Aumento de precios perjudica a las familias hispanas / Rising prices hurting Hispanic families

Por William R. Wynn | TULSA, OK

Ya sea que llene su auto de gasolina o ponga comida en la mesa, casi todo cuesta más en estos días. De hecho, en octubre de 2021, los precios subieron un 6,22 por ciento de media, en comparación con el mismo periodo de hace un año. Los estadounidenses están experimentando la inflación más alta de los últimos tiempos, y aunque está lejos de ser la peor inflación de la historia, ésta es ciertamente la peor vista aquí en más de 30 años. Los hispanos, que estadísticamente cobran menos que sus homólogos blancos y tienden a trabajar en puestos peor pagados, se están viendo especialmente afectados por la subida de precios.

Con el clima más frío, la demanda de gas natural y fuel siempre aumenta, pero este año los precios son aproximadamente un 50% más altos que hace un año, al igual que la gasolina. La energía en su conjunto ha subido un 30%.

Si necesita sustituir su vehículo, este año tendrá que pagar mucho más por hacerlo. Los vehículos nuevos han subido un 9,8%, y los autos y camiones usados un sorprendente 26,4%. Unido al aumento del coste del combustible, el transporte en general subió un 4,5%.

Pero uno de los primeros lugares donde las familias ven un aumento de los precios es en la tienda de comestibles, ya que los alimentos suben en general un 6,2%. A la cabeza de la subida está la carne, que ha subido un 14,5% de media en comparación con el año pasado por estas fechas. El pollo, la ternera y el cerdo han subido mucho, y los productos lácteos y los huevos también han aumentado. Los huevos han subido un 29,3%, la carne de vacuno -según el tipo- entre un 17,7% y un 28,7%, el bacon un 27,9%, las chuletas de cerdo un 14,2%, las pechugas de pollo un 9,1%, el azúcar un 12,5%, la leche un 8,4% y el café un 6,1%, según cifras facilitadas por marketwatch.com.

Las verduras no se han visto tan afectadas por la inflación, en gran parte gracias a las importaciones de México. Sin embargo, los productos especiales y otros consumibles que se importan de Asia son mucho más altos, y muchos artículos han tenido que ser descartados debido al retraso en el procesamiento de los contenedores de envío en los puertos de Estados Unidos.

Conscientes de que el aumento está perjudicando a la comunidad, los negocios centrados en los hispanos, como Supermercados Morelos, están haciendo todo lo posible para mantener los precios bajos para sus clientes, y han absorbido muchos de los aumentos siempre que ha sido posible.

Pero el dolor no se detiene en la caja del supermercado. Las comidas navideñas costarán más, los regalos navideños también serán más caros este año. Eso suponiendo que pueda encontrar los regalos que busca, ya que la crisis del transporte de mercancías provoca escasez y retrasos mientras los minoristas luchan por llenar sus estanterías.

¿Cuál es la causa de los precios tan altos de este año? Los expertos afirman que hay una serie de factores que conforman una “tormenta perfecta” inflacionista. La pandemia en curso tiene sin duda gran parte de la culpa, en parte debido a los cierres del año pasado y al impacto en el mercado laboral. En todos los sectores, los salarios son más altos, lo que se traduce en un aumento de los precios al consumo.

El cambio climático también es un factor, ya que las inundaciones y las sequías provocan la miseria de los agricultores, tanto aquí como en el extranjero.

La buena noticia es que la inflación acabará bajando, pero la mala es que es probable que las cosas empeoren antes de mejorar. Los economistas consideran que los consumidores de EE.UU. no verán un alivio significativo hasta finales del próximo año. (La Semana)

Rising prices hurting Hispanic families

By William R. Wynn | TULSA, OK

Whether you’re filling your car with gas or putting food on the table, just about everything costs more these days. In fact, as of October 2021, prices rose 6.22 percent on average, compared to the same period a year ago. Americans are experiencing the highest inflation in recent memory, and while far from the worst inflation ever, this is certainly the worst seen here in over 30 years. Hispanics, who statistically are paid less than their white counterparts and tend on average to work in lower paying positions, are being hit especially hard by the higher prices.

With the cooler weather, demand for natural gas and fuel oil always increases, but prices this year are roughly 50% higher than a year ago, as is gasoline. Energy as a whole is up 30%.

If you need to replace your vehicle, you will have to pay a lot more to do so this year. New vehicles are up 9.8%, and used cars and trucks are up by an astonishing 26.4%. Tied to the rising cost of fuel, transportation in general is up 4.5%.

But one of the first places families see an increase in prices is at the grocery store, with food up overall by 6.2%. Leading the surge is meat, which has risen 14.5% on average compared to this time last year. Chicken, beef, and pork are all much higher, with dairy products and eggs also increasing. Eggs are up 29.3%, beef – depending on the type – is up between 17.7% and 28.7%, bacon is up 27.9%, pork chops are up 14.2%, chicken breasts are up 9.1%, sugar is up 12.5%, milk is up 8.4%, and coffee is up 6.1%, according to numbers provided by marketwatch.com.

Vegetables have not been hit quite as hard by inflation, largely thanks to imports from Mexico. However, specialty produce and other consumables that are imported from Asia are much higher, and a lot of items have had to be discarded due to the backlog in processing shipping containers in U.S. ports.

Recognizing how much higher prices are hurting the community, Hispanic focused businesses like Supermercados Morelos are doing everything they can to keep prices down for their customers, and have absorbed many of the increases whenever possible.

But the pain doesn’t stop in the grocery check-out lane. Holiday meals will cost more, but holiday gifts will be more expensive this year as well. That is assuming you can find the gifts you are looking for, with the cargo shipping crisis causing shortages and delays as retailers struggle to fill their shelves.

What is causing such high prices this year? Experts say there are a variety of factors amounting to an inflationary “perfect storm.” The ongoing pandemic certainly bears much of the blame, in part due to the lockdowns of last year and the impact on the labor market. In every sector, wages are higher, which translates to higher consumer prices.

Climate change is also a factor, with floods and droughts causing misery for farmers both here and abroad.

The good news is that inflation will drop eventually, but the bad news is that things are likely to get worse before they get better. Economists currently are looking towards the end of next year before consumers in the US see any significant relief. (La Semana)