Alerta en Latinoamérica: las noticias falsas en internet aumentan un 50% / Measuring the Impact of Misinformation, Disinformation, and Propaganda in Latin America

ESET menciona que Ecuador, Colombia y Guatemala lideran la lista de cantidad de hashes relacionados a campañas de phishing en 2021

La desinformación y las noticias falsas aumentaron en más del 50% después del severo confinamiento del año pasado. En particular, lo hicieron en torno a cuestiones políticas, gubernamentales y de salud. Así lo refleja el último informe publicado por ESET, que analiza la evolución del ciberdelito a lo largo del segundo semestre de 2020.

Según esta información, las redes sociales como Twitter, Facebook, WhatsApp y Telegram son los principales temas populares de las fake news. El modus operandi de los difusores de desinformación se centra en identificar una situación relevante con intereses sociales y/o políticos.

Luego generarán material falso y esto se transmitirá a los grupos destinatarios que pueden proporcionar la verdad a esta información. Algunos grupos también transmitirán noticias falsas en Internet para llegar a más personas e influir en ellas.

De hecho, la empresa de ciberseguridad advierte que estas acciones pueden polarizar a la población, afectar la seguridad nacional e interferir con los intereses nacionales, entre otros factores. Por este motivo, se recomienda recopilar la información e informarse siempre en los portales oficiales.

Los desafíos del trabajo híbrido

Trabajar desde casa y llegar a la oficina en unos días se convertirá en una realidad para la mayoría de las empresas. A pesar de que la tendencia del teletrabajo prevaleció durante la pandemia, una vez que volvieron las reuniones presenciales, muchas empresas optaron por mantener este modelo de trabajo, aunque en una versión híbrida.

Los datos de un estudio de Factorial muestran que más de 60 empresas implementarán el modelo de trabajo híbdrido. Además, de la mayoría de estas empresas, el 59,2% cita la diversidad de género como factor decisivo para atraer y retener más talento dentro de la empresa.

Sin embargo, el trabajo híbdrido plantea una serie de desafíos para las empresas. Según una investigación realizada por Factorial, el principal problema es la comunicación en el 59,2% de los casos y las molestias legales en el 34,7%.

Otros problemas de esta modalidad de trabajo son los servicios en la nube. Este riesgo puede permitir que hayan accesos no autorizados, amenazas en las nubes internas, interfaces inseguras, problemas derivados de uso de las tecnologías compartidas, fuga de información, suplantación de identidad, desconocimiento del entorno y por supuesto, se expone a ser hackeado.

También se tiene el riesgo de los equipos móviles y redes inseguras. El escenario más común es una red Wi-Fi abierta en lugares públicos, donde los ciberdelincuentes pueden aprovecharla para robar información sensible de los dispositivos o incluso tomar el control de ellos.

Los beneficios del trabajo híbrido

Sin embargo, se ha demostrado que la combinación de trabajar desde casa y en la oficina también proporciona enormes beneficios a las empresas. Uno de ellos se refería al compromiso de los empleados, en 70,4% casos; y con la gestión del tiempo, un 48% más.

Se menciona el trabajo híbrido como una oportunidad para reducir el absentismo en las empresas. 87.8% de las empresas se aseguran de considerar la posibilidad de ofrecer a los futuros empleados un trabajo mixto como un beneficio adicional.

Pishing en Latinoamérica

El phishing es el delito de hacer que las personas compartan información confidencial como contraseñas y números de tarjetas de crédito. Las víctimas reciben correos electrónicos o mensajes de texto que imitan (o “suplantan”) a una persona o entidad de confianza, como un colega, un banco o una oficina gubernamental.

Cuando las víctimas abren un correo electrónico o un mensaje de texto, encuentran un mensaje destinado a asustarlas, a socavar su buen juicio al incitar al miedo. El mensaje pide a la víctima que visite un sitio web y actúe de inmediato o sufra las consecuencias.

Si el usuario cae en la trampa y hace clic en el enlace, será llevado a un sitio web que copia el sitio web legítimo. Desde allí, se le pedirá que inicie sesión con su nombre de usuario y contraseña. Si es lo suficientemente ingenuo como para hacerlo, los datos de inicio de sesión llegarán al atacante, quien los usará para robar identidades, robar cuentas bancarias y vender información personal en el mercado negro.

Según datos recopilados por ESET, Ecuador (38% del total), Colombia (25%) y Guatemala (13%) lideran la lista de cantidad de hashes (algoritmo matemático que transforma cualquier bloque arbitrario de datos en una nueva serie de caracteres con una longitud fija) relacionados a campañas de phishing en 2021.

Measuring the Impact of Misinformation, Disinformation, and Propaganda in Latin America

In July 2020, Global Americans—in collaboration with four regional partner organizations: Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL, Buenos Aires, Argentina), Medianálisis (Caracas, Venezuela), Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (Monterrey, Mexico), and Universidad del Rosario (Bogotá, Colombia)—launched a research project dedicated to understanding the dissemination of disinformation, misinformation, and propaganda in Latin America and the Caribbean.

Over the past 16 months, these four teams engaged in extensive qualitative and quantitative research and social media monitoring in order to gain insights into the misinformation and disinformation landscapes in Argentina, Chile, Colombia, Mexico, Peru, and Venezuela. Global Americans would like to thank the U.S. Department of State for its support of this research.

In light of the COVID-19 pandemic, our regional partners conducted analyses of various media outlets and social media platforms in order to determine how information regarding public health statistics, vaccines, and pandemic policy responses is disseminated among and consumed by Latin American audiences. They also engaged in country-specific case studies pertaining to social media activity surrounding elections, social unrest, diplomatic disputes, and other phenomena of urgent import to the six countries covered by the project. All four regional partners found evidence that, considering regional variance and experimental assumptions of representative sampling via social media networks, demonstrates the ubiquity of both foreign-state and domestic efforts to influence public discourse on a multitude of topics both global and local. These findings underscore the need for widespread public access to verified, authentic information in both the traditional press and on social media, in order to promote social stability and governmental integrity and transparency.

On August 26, Global Americans convened a seminar for journalists, academics, and private sector and civil society leaders from across the Western Hemisphere in order to share the project’s findings, discuss the challenges posed to a free press and open societies by disinformation, misinformation, and propaganda, and to establish a knowledge-sharing network at the front lines of identifying, analyzing, and combatting misinformation, disinformation, and propaganda in Latin America and the Caribbean.

Global Americans is proud to serve as a resource to help promote transparency, veracity, and tested, productive strategies to help mitigate the debilitating consequences of misinformation, disinformation, and propaganda. In order to aid journalists, academics, civil society activists, and media consumers writ large, we have compiled a collection of resources to help determine the origins and accuracy of media content so that we all might be better informed and equipped citizens and media consumers.

more information in source original