MÉXICO – Cuál es el origen de la palabra güero

Güero es uno de los adjetivos más comunes en el territorio para nombrar a las personas de tez blanca, pero ¿de dónde viene esta palabra?

Güero, güera, güerita, güereja(o)… son varias las formas con las que se nombra a quienes tienen tonalidad de ojos, cabello y/o piel clara. Se trata de un vocablo que se utiliza mucho en México, no obstante, a pesar de que se emplee de manera cotidiana, la mayoría de la gente no conoce bien de dónde proviene el término.

La Real Academia Española (RAE) define las 5 letras como un adjetivo mexicano que se utiliza para describir a una persona que tiene los cabellos rubios, además agrega que se trata de una “voz indígena” que en tiempos pasados se escribía “huero”.

Asimismo, el Diccionario del Español de México (DEM) del Colegio de México la describe como un sustantivo y adjetivo para hablar de alguien con “pelo de color amarillo o de un tono semejante”, la fuente apunta que suele ocuparse para designar a habitantes del norte de la República, puesto que ahí es más común que los pobladores tengan esas características.

Otro dato curioso que agrega el DEM es que no es un término que sea muy estricto en cuanto a su significado, puesto que también es una “manera cortés de dirigirse a una persona (específicamente por) un vendedor de mercado o de baratijas a sus clientes: ¡Pásele güero, a ver qué se le ofrece!”.

La mayoría de las y los mexicanos han vivido episodios en su vida en los que acuden al mercado o al tianguis y, sin importar el color de piel o si las características físicas de la gente encajan o no con la definición, los comerciantes se refieren a ellos como “güerito(a)s”.

Además, el diccionario del COLMEX añade que también puede tener una connotación “rural, tratándose de huevos o frutas, suele ser algo que está descompuesto o que está hueco, ejemplo: un palo güero”.

Por su parte, el lingüista Arturo Morán explica que el filólogo catalán Joan Coromines fue quien argumentó que el término en cuestión provenía de alguna lengua indígena americana, aunque detalla que el investigador no especificó de qué región provenía exactamente.

No obstante, Morán apunta que la verdadera historia se remonta a tiempos muy antiguos en la Península Ibérica, principalmente en España, donde se usó “el verbo engorar con el significado de ‘incubar los huevos’”. Cuando un huevo se encontraba incubado no era apto para comer, por tal motivo a estos se les llamó “engorado”, palabra que pronto se convirtió en ”enhuerado” y más tarde sirvió para describir a un huevo echado a perder.

De ahí se “derivó la palabra güero”, la cual fue explicada en 1611 por el autor Sebastián de Covarrubias como: ‘’güero es el huevo corrompido del que no sale pollo, y es de muy mal olor’’. Pero ¿por qué se empezó a decir de esa forma a las personas de tonalidad clara?

La misma fuente explica que en aquella época cuando una mujer tenía un sólo hijo y le salía enfermizo “pálido, descolorido, triste, ojeroso, y de aspecto siempre cansado”, era común que se quejara diciendo que Dios la había castigado dándole un “güevo o güero”.

Luego esta condición se volvió objeto de risas y se empezó a usar la palabra para burlarse de quienes tenían aspecto demacrado o que se enfermaban mucho, esto quiere decir que “originalmente los güeros fueron personas pálidas a quienes comparaban con un huevo echado a perder”.

De hecho, en Alcozar, una pequeña localidad española, el vocablo aún conserva el significado de ‘’descolorido’’. Por otro lado, güero se empezó a utilizar en México a causa de los distintos peninsulares que llegaron al país después de la Conquista.

En época de la Colonia era común que se escucharan expresiones como: ‘’Mira, tu hijo salió güero, por no decir salió sin color”. Con el tiempo la significación fue cambiando y se le dio un uso coloquial para describir a las personas que no eran de piel oscura, de esa forma se transformó su sentido y ya no usó más la referencia del huevo podrido.