Las víctimas mortales por el atentado en Kabul sobrepasa el centenar

El número de muertos por los ataques del jueves en el aeropuerto de Kabul ya supera el centenar. La mayoría son afganos que pugnaban por huir del país y hasta el momento hay 13 estadounidenses, todos soldados, que custodiaban la Abbey Gate, uno de los accesos.

Funcionarios dijeron que hay 95 afganos muertos, aunque otras fuentes estiman un número mayor. Además, hay al menos otros 140 heridos por el doble atentado perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico del Korasan (ISIS-K, por sus siglas en inglés).

Este viernes se reanudaron los vuelos de evacuación, mientras varios países, entre ellos el Reino Unido, ya advirtieron que están en las últimas horas de la operación.

El doble ataque suicida ocurrió ayer después de días en los que los gobiernos de varios países habían alertado de la posibilidad de atentados en el aeropuerto, donde miles de personas trataban entre empujones de acceder a alguno de los vuelos de evacuación desde la toma de la capital afgana por los talibanes el pasado 15 de agosto.

Las explosiones tuvieron lugar a media tarde, y pronto se divulgaron en las redes sociales imágenes de decenas de cuerpos ensangrentados y mutilados en un canal con agua situado en la periferia del aeródromo, donde muchos civiles llevaban días intentando que las fuerzas de seguridad se apiadasen de ellos y les permitieran entrar.

Horas más tarde, la rama afgana del grupo yihadista Estado Islámico reivindicó el ataque, aunque solo se hizo eco de una de las explosiones, perpetrada por uno de sus combatientes, que logró pasar inadvertido a través de los controles de seguridad “de las fuerzas estadounidenses y de la milicia talibán alrededor de la capital”.

El principal portavoz talibán, Zabihulla Mujahid, condenó “enérgicamente el ataque a civiles en el aeropuerto de Kabul, que tuvo lugar en una zona donde las fuerzas estadounidenses son responsables de la seguridad”.

Se trata del primer ataque de este tipo desde que los talibanes tomaron el control del país el pasado 15 de agosto con la toma de la capital afgana, pese a los rigurosos controles de seguridad de los islamistas en toda la ciudad.

Este viernes, varios países, entre los que se encuentran España o Australia, dieron por concluidas las operaciones de evacuación en Kabul.

Joe Biden dijo que EEUU responderá “con fuerza” al atentado

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió el jueves “perseguir” a los autores de los atentados suicidas con bomba en Kabul. “Para aquellos que ejecutaron este ataque, así como para cualquiera que le desee daño a Estados Unidos, sepan esto: no perdonaremos. No olvidaremos. Los perseguiremos y los haremos pagar”, dijo.

Estados Unidos responderá “con fuerza y precisión”, afirmó, luego de que el grupo terrorista ISIS-K se atribuyera el mortal atentado.

En un discurso solemne a la nación desde la Casa Blanca, Biden llamó “héroes” a los militares estadounidenses abatidos y dijo que la misión de evacuación de Kabul continuará hasta el próximo martes, cuando se prevé la retirada final de las tropas militares de Estados Unidos.

“No seremos disuadidos por terroristas. No les permitiremos detener nuestra misión. Continuaremos la evacuación”, aseguró el mandatario demócrata.

Biden reconfirmó también que no moverá esa fecha límite del 31 de agosto para completar la salida de Afganistán tras dos décadas de guerra. “No seremos disuadidos por terroristas. No les permitiremos detener nuestra misión. Continuaremos la evacuación”, dijo Biden en un discurso televisado.

At Least 13 U.S. Troops and 90 Afghans Killed in Attack Outside Kabul Airport

Two large explosions ripped through crowds outside Hamid Karzai International Airport in Kabul on Thursday, killing 11 U.S. Marines, one Navy medic, and dozens of Afghans, according to a Pentagon spokesperson. Fifteen more service members have been injured, and the Wall Street Journal reports that at least 60 Afghans are dead. Officials said that at least one of the blasts appeared to be the work of a suicide bomber. In an address on Thursday, Biden stated that ISIS-K — the Afghanistan branch of Islamic State — was responsible for the attack. The group has also claimed responsibility.

One of the explosions took place at Abbey Gate, a main entrance to the airport, and the other at the Baron Hotel nearby. There were reportedly sounds of gunfire in the aftermath of the attack. At least 60 people have been transferred to a nearby hospital. U.S. intelligence officials had warned in recent days of imminent violence from ISIS, a sworn enemy of the Taliban.

Taliban spokesman Suhail Shaheen said, “We strongly condemn this gruesome incident and will take every step to bring the culprits to justice.”

“I saw a baby girl and I looked at her and I picked her up,” an Afghan interpreter who witnessed the blast described to CBS News. “I took her to the hospital, but she died on my hands. What’s going on right now is heartbreaking. This whole country is falling apart.”

As thousands of Afghans have amassed at the airport in an effort to flee the country since the Taliban takeover earlier this month, the U.S. and U.K. recently warned that an attack could be imminent, while Belgium suspected it would take the form of a suicide bomber.

The U.S. military deaths are the first in the country since early 2020, when then–President Trump negotiated a peace deal with the Taliban. Twelve killed in action also marks the deadliest day of the U.S. occupation since 2011. Around 1,500 Americans still remain in Afghanistan, Secretary of State Antony Blinken said Wednesday — days before Biden’s deadline for all U.S. forces to withdraw from the country. The U.S. has now evacuated and facilitated the evacuation of approximately 95,700 people since August 14.

Responding to the attack in an address on Thursday afternoon, President Biden said that he has directed the Pentagon “to develop operational plans to strike ISIS-K assets, leadership, and facilities.” He added that the U.S. “will not be deterred by terrorists” and “will continue the evacuation.”
By Paola Rosa-Aquino and Matt Stieb