myriam Notkin, de 87 y 81 años, respectivamente.

La del matrimonio cubano-judío no es una historia más. Según informó la cadena Univisión, Jake Samuelson, nieto de la pareja, afirmó que desde el pasado jueves, día en que se produjo el trágico colapso del edificio, la familia recibió misteriosas llamadas desde el teléfono fijo que tenían Arnie y Myriam en la unidad 302 del edificio.

El teléfono lo tenían junto a la cama. El jueves la familia recibió 16 comunicaciones, y el viernes 15. Todas fueron iguales: al responder, nadie hablaba del otro lado. Lo único que se escuchaba el sonido ambiente.

Desde el primer momento las autoridades estuvieron al tanto de esta información. Pero ya el sábado, dos días después del derrumbe, la familia no recibió más llamados.

El fin de semana la comisionada de North Miami Beach, Fortuna Smukler, quien creció con las tres hijas de los Notkins, le dijo al Miami Herald que “sería un milagro” encontrarlos con vida.

La funcionaria local contó que Arnie es muy querido en la comunidad de Miami Beach, donde se desempeñó como profesor de educación física en la escuela primaria Leroy D. Fienberg, en South Beach, en las décadas de los 60 y 70.

Brian Gadinsky, de 64 años, que se graduó en esa escuela en 1969, sostuvo que Arnie era más que un profesor de educación física: “Era el profesor al que si veías en el pasillo, te alegrabas, sonreías. No mirabas para otro lado ni tratabas de esconderte en el baño”.

Del mismo modo recordó esos años Sandy Arbor, de 57 años: “Sólo recuerdo que era un ser humano muy querido y valiente. Tenía mucha vida en su interior. Porque amaba tanto lo que hacía es por lo que le queríamos”.

Contó, además, que en las últimas dos décadas veía a menudo a la pareja en eventos judíos cubanos. Es que Myriam es judía y cubana. En la década de los 50 vivieron durante unos años en la isla, y luego se mudaron a Miami. En el estado de la Florida ella ejerció como banquera y agente de bienes raíces.

A ambos les encanta la música latina, sobre todo la cubana. Myriam compartía con frecuencia videos de los eventos a los que asistían. Sin embargo, esa costumbre cambió en el último tiempo, puesto que durante la pandemia el matrimonio permanecía aislado en su apartamento.

Cada vez son más las historias de desaparecidos y de personas que sobrevivieron al derrumbe, como el caso de Steve Rosenthal, de 72 años, quien relató al New York Post cómo logró salvarse “de milagro”.

Cinco días después del derrumbe, el saldo de muertos subió a 10, anunció este lunes Levine Cava: “Esta mañana recuperamos otro cuerpo. Eso lleva la cuenta a 10. El número total de personas encontradas es ahora de 135. Y el número de desaparecidos, de 151”.

Además de cuerpos, los rescatistas han encontrado restos humanos incompletos que los forenses están tratando de identificar.

Por causas hasta ahora no determinadas, el ala noreste del edificio Champlain Towers, inaugurado en 1981 y con un total de 136 apartamentos, se derrumbó en segundos a la 1.30 horas de la mañana (6.30 GMT) del jueves 24 de junio, cuando sus habitantes dormían.

La alcaldesa dijo que las operaciones de búsqueda y rescate continúan y agradeció a los rescatistas su trabajo incansable desde el día del derrumbe.

Cincuenta y cinco apartamentos se convirtieron en una montaña de escombros donde hoy trabajaban contrarreloj más de 240 personas en distintas labores, pero con una prioridad: hallar sobrevivientes.