De Lucero a Salma Hayek: las famosas latinas que han dicho no al botox y las cirugías estéticas

Estas artistas disfrutan de su imagen y su cuerpo al natural, algo fuera de lo común en la industria del entretenimiento

Para las mujeres que están en el medio artístico, el estar en constante exposición hace que se preocupen mucho por su figura y su físico. Una de las característica de la industria del entretenimiento es la gran exigencia hacia las actrices y cantantes por permanecer bellas, incluso contra el inevitable paso del tiempo.

Debido a ello, muchas recurren a intervenciones quirúrgicas para modificar su rostro, su peso y la forma de su cuerpo, así como inyecciones que alisan la piel y renuevan la juventud. Sin embargo, existen quienes se rebelan contra estos mandatos y eligen envejecer sin un bisturí de por medio.

Estas artistas demuestran que presumir arrugas y cambios de peso es algo natural y digno entre las mujeres, y que cada quien puede decidir cómo cuidar su propio cuerpo.

Lucero

Lucero Hogaza León, también conocida como “Lucerito”, comenzó su carrera cuando apenas tenía 10 años en los programas infantiles Chiquilladas y Alegrías de mediodía.

Debido a que empezó a aparecer en televisión desde muy temprana edad, ha logrado consolidar una prolífica carrera como actriz y cantante.

La cúspide de su carrera llegó cuando tenía 20 años, en el año de 1989, cuando protagonizó novelas como Cuando llega el amor y la icónica novela Lazos de amor, en donde protagonizó a tres mellizas.

A la par, también creció como cantante, ya que estrenó sencillos como Corazón a la deriva, Tanto y Cuéntame, canciones que la posicionaron mundialmente.

A pesar de que desde 2012 no ha protagonizado ninguna novela en México, el público la ha seguido muy de cerca, por lo que su figura y su físico han sido un tema central de conversación.

Sin embargo, el diversas ocasiones, “La Novia de América” ha compartido la razón por la que no ha recurrido al bisturí.

“Me siento contenta de cómo es mi cuerpo y cómo es mi cara, y siento que tiene mucho que ver con cómo es mi genética y con mi herencia, y con lo que yo he cuidado mi alimentación, mi ejercicio”, expresó durante una conferencia de prensa.

En diversas ocasiones, “Lucerito” ha dejado en claro que está en contra de las intervenciones estéticas, sobre todo porque es un tema que en ella genera temor.

“A mí me da miedo, yo la verdad prefiero ser más natural. Yo no creo que haya una mujer de 50 años que tenga menos arrugas que yo. Si hay mujeres con menos arrugas que yo es que traen mucho botox y se ven muy raras”, se sinceró para una entrevista con Sale el Sol.

Además, ha demostrado que no le molesta mostrarse al natural, sin maquillaje ni peinados, por lo que recibido diversos cuestionamientos. “¿Qué voy a esconder? Todo el mundo sin maquillaje nos vemos diferentes, todas las mujeres tenemos defectos y virtudes”, sentenció durante la misma entrevista.

Lucero no está peleada con el paso del tiempo, al contrario, está consciente de que el físico de una mujer puede cambiar mucho al paso de los años.

“Mucha gente me conoce desde hace mucho tiempo y es lógico el paso del tiempo, no puedo un día amanecer y de repente ya no tener ni una sola arruga”, expresó la actriz de 52 años.

“Algún día estaré viejita y muy arrugadita y ya no me pondré bikini, me pondré traje de baño completo”, bromeó la cantante, quien recién regresó a la televisión como jueza en el show El Retador.

Salma Hayek

Una de las mujeres mexicanas que ha logrado conquistar al mundo con su talento e increíble capacidad histriónica es Salma Hayek Jiménez.

Nacida en Coatzacoalcos, Veracruz, el 2 de septiembre de 1966, es una de las cinco actrices latinoamericanas nominadas como mejor actriz al Premio Óscar.

Sin embargo, algo que desde siempre ha llamado la atención de ella es su peculiar belleza: una piel morena perfecta, una figura esbelta, un rostro fino y unos preciosos ojos cafés oscuros.

Ese impactante físico se dejó notar en películas como From Dusk Till Dawn del director Quentin Tarantino, así como en su papel más importante, la personificación de la pintora Frida Kahlo en 2002.

En realidad, Hayek ha vivido su carrera sin hacer mucho caso a las especulaciones sobre si se ha intervenido quirúrgicamente para encajar mejor en los estereotipos de mujer madura.

Hasta 2019, Salma se decidió a hablar por primera vez del tema para la revista de lujo Town&Country: “No he hecho nada. No sé cómo explicarlo”, fueron las palabras con las que hizo de lado los rumores.

Incluso, se animó a bromear sobre ello: “A veces bebo agua, pero hay días en que no lo hago”. Pareciera entonces que gran parte de ese atractivo suyo viene de su personalidad.

“Tiene una confianza y un poder increíbles”, confesó el diseñador Joseph Altuzarra, quien confeccionó el precioso vestido que Hayek portó en la pasarela Met Gala del 2018.

Sin embargo, a pesar de su espectacular figura que conserva a los 54 años, no todo ha sido fácil para una latina en el mundo extranjero, pues también ha sido objeto de comentarios racistas tras casarse con el millonario François-Henri Pinault.

“Mucha gente está muy sorprendida de que me haya casado con quien me casé. Y ahora algunas personas incluso se sienten intimidadas por mí “, compartió Hayek para Town&Country.

“Pero es otra forma de mostrar el racismo. No pueden creer que esta mexicana haya terminado en la vida que tiene y se sienten incómodos conmigo “, finalizó la protagonista de Eternals.

A pesar de no haberse hecho ninguna intervención, Ana de la Reguera luce hermosa a sus 44 años. (Foto: @adelareguera/ Instagram)

Ana de la Reguera

Anabell Gardoqui de la Reguera, mejor conocida como Ana de la Reguera, es una actriz veracruzana que ha participado en cine, teatro y televisión.

Actuó en la telenovela Azul en 1996 a lado de Kate del Castillo, Armando Araiza y Keiko, así como en Pueblo chico, infierno grande al año siguiente junto a Verónica Castro.

También participó en novelas como Tentaciones, Cara o Cruz y Desencuentro.

Su carrera en el cine comenzó en la película Por la libre, pero su papel más importante y por el que fue reconocida mundialmente fue “La Hermana Encarnación” en Nacho Libre.

A sus 44 años, Ana de la Reguera ha demostrado ser una de las actrices más naturales de la industria, pero no precisamente por voluntad.

En 2016, De la Reguera reveló la razón por la que no puede someterse a cirugías estéticas: “Yo no puedo, porque tengo cicatrización queloide y no me puedo operar nada, entonces por eso me cuido y más que nada lo que trato es prever”.

Sin embargo, durante una entrevista a medios en la presentación de la película Las Aparicio, también compartió que debido a que no puede intervenir su rostro, sí mantiene una rutina estricta para mantenerse sana.

“Me hago faciales, me hago muchos faciales. Voy al dermatólogo, me limpio la cara todas las noches. Sí sigo un régimen para no tenerme que tocar la cara y estarme operando”, comentó Ana de la Reguera.

Victoria Ruffo

Victoria Ruffo, una de las más grandes referencias de las telenovelas mexicanas, es otra de las mujeres que han decidido no recurrir a ningún método de belleza que tenga que ver con un quirófano.

La protagonista de Corona de lágrimas empezó su carrera en 1980, cuando tenía 15 años, por lo que el mundo del espectáculo la ha visto crecer y envejecer.

Actualmente, Ruffo tiene 59 años, y su belleza y talento siguen impresionando a más de uno. Sin embargo, a pesar de los cambios que sobrevienen con la edad, la actriz no considera necesaria una intervención quirúrgica.

“Yo sé que el día de mañana te aparece un espejo y dices ‘Ay, no me gusta esto’, pues para eso existen las cirugías. Pero mi abuela me daba muchos consejos”, reveló en el 2015 durante una entrevista para El Gordo y la Flaca.

La protagonista de La Madrastra compartió que lo único que hace es no dormirse desmaquillada ni usar jabones en la cara, pero fuera de ahí, no piensa mucho en ello. “Nunca he sido una gente vanidosa, creo que lo que menos tengo es eso”, comentó.

En 2016, durante una entrevista radiofónica con Maxine Woodside, incluso confesó la verdadera razón por la que nunca ha recurrido al bisturí.

“Me da mucho miedo, yo soy muy coyona para las inyecciones y los quirófanos, y todo eso, pero no puedo decir que no lo voy a hacer porque igual mañana decido que sí, yo creo que somos libres de hacer lo que se nos pegue la gana, pero soy miedosa”, compartió la madre de José Eduardo Derbez.

Así, Victoria Ruffo ha dejado en claro que lo más importante para ella no es la apariencia, pues aunque es una carta de presentación importante, lo que verdaderamente tiene relevancia es lo que se demuestra en los escenarios.

Angélica Vale

Angélica Vale es una famosa actriz, imitadora, comediante y cantante mexicana que ha logrado conquistar al público de diversos países por su carisma.

Su carrera comenzó en 1975, cuando apenas tenía dos meses de edad, pues su madre es la primera actriz Angélica María, quien la introdujo al mundo del espectáculo desde que nació.

Desde muy pequeña demostró su gran talento en los escenarios, por lo que ha participado en más de nueve obras teatrales, aunque también ha tenido una importante participación en las novelas.

Algunas telenovelas que han marcado su carrera son Lazos de amor, Bendita mentira, Amigas y rivales y su papel estelar en La fea más bella.

Debido a su cercanía con el mundo del espectáculo, “La Vale” ha sido cuestionada en diversas ocasiones sobre si se ha hecho alguna operación.

Sin embargo, ha sido muy clara en su postura: “Odio las operaciones, odio el dolor, ¡Odio!”, exclamó en un video que subió en compañía de su madre en Youtube.

La famosa actriz de El privilegio de mandar opinó que no le gustan para nada los resultados a largo plazo de las operaciones, pues piensa que la gente pierde su esencia. “Es mejor envejecer con gracia, que envejecer desgraciadamente”, bromeó “La Vale”.
Lo que sí ha tenido es un gran complejo por su peso, pues reveló desde cuándo esa es una de sus más grandes complicaciones. “He tenido todo ese problema por la telenovela Soñadora”, confesó, pues interpretó a una mujer con bulimia.

“Yo que siempre he tenido complejo de gorda, porque siempre ha sido más el complejo que la fama que me han hecho que lo gorda que he estado, realmente lo más gorda que estuve fue después de mi hijo Daniel”, compartió la actriz de Las vías del amor.

A pesar de todo, también dejó en claro que ha superado esa etapa y ha aprendido a quererse como es. “Primero hay que entender que todas tenemos distintos cuerpos y todos los cuerpos son hermosos”, concluyó.