Inflación afecta a las familias hispanas / Rising inflation hard on Hispanic families

Por William R Wynn | TULSA, OK

La inflación ha alcanzado esta semana el nivel más alto de los últimos 40 años, impulsada por el elevado costo del petróleo y los alimentos. En promedio, los artículos básicos cuestan a los consumidores estadounidenses un 8,5% más que hace un año, y las familias hispanas y de otras minorías son las que más sufren.

Los hispanos y otros grupos de inmigrantes y minorías siempre son los más perjudicados cuando suben los precios, por la sencilla razón de que los ingresos familiares suelen ser más bajos. Esto significa que una mayor parte del presupuesto semanal se destina a cubrir las necesidades básicas de la vida.

Si bien es cierto que los ingresos han aumentado para la mayoría de los estadounidenses en el último año, el aumento de los salarios no ha seguido el ritmo de los costos. Se predijo que la inflación saldría de la “economía pandémica”, pero los aumentos actuales de los precios son más altos de lo esperado y están llegando más rápido de lo que se pensaba. En parte, esto se debe a la invasión rusa de Ucrania, que hizo subir los precios del petróleo y de otras materias primas, como los fertilizantes. El aumento de los costos de la energía significa que la producción y el transporte de los alimentos cuestan ahora más, y la escasez de fertilizantes significa que hay menos alimentos para repartir, lo que hace subir aún más los precios.

En Oklahoma, los residentes tienen la suerte de contar con una de las gasolinas más baratas del país, pero a 3,67 dólares o más por galón, sigue siendo un gran aumento con respecto al año pasado.

A pesar de ser un estado agrícola, los precios de los alimentos en Oklahoma son más altos que en otros lugares.

Desde el 12 de abril, un galón de leche en Tulsa cuesta entre 3,50 y 5,50 dólares. Una bolsa de 4 libras de muslos de pollo congelados cuesta 16,44 dólares, y las pechugas de pollo frescas se venden entre 4,50 y 6,50 dólares la libra.

En general, la carne ha aumentado un 16% con respecto al año pasado.

Los huevos más baratos se vendían esta semana a 3,08 dólares la docena, con algunas marcas a casi 5 dólares la docena.

El aceite vegetal es otro artículo que ha aumentado drásticamente y se espera que suba aún más. El maíz y el aceite de maíz podrían alcanzar precios récord, agravados por la decisión de permitir más ventas de etanol (combustible hecho de maíz) durante los meses de verano.

¿Qué puede hacer para que su presupuesto de alimentación llegue más lejos?

Los expertos aconsejan planificar las comidas con antelación, comprar y congelar algunos artículos cuando pueda, y estar atento a las ofertas de las tiendas. Compre a granel cuando pueda y ahorre dinero eliminando los múltiples viajes a la tienda.

Los negocios locales, como Supermercados Morelos y Nam Hai, pueden ofrecer mejores ofertas que las grandes cadenas en algunos artículos, pero es de esperar que los precios sean más altos que antes, sin importar dónde compre. (La Semana)

Rising inflation hard on Hispanic families

By William R Wynn | TULSA, OK

Inflation hit a more than 40-year high this week, driven by the high cost of oil and food. Basic items on average are costing US consumers 8.5% more than they were a year ago, and Hispanic and other minority families are feeling the pinch the hardest.

Hispanics and other immigrant and minority groups always get hurt the most when prices go up, for the simple reason that family incomes tend to be lower. This means that a greater share of the weekly budget now goes to meet the basic necessities of life.

While it is true that incomes have increased for most Americans over the past year, higher wages have not kept pace with rising costs. Inflation was predicted coming out of the “pandemic economy,” but the current increases in prices are higher than expected and are coming faster than was thought. Part of this is due to the Russian invasion of Ukraine, which sent oil prices up as well as other commodities, including fertilizer. Higher energy costs means that production and transportation of food now costs more, and a shortage of fertilizer means there is less food to go around, further driving up prices.

In Oklahoma, residents are lucky to have some of the cheapest gas in the country, but at $3.67 or more per gallon, it’s still a big increase over last year.

Despite being an agricultural state, food prices in Oklahoma are higher than in other places.

As of April 12, a gallon of milk in Tulsa costs between $3.50 and $5.50. A 4-lb bag of frozen chicken legs costs $16.44, and fresh chicken breasts are selling for $4.50-$6.50 per pound.

Overall, meat has increased about 16% from last year.

The cheapest eggs were selling this week for $3.08 per dozen, with some brands nearly $5.00 per dozen.

Vegetable oil is another item that has increased dramatically and is expected to climb even higher. Corn and corn oil may see record high prices, made worse by the decision to allow more sales of ethanol (fuel made from corn) over the summer months.

What can you do to make your grocery budget go further?

Experts advise planning meals in advance, buying and freezing some items when you can, and watching for deals from stores. Buy in bulk when you can and save money by eliminating multiple trips to the store.

Locally owned grocery stores, such as Supermercados Morelos and Nam Hai, are able to offer better deals than the big chains on some items, but you can expect prices to be higher than before, no matter where you shop. (La Semana)