Comer vegetales no es suficiente para reducir el riesgo cardíaco, según los científicos de Oxford / Vegetables alone not enough to reduce heart risk, study finds

El resto de los alimentos que se consumen, el nivel de actividad física y el lugar y modo de vivir puede tener mayor impacto. El estudio evaluó a 400.000 personas

Las verduras son, por supuesto, buenas para nuestra salud, y cuanto más comamos, mejor. No se puede negar: están cargadas de nutrientes que incluyen potasio, fibra dietética, ácido fólico, vitamina A y vitamina C y también pueden ayudar a mantener una presión arterial saludable.

Pero, cuando se trata de reducir el riesgo de un ataque cardíaco o un derrame cerebral, ¿son suficientes? Según un gran estudio nuevo, desafortunadamente no lo son. La investigación, de las universidades de Oxford y Bristol y la Universidad China de Hong Kong, requirió que casi 400.000 personas que participan en el estudio del Biobanco del Reino Unido completaran un cuestionario de dieta que examinaba la cantidad de vegetales cocidos y crudos que consumían cada día.

Después de que se enviaron los resultados, el promedio mostró que los encuestados comían dos cucharadas colmadas de vegetales crudos y tres cucharadas colmadas de vegetales cocidos por día.

Luego, las universidades realizaron un seguimiento de los problemas cardíacos de los encuestados durante los siguientes 12 años. Al observar los resultados, la investigación encontró evidencia insuficiente de “un efecto protector de la ingesta de vegetales”. Sin embargo, hubo una reducción del 15% en el riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV); pero esto podría atribuirse a otros factores, como la dieta general, la ingesta de alcohol y los niveles de condición física.

Los investigadores descubrieron que otros factores como qué otros alimentos comemos, cuánto ejercicio hacemos y dónde y cómo vivimos pueden tener un mayor impacto en la salud de nuestro corazón. Eso no significa que podamos deshacernos del brócoli. Los hallazgos del estudio, publicados en la revista Frontiers in Nutrition, enfatizan que una dieta balanceada ayuda a reducir el riesgo de muchas enfermedades, incluidos algunos tipos de cáncer.

El doctor Qi Feng, investigador del Departamento de Salud de la Población de Nuffield en la Universidad de Oxford y autor principal del estudio, sostuvo: “Nuestros análisis muestran que es muy probable que el efecto aparentemente protector de la ingesta de vegetales contra el riesgo de enfermedad cardiovascular se deba a sesgo de factores de confusión residuales, relacionados con las diferencias en la situación socioeconómica y el estilo de vida”.

Los asesores de salud, incluido el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), recomiendan comer al menos cinco porciones de frutas y verduras todos los días. Pero si lo que se busca es reducir el riesgo cardíaco, los especialistas aseguran que es necesario abordar más factores de estilo de vida que simplemente aumentar el consumo de verduras.

“Estos alimentos tienen un alto contenido en fibra, vitaminas y antioxidantes que actúan reduciendo el estrés oxidativo inducido por hábitos insalubres. Sin embargo, el simple hecho de comer más vegetales puede no ser suficiente para reducir nuestro riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Una dieta balanceada ayuda a reducir el riesgo de muchas enfermedades, incluyendo algunos tipos de cáncer”, sostuvo en diálogo con Infobae la licenciada en Nutrición Delfina Fahey (MP 3438).

Para la licenciada en Nutrición Laura Romano (MN 5992), “es importante consumir a diario frutas y verduras ya que aportan vitaminas, minerales, fibra y agua”. “Más allá de las cinco porciones es conveniente que haya variedad porque así se introduce más variedad de estos nutrientes fundamentales”, destacó la especialista en una entrevista con este medio. Y añadió: “Es importante agregar que de esas cinco porciones, idealmente una debería ser de vegetales crudos, y a las frutas es preferible consumirlas con cáscara siempre que se pueda para aportar más fibra”. Asimismo, recomendó “no sobre cocinar las verduras que se comen cocidas”, y aconsejó hacerlo al vapor, “ya que así conservan más sus vitaminas y minerales”.

Eating vegetables alone 'not enough' to reduce heart risk: study
El simple hecho de comer más vegetales puede no ser suficiente para reducir nuestro riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, como se pensaba anteriormente

Según los hallazgos develados por el estudio, el riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular fue más bajo para los que comían más verduras, en particular los que comían muchas verduras crudas, en comparación con los que comían menos, ya que cocinar verduras elimina nutrientes importantes, como la vitamina C, advirtieron los especialistas.

Los aceites y las grasas que se usan para cocinar también pueden aumentar la ingesta de sodio y grasas, que son factores de riesgo conocidos de problemas cardíacos. Las personas que consumen una dieta rica en vegetales pueden comer menos calorías y menos grasas, al mismo tiempo que consumen más vitaminas y antioxidantes, lo que puede prevenir el daño a las células.

Que el consumo de verduras pueda reducir el riesgo de ECV podría parecer plausible a primera vista, ya que sus ingredientes, como los carotenoides y el alfa-tocoferol, tienen propiedades que podrían proteger contra este tipo de enfermedades. Pero hasta ahora, la evidencia de estudios previos sobre un efecto general del consumo de vegetales en la ECV ha sido inconsistente.

Sin embargo, para el doctor Ben Lacey, profesor asociado del departamento de la misma universidad, “comer una dieta equilibrada y mantener un peso saludable sigue siendo una parte importante para mantener una buena salud y reducir el riesgo de enfermedades importantes, incluidos algunos tipos de cáncer. Se recomienda ampliamente que se consuman al menos cinco porciones de una variedad de frutas y verduras todos los días”.

Chopping up vegetables
GETTY IMAGES

Vegetables alone not enough to reduce heart risk, study finds

Vegetables may be good for you, but eating a lot of them is unlikely to reduce your risk of a heart attack or stroke, a large UK study suggests.

What else we eat, how much exercise we do and where and how we live may have more of an impact, the researchers say.

But they emphasise that a balanced diet helps reduce the risk of many diseases, including some cancers.

Eating at least five portions of fruit and vegetables every day is recommended by health advisers, including the NHS.

The study, from the universities of Oxford and Bristol and the Chinese University of Hong Kong, asked nearly 400,000 people who are taking part in the UK Biobank study to fill in a questionnaire about their diet, including the quantity of cooked and raw vegetables they ate each day.

On average, people said they ate two heaped tablespoons of raw vegetables, three of cooked vegetables and five in total per day.

Their health, and any heart problems that led to hospital treatment or death, was then tracked over the next 12 years.

Rich in fibre
Although the risk of dying from cardiovascular disease was around 15% lower for those eating the most vegetables – particularly those eating lots of raw veg – compared with those eating the least, the researchers said this could all be explained by other factors.

These included people’s lifestyles – for example, whether they smoked and how much alcohol they drank – as well as their jobs, incomes and overall diet.

As a result, they said their study did not find evidence of “a protective effect of vegetable intake” on how often heart and circulatory problems occurred.

Dr Ben Lacey, from the University of Oxford, said: “This is an important study with implications for understanding the dietary causes of cardiovascular disease (CVD).”

But Prof Naveed Sattar, professor of metabolic medicine at the University of Glasgow, said there was “good trial evidence” that eating foods rich in fibre such as vegetables, “can help lower weight and improve levels of risk factors known to cause heart disease”.

He said the study’s conclusions could be debated and should not alter widespread advice to eat at least five portions of fruit and vegetables a day.

“Many living in the UK fall well short of this, sadly, and more needs to be done to encourage better intake of vegetables,” he said.

“In fact, I suspect we may have underestimated the importance of a healthy diet on health and disease in general,” he added.

By Philippa Roxby
Health reporter