Los siete hábitos que conducen a la felicidad en la vejez, según un reconocido científico de Harvard /The Seven Habits That Lead to Happiness in Old Age

Todos podemos incorporar prácticas muy específicas para hacer que nuestras últimas décadas sean mucho más felices, según Arthur C. Brooks, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard. Cuáles son

“Imagínate a ti mismo dentro de 10 años. ¿Serás más feliz o menos feliz de lo que eres hoy? Hago esta pregunta a mis estudiantes de posgrado todos los años. La mayoría piensa que serán más felices. Pero cuando les pregunto sobre su predicción dentro de 50 años, parece mucho menos halagüeño. Tener más de 70 años no suena tan bien para la mayoría de ellos”, escribió días atrás Arthur C. Brooks, profesor de la Escuela de Negocios de Harvard, en su columna semanal en The Atlantic.

Brooks asegura que sus alumnos sorprenden cuando les muestra los datos sobre lo que le sucede a la mayoría de las personas: la felicidad tiende a disminuir a lo largo de la edad adulta joven y la mediana edad, tocando fondo alrededor de los 50 años. Después de eso, vuelve a subir a mediados de los 60. Entonces sucede algo extraño. Las personas mayores se dividen en dos grupos a medida que envejecen: los que se vuelven mucho más felices y los que se vuelven mucho más infelices.

En esta misma época de la vida, muchas personas se dan cuenta de la importancia de haber tomado buenas decisiones financieras en sus primeras décadas. Es más probable que aquellos que planificaron con anticipación y ahorraron puedan mantenerse cómodamente; muchos de los que no lo hicieron, no pueden. Algo similar sucede con la felicidad, como muestra en su nuevo libro, From Strength to Strength: Finding Success, Happiness, and Deep Purpose in the Second Half of Life, el científico social, músico y columnista estadounidense.

“Cada uno de nosotros tiene algo así como un plan ‘401(k) de felicidad’ en el que invertimos cuando somos jóvenes y que disfrutamos cuando somos viejos. Y así como los planificadores financieros aconsejan a sus clientes que se involucren en comportamientos específicos, haga que su ahorro sea automático; piénselo dos veces antes de comprar ese barco: todos podemos incorporar algunos hábitos muy específicos a cualquier edad para hacer que nuestras últimas décadas sean mucho más felices”, aseveró el experto.

En 1938, los investigadores de la Facultad de Medicina de Harvard tuvieron una idea visionaria: contratarían a un grupo de hombres que luego estudiaran en Harvard y los seguirían desde la juventud hasta la edad adulta. Cada uno o dos años, los investigadores preguntaban a los participantes sobre sus estilos de vida, hábitos, relaciones, trabajo y felicidad.

Desde entonces, el estudio se ha ampliado para incluir a personas más allá de los hombres que fueron a Harvard, y sus resultados se han actualizado periódicamente durante más de 80 años. “Esos resultados son un tesoro oculto: observa cómo vivían, amaban y trabajaban las personas entre los 20 y los 30 años, y luego puede ver cómo resultó su vida en las décadas siguientes. Y desde esta bola de cristal de la felicidad, puedes aprender a invertir en tu propio bienestar futuro”, destacó Brooks.

A medida que los participantes del Estudio de Desarrollo de Adultos de Harvard han envejecido, los investigadores los han categorizado con respecto a la felicidad y la salud. Hay mucha variación en la población, pero dos grupos distintos emergen en los extremos. Los que están mejor son los “felices y bien”, que disfrutan de buena salud física, así como de buena salud mental y una gran satisfacción con la vida. En el otro extremo del espectro están los “enfermos tristes”, que están por debajo del promedio en salud física, salud mental y satisfacción con la vida.

“Cuando eran jóvenes -añadió el especialista-, los adultos mayores felices solían haber acumulado ciertos recursos y hábitos en su 401(k). Algunos de estos son, como la riqueza generacional, difíciles de controlar para cada uno de nosotros: tener una infancia feliz, descender de ancestros longevos y evitar la depresión clínica. Sin embargo, algunos están, en diversos grados, bajo nuestro control, y estos pueden enseñarnos mucho sobre cómo planificar el bienestar feliz en la vejez”.

The 5 Simple Habits That Can Extend Your Lifespan by Up to 10 Years | by  Alexa V.S. | Mind Cafe | Medium
  1. No fume, o si ya fuma, déjelo ahora. Es posible que no tenga éxito en su primer intento, pero cuanto antes comience el proceso de dejar de fumar, más años sin fumar podrá invertir en su cuenta de la felicidad.
  2. Cuida tu forma de beber. El abuso del alcohol está fuertemente correlacionado con el tabaquismo en el estudio de Harvard, pero muchas otras investigaciones muestran que, incluso por sí mismo, es uno de los predictores más poderosos de terminar triste y enfermo. Si tiene algún indicio de problemas con la bebida en su vida, obtenga ayuda ahora. Si tiene problemas con la bebida en su familia, no se arriesgue: mantenga ese interruptor apagado. Aunque renunciar al alcohol puede ser difícil, nunca se arrepentirá de haber tomado esta decisión.
  3. Mantener un peso corporal saludable. Consuma una dieta con muchas frutas y verduras y porciones moderadas, pero evite las dietas yo-yo o las restricciones intensas que no puede mantener a largo plazo.
  4. Priorice el movimiento en su vida programando tiempo para ello todos los días y manteniéndolo. Podría decirse que la mejor manera única y comprobada de hacer esto es caminar todos los días.
  1. Practique sus mecanismos de afrontamiento ahora. Cuanto antes pueda encontrar formas saludables de lidiar con las angustias inevitables de la vida, más preparado estará si la mala suerte golpea a los 80 años. Esto significa trabajar conscientemente, tal vez con la ayuda de prácticas espirituales o incluso terapia, para evitar la queja excesiva, las reacciones emocionales no saludables o el comportamiento de evitación.
  2. Seguir aprendiendo. Más educación conduce a una mente más activa en la vejez, y eso significa una vida más larga y feliz. Eso no significa que tengas que ir a Harvard; simplemente se necesita participar en un aprendizaje intencional y de por vida. Por ejemplo, eso puede significar leer no ficción seria como parte de una rutina para aprender más sobre nuevos temas.
  3. Haz el trabajo para cultivar relaciones estables a largo plazo ahora. Para la mayoría de las personas, esto incluye un matrimonio estable, pero otras relaciones con familiares, amigos y parejas también pueden encajar en esta categoría. El punto es encontrar personas con las que puedas crecer, con las que puedas contar, sin importar lo que se cruce en tu camino.

“La mejor manera de maximizar sus posibilidades de felicidad a los 70 es perseguir estos siete objetivos con fervor. Pero si puedes elegir solo uno en el que poner tu corazón, que sea el último. Según el estudio de Harvard, el rasgo más importante de los adultos mayores felices y saludables son las relaciones saludables. Como me dijo Robert Waldinger, quien actualmente dirige el estudio, en un correo electrónico: ‘El bienestar se puede construir, y los mejores componentes básicos son las relaciones buenas y cálidas’”, dijo Brooks.

Y concluyó: “Los siete fondos de la felicidad se basan en promedios de la población, lo que significa que, como dicen en los comerciales, sus resultados pueden diferir. Tal vez, por ejemplo, simplemente no puede dejar de fumar. No necesariamente estará condenado a la miseria a los 70 años, pero estará mejor si puede reforzar su felicidad a través de una de sus otras inversiones, por ejemplo, encontrando significado y comunidad en su fe”.

The Seven Habits That Lead to Happiness in Old Age

Your well-being is like a retirement account: The sooner you invest, the greater your returns will be.

“How to Build a Life” is a weekly column by Arthur Brooks, tackling questions of meaning and happiness. Click here to listen to his podcast series on all things happiness, How to Build a Happy Life.

Imagine yourself 10 years from now. Will you be happier or less happy than you are today? I ask my graduate students—average age, late 20s—this question every year. The majority think they will be happier. But when I ask about their prediction for 50 years from now, it seems a lot less rosy. Being in their late 70s doesn’t sound so great to most of them.

They are shocked when I show them the data on what happens to most people: Happiness tends to decline throughout young adulthood and middle age, bottoming out at about age 50. After that, it heads back up again into one’s mid-60s. Then something strange happens. Older people split into two groups as they get old: those getting much happier, and those getting much unhappier.

Right around this same time of life, many people realize the importance of having made good financial decisions in their earlier decades. Those who planned ahead and saved up are more likely to be able to support themselves in comfort; many of those who didn’t, can’t. Something similar happens with happiness, as I show in my new book, From Strength to Strength: Finding Success, Happiness, and Deep Purpose in the Second Half of Life.

Each of us has something like a “Happiness 401(k)” that we invest in when we are young, and that we get to enjoy when we are old. And just as financial planners advise their clients to engage in specific behaviors—make your saving automatic; think twice before buying that boat—we can all teach ourselves to do some very specific things at any age to make our last decades much, much happier.

Want to explore more about the science of happiness? Join Arthur C. Brooks and other experts May 1–3 at The Atlantic’s In Pursuit of Happiness event.

But some are, to varying degrees, under our control, and these can teach us a great deal about how to plan for late-life happy-wellness. Using data from the Harvard study, two researchers showed in 2001 that we can control seven big investment decisions pretty directly:

smoking, drinking, body weight, exercise, emotional resilience, education, and relationships. Here’s what you can do about each of them today to make sure your accounts are as full as possible when you reach your later years:

Happiness: is feeling content more important than purpose and goals?

Don’t smoke—or if you already smoke, quit now. You might not succeed on your first try, but the earlier you start the quitting process, the more smoke-free years you can invest in your happiness account.
Watch your drinking. Alcohol abuse is strongly correlated with smoking in the Harvard study, but plenty of other research shows that even by itself, it is one of the most powerful predictors of winding up sad-sick. If you have any indication of problem drinking in your life, get help now. If you have drinking problems in your family, do not take your chances: Keep that switch turned off. Although forgoing alcohol can be difficult, you’ll never be sorry you made this decision.

Maintain a healthy body weight. Eat a diet with lots of fruits and vegetables and moderate serving sizes, but avoid yo-yo diets or intense restrictions that you can’t maintain over the long run.
Prioritize movement in your life by scheduling time for it every day and sticking to it. Arguably the single best, time-tested way to do this is by walking daily.

Practice your coping mechanisms now. The earlier you can find healthy ways to deal with life’s inevitable distresses, the more prepared you’ll be if ill luck strikes in your 80s. This means working consciously—perhaps with assistance from spiritual practices or even therapy—to avoid excessive rumination, unhealthy emotional reactions, or avoidance behavior.

Keep learning. More education leads to a more active mind in old age, and that means a longer, happier life. That doesn’t mean that you need to go to Harvard; you simply need to engage in lifelong, purposive learning. For example, that can mean reading serious nonfiction as part of a routine to learn more about new subjects.
Do the work to cultivate stable, long-term relationships now. For most people, this includes a steady marriage, but other relationships with family, friends, and partners can fit in this category as well. The point is to find people with whom you can grow, whom you can count on, no matter what comes your way.

By Arthur C. Brooks