Al menos 50 personas, incluidos niños, murieron en un tiroteo “diabólico” dentro de una iglesia católica en Nigeria / At least 50 killed in massacre at Catholic church in southwest Nigeria

Según testimonios los hombres armados dispararon dentro de la capilla y otros esperaban afuera para masacrar a quienes trataran de escapar

Un tiroteo sanguinario y “diabólico” ocurrió en una iglesia de Nigeria y ha dejado hasta ahora un saldo de 50 personas asesinadas, una verdadera masacre perpetrada por pistoleros calificados de “satánicos” y “bandidos” por las autoridades nigerianas.

Entre las víctimas de la masacre se encuentran mujeres y niños, que murieron después de que hombres armados abrieran fuego contra los fieles que se aglutinaban dentro y fuera de la iglesia católica Saint Francis de la ciudad de Owo para escuchar la misa del domingo de Pentecostés.

Mientras los atacantes abrían fuego contra los fieles dentro la iglesia, otros hombres armados esperaban afuera para matar a los que intentaban huir.

Steven Omotayo, quien vive cerca de la iglesia, corrió al lugar al escuchar los disparos.

Así quedó la iglesia tras el tiroteo.

“Vi muchos cadáveres, tanto jóvenes como viejos, incluso niños”, dijo a AP“La gente entró y comenzó a disparar desde la puerta”.

Dijo que la iglesia tiene tres entradas y se dijo que la entrada principal estaba cerrada, lo que dificultaba que muchos escaparan.

“Simplemente estaban disparando. Si ven a alguien tratando de escapar o ponerse de pie, simplemente le dispararán”, contó. “Todos los que estaban de pie fueron bombardeados con balas”.

No se supo de inmediato quién estaba detrás de la masacre de la iglesia y las autoridades dijeron que los hombres armados lograron huir de la escena. Si bien el norte de Nigeria ha luchado contra una insurgencia islámica durante más de 13 años, el estado de Ondo ha sido considerado durante mucho tiempo como uno de los estados más pacíficos del país.

El gobernador del estado de Ondo, Arakunrin Oluwarotimi Akeredolu, calificó el horror como un “ataque vil y satánico” que no debería permitirse que vuelva a ocurrir.

Imágenes impactantes de la escena muestran a los fieles de la iglesia tendidos en charcos de sangre mientras la gente a su alrededor llora.

El portavoz de la Iglesia católica en Nigeria, el reverendo Augustine Ikwu, dijo que el tiroteo había “devastado a la comunidad”.

Ikwu dijo que el obispo y los sacerdotes de la parroquia sobrevivieron ilesos al ataque.

Un médico de un hospital en Owo dijo que al menos 50 cuerpos habían sido llevados a dos hospitales en la ciudad por el tiroteo.

El médico también pidió donaciones de sangre para tratar a los heridos.

“En un momento, incluso la sangre se agotó en nuestro banco de sangre y tuvimos que suplicar sangre”, dijo el médico que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con los periodistas.

Un policía se para junto a manchas de sangre y artículos tirados, luego de un ataque de hombres armados a los fieles durante una misa dominical en la Iglesia Católica St. Francis en Owo, Ondo, Nigeria, el 6 de junio de 2022. REUTERS/Temilade Adelaja

“Incluso como médico, he atendido a un buen número de víctimas, pero lo que vi ayer fue mucho más allá de lo que había visto antes en mi vida y en la práctica”, agregó.

El presidente Muhammadu Buhari condenó el ataque como algo “atroz”.

“Pase lo que pase, este país nunca se rendirá ante la gente malvada y malvada y la oscuridad nunca vencerá a la luz”, dijo.

El atentado también fue condenado por el Vaticano, que en una comunicación oficial dijo que el Papa Francisco estaba orando por las víctimas que habían sido “dolorosamente golpeadas en un momento de celebración”.

Nigeria ha estado luchando contra una insurgencia islamista y las bandas armadas en el noroeste que llevan a cabo ataques y secuestros a cambio de rescate.

Pero los ataques en el suroeste de Nigeria son raros.

Adeyemi Olayemi, legisladora de Ondo, dijo que se creía que el tiroteo había sido perpetrado por terroristas de la etnia fulani, a los que a veces se hace referencia como “bandidos”.

Olayemi dijo que el ataque probablemente fue una represalia por las recientes restricciones del gobierno estatal sobre el pastoreo en Ondo, incluso en los bosques donde los atacantes han llevado a cabo ataques.

“Este es un ataque de represalia para enviar un mensaje diabólico al gobernador”, dijo el parlamentario.

Más de 50 cadáveres quedaron tendidos en el piso de la iglesia.

At least 50 killed in massacre at Catholic church in southwest Nigeria

Summary
– Unknown gunmen attacked church during Sunday mass
– Local media and medic say at least 50 killed
– Police say lives lost, others injured in attack
– Such attacks rare in southwest Nigeria
– Pope Francis prayed for victims, Vatican says

LAGOS, June 5 (Reuters) – Gunmen attacked a Catholic church in southwest Nigeria during mass on Sunday, killing at least 50 people including women and children, according to a hospital doctor and media reports.

The gunmen shot at people outside and inside the church building, killing and injuries worshippers, said Funmilayo Ibukun Odunlami, police spokesperson for Ondo state.

She did not say how many people were killed or injured at St Francis Catholic Church in the town of Owo but added police were investigating the cause of the attack.

Ondo state Governor Arakunrin Oluwarotimi Akeredolu, who visited the scene of the attack and injured persons in hospital, described Sunday’s incident as “a great massacre” that should not be allowed to happen again.

The identity and motive of the attackers was not immediately clear.

“It is so sad that while the Holy Mass was going on, unknown gunmen attacked St Francis Catholic Church…leaving many feared dead and many others injured and the Church violated,” said Catholic Church spokesman in Nigeria, Reverend Augustine Ikwu.

Ikwu said the bishop and priests from the parish had survived the attack unharmed.

A doctor at a hospital in Owo told Reuters that at least 50 bodies had been brought into two hospitals in the town from the attack. The doctor, who declined to be named because he is not authorised to speak to the press, also said there was a need for blood donations to treat the injured.

President Muhammadu Buhari condemned the attack, calling it “heinous”, and the Vatican said Pope Francis was praying for the victims who had been “painfully stricken in a moment of celebration”.

Nigeria is battling an Islamist insurgency in the northeast and armed gangs who carry out attacks and kidnappings for ransom, mostly in the northwest.

In the southwest, attacks such as this are rare. Reporting by Fikayo Owoeye in Lagos, MacDonald Dzirutwe, Camillus Eboh and Felix Onuah in Abuja; Editing by Catherine Evans, David Holmes and Lisa Shumaker

By Fikayo Owoeye