“Hacer las cosas bien te lleva al éxito” / José Germán Linares: the busiest handy man in town

Por Guillermo Rojas y Victoria Lis Marino | Tulsa, OK

Cuentan que cuando llega el verano, el teléfono le suena de sol a sol, es que los clientes vip de Tulsa sólo lo quieren a él: el mejor reparador de aire acondicionado y calefacción de la ciudad, “José Germán Linares”.

El mexicano nacido en Hildalgo se ganó la fama de ser el empleado más elegido por los ricos y famosos, y no lo niega. “Trabajamos de boca en boca, en base a las recomendaciones de la gente y ¡nos hemos topado con gente importante en Tulsa! Y si uno va con los peces gordos, los peces gordos generan más recomendaciones”, explicó el Hidalguense sobre su rotundo éxito.

Pero el señor Linares es mucho más que el Handy man de la alta sociedad, es un hombre dispuesto a servir donde lo llamen con una sola meta: satisfacer al cliente: “Acá cobramos lo justo, no es mi intención hacerme millonario de la noche a la mañana, sólo quiero clientes contentos”, afirmó.

Linares llegó desde México hace 18 años y desde que cruzó la frontera defendió un lema de trabajo que lo llevó bien lejos: “hacer las cosas bien”. “Soy una persona sencilla y honesta y creo que hay que hacer las cosas bien para triunfar porque eso es lo que la gente ve”, aseguró.

En Tulsa se dedicó de lleno a los servicios de la construcción, y hoy tiene su pequeña empresa de instalación de aires acondicionados y calefacción al mismo tiempo que trabaja como subcontratista de varias empresas de la ciudad para remodelar casas, ventanas, puertas y hacer techos.

No obstante, tanto trabajo a veces genera otros problemas como los de la vida conyugal. Desde que amanece estamos afuera, sólo veo a mis hijos cuando los dejo en la escuela y después cuando vuelvo ya están durmiendo”, aseguró, añorando pasar más tiempo con su familia, a conciencia de que en el verano es casi imposible. 

Linares es un gran modelo para todos los hispanos de Tulsa, un hombre que a fuerza de trabajo duro consiguió una buena posición. Hoy sigue soñando con trabajar menos para compartir más tiempo con sus hijos y algún día llevarlos a las puertas de la universidad. “Quiero que mis hijos vayan a la universidad y poder verlos los fines de semana, esperar con ansias las vacaciones de diciembre y el día del padre”, deseó.

A quienes recién empieza Linares aconseja ir “despacito” y siempre con la cabeza en alto. “Nunca pierdan las esperanzas, yo llegué y me puse a hacer trabajo pesado sin peros, y así conseguí superarme, así se llega a lo alto de la pirámide”. (La Semana)

José Germán Linares

José Germán Linares: the busiest handy man in town

By Guillermo Rojas and Victoria Lis Marino | Tulsa, OK

Some say that when summer comes, his phone rings from dawn till dusk. The VIP clients of Tulsa only want him: the best repair guy for air conditioning and central heating in town, José Germán Linares.

This Mexican born and raised in Hidalgo has earned the fame of being the most beloved employee of the rich and famous, and he doesn’t deny it.

“We work by word of mouth, based on people’s recommendations, and we have crossed paths with very important people in Tulsa. If you work with big fish, they will recommend you better,” he explained about his success.

But Mr. Linares is much more than the handy man of the high society, he is a man willing to serve where duty calls with only one goal: satisfying the client.

“Here we charge only what’s fair, I don’t intend to become a millionaire overnight, I just want to see happy clients,” he stated.

Linares came from Mexico 18 years ago, and since he crossed the border, he defended a motto that has paid off: “doing things properly.”

“I am a humble and honest person and believe fervently you need to do things right to triumph, because that’s what people see,” he claimed.

In Tulsa Linares soon started working in the construction industry, and today he owns a little company of heating and air conditioning while he still works as a subcontractor for other companies in town in charge of renovation services for houses, apartments, roofing, etc.

Still, too much work sometimes creates other troubles, especially at home.

“I am out of the house when the sun rises, and only see my kids when I drive them to schools and when they are in bed,” he said with a hint of sadness, longing to spend more time at home.

Linares has turned into a great role model for all Hispanics in Tulsa. A man who through hard work and honesty has made himself prosperous. Today he dreams of working less to build more memories with his family, and someday be able to send his kids to college.

“I want my children to go to university and see them on weekends, waiting all year for winter break and Father’s Day,” he said.

To all those who are starting their businesses, Linares has only one piece of advice: go step by step, keeping always your head up high.

“Never lose hope — I came here and worked at everything I could with no ‘buts,’ and eventually grew,” he said. “That’s how you climb to the top of the pyramid.” (La Semana)