“El destripador de Hollywood” fue condenado a pena de muerte

Michael Gargiulo que asesinó de 47 puñaladas a la ex novia de Ashton Kutcher fue sentenciado por sus brutales asesinatos en 2001 y 2005, en Los Ángeles. El testimonio del actor fue crucial para el caso.

Michael Gargiulo, un asesino serial conocido como “El destripador de Hollywood”, fue condenado a muerte en el estado de California por el asesinato de dos mujeres a principios de la década de 2000, incluida una ex novia de Ashton Kutcher, con quien el actor iba salir en la noche del crimen. La sentencia, retrasada por por la pandemia, se produce casi dos años después de que un jurado declarara lo culpable y recomendara su ejecución.

Entre sus víctimas se encuentra Ashley Ellerin, quien fuera novia del actor estadounidense. En 2001, fue encontrada sin vida en su casa de Hollywood con 47 puñaladas en cuello, pecho, espalda y estómago. Kutcher, de 43 años, fue uno de los testigos en el juicio.

Gargiulo no será ejecutado por ahora debido a que California dispuso una moratoria de las ejecuciones en 2019. Ningún detenido ha sido ejecutado en ese estado desde 2006.

Fue condenado en agosto de 2019 por el asesinato en 2001 de Ashley Ellerin, de 22 años, y el asesinato en 2005 de Maria Bruno, de 32, a quien le cortó los senos y le sacó sus implantes. Fue hallada mutilada con 17 puñaladas. También fue declarado culpable de intento de asesinato de Michelle Murphy, quien fue brutalmente atacada en su apartamento de Santa Mónica en 2008. La víctima logró escapar. En su cuerpo se encontró sangre que coincidió con el ADN de Gargiulo. La mujer fue el testigo clave en el juicio.

El fiscal Dan Akemon aseguró que agredía a mujeres que vivían cerca de él y esperaba pacientemente el momento de atacar. Se trató de “asesinatos cuidadosamente planeados”, dijo. “Su pasatiempo era planear la oportunidad perfecta para atacar a las mujeres”.

En tanto, el juez de la Corte Superior de Los Ángeles, Larry P. Fidler, calificó los crímenes de Gargiulo, de 45 años, de “depravados y aterradores” al dictar la sentencia. “Dondequiera que el señor Gargiulo iba, la muerte y la destrucción lo seguían”, afirmó.

Por su parte, el condenado volvió a declararse inocente ante el tribunal y se quejó de que sus abogados le impidieran subir al estrado en su defensa. “Voy a ir al corredor de la muerte injustamente. Quería declarar, pero me hicieron callar”, dijo Gargiulo.

Se espera que Gargiulo sea extraditado a Illinois para ser juzgado por el asesinato en 1993 de Tricia Pacaccio, de 18 años. El padre de la víctima encontró a la joven desangrada en la puerta de su casa, con las llaves de la casa todavía en la mano, de acuerdo a medios locales.

El 21 de febrero de 2001 Gargiulo asesinó a Ellerin tras irrumpir en su casa de Los Ángeles cuando la joven se duchaba. La noche del crimen tenía una cita con Kutcher.

El actor, que en ese momento estaba en la comedia televisiva “That 70′s Show”, testificó en el juicio que llegó tarde para recoger a Ellerin, pero la había estado llamando repetidamente para hacerle saber que estaba retrasado. Cuando finalmente llegó a su puerta, ella no respondió y él se fue pensando que lo había plantado. Antes de irse, miró a través de una ventana y vio lo que pensó que era manchas de vino tinto derramado en el piso.

“La cagué”, aseguró durante el juicio el actor, quien admitió que se retrasó dos horas para la cita que tenía con la joven, lapso de tiempo en que tuvo lugar el crimen.

El cadáver mutilado de Ashley fue hallado a la mañana siguiente por la compañera de piso.

“Creemos que acababa de salir de la ducha y se estaba preparando para salir con el Sr. Kutcher cuando fue atacada por la espalda”, dijo el fiscal adjunto del distrito del condado de Los Ángeles durante las declaraciones iniciales del juicio en 2019.

Según Dan Akemon, la cronología aportada por Kutcher redujo el tiempo del crimen a “una diminuta oportunidad para que alguien se metiera en la casa y la asesinara”.

Los fiscales dijeron que Gargiulo apuntó a mujeres jóvenes y atractivas y lo apodaron el “vecino asesino” porque vivía cerca de todas sus víctimas y las observaba antes de lanzar sus ataques. Pero se ganó el apodo “The Hollywood Ripper” de los medios de comunicación.

Las víctima de Michael Gargiulo (Photo by Al Seib-Pool/Getty Images)

‘I’M INNOCENT’ ‘Hollywood Ripper’ Michael Gargiulo is sentenced to death for murder of Ashton Kutcher’s ex-girlfriend and second woman

A MAN dubbed the “Hollywood Ripper” was sentenced to death on Friday for murdering two women, including Ashton Kutcher’s then-girlfriend.

Michael Gargiulo’s crimes were “vicious and frightening,” according to Los Angeles Superior Court Judge Larry P. Fidler who sentenced the 45-year-old to death.

“In this case, everywhere that Mr. Gargiulo went, death and destruction followed him,” Fidler said, according to New York Daily News.

Gargiulo was convicted in August 2019 for murdering Ashley Ellerin, 22, in 2001 and Maria Bruno, 32, in 2005 – but at his sentencing, he argued he shouldn’t have been convicted.

“I’m innocent. I’ve been framed by tunnel-vision detectives,” Gargiulo said.

Daniel Nardoni, one of Gargiulo’s lawyers, objected to the sentence, saying “it’s not right to execute a mentally ill person.”

Deputy District Attorneys Dan Akemon and Garrett Dameron objected to reducing the sentence.

The former bouncer, air-conditioner repairman, and aspiring actor was also found guilty of attempted murder in an attack on a Santa Monica woman in 2008.

Ellerin, who was dating Kutcher at the time, was found in her Hollywood home with 47 stab wounds.

The impact of the stab wounds had nearly decapitated her.

She was set to go on a date with Kutcher that night, who was then an up-and-coming actor.

In testimony given at Gargiulo’s trial, Kutcher said he was late to pick up Ellerin but had been calling her repeatedly to let her know.

It wasn’t until he got to her Hollywood Hills door that Kutcher thought he had been stood up when she didn’t answer – but she had been killed instead.

Kutcher testified that he looked through her window to see what he thought was red wine on the floor, thinking she had left already without him. Catherina Gioino