Corea del Sur y EEUU iniciaron maniobras conjuntas con sus respectivos cazas de quinta generación F-35 / South Korea, US hold first combined F-35 drills

Los ejercicios militares revelan el poderío de la alianza, en medio de la amenaza de una inminente prueba nuclear por parte del régimen de Pyongyang

Los ejércitos de Corea del Sur y EEUU iniciaron este jueves maniobras conjuntas con sus respectivos cazas de quinta generación F-35, lo que supone una aparente muestra de músculo militar en un momento en que el régimen norcoreano tiene todo preparado para realizar un nuevo test nuclear.

Los ejercicios, que durarán cuatro días, involucran 30 aviones de combate F-35, F-15, F-16 y F-50, según detalló hoy el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano en un comunicado.

Es la primera vez desde diciembre de 2017 -cuando ambos países llevaron a cabo su ejercicio Vigilant Ace en plena escalada de tensión con Corea del Norte- que EEUU envía cazas F-35 a la península y la primera vez que ambos países realizan entrenamientos conjuntos de este tipo desde que Seúl terminó de desplegar su propia flota de F-35.

Este despliegue llega después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, se comprometiera en su cumbre de mayo con su homólogo surcoreano, Yoon Suk-yeol, a desplegar activos estratégicos estadounidenses en Corea del Sur “de manera oportuna y coordinada según sea necesario” en función de las acciones de Corea del Norte.

El F-35, un cazabombardero furtivo de quinta generación desarrollado principalmente por las estadounidenses Lockheed Martin y Northrop Grumman y la británica BAE Systems, es considerado por Corea del Norte como uno de los activos que más amenazan su seguridad.

Seúl y Washington consideran que Pyongyang se está preparado desde hace semanas para llevar a cabo su primera prueba nuclear desde 2017 y que su ejecución depende exclusivamente de una orden del líder Kim Jong-un.

Corea del Norte, que lleva completamente aislada del exterior por la pandemia desde 2020, ha ignorado los llamamientos surcoreanos o estadounidenses para retomar el estancado diálogo sobre desnuclearización.

El año pasado aprobó un plan de modernización armamentística que está detrás del número récord de pruebas de proyectiles que ha realizado este año (más de 20) y de los preparativos, captados desde febrero, para un nuevo test atómico.

Ayer mismo el comandante de las Fuerzas Estadounidenses en Corea (USFK), Paul LaCamera, dijo en un evento en Seúl que la cuestión con respecto a la próxima prueba nuclear de Pyongyang “no es sí sucederá o no, si no cuándo”.

ARMAS HIPERSÓNICAS

La Fuerza Aérea de Estados Unidos informó este miércoles que realizó “con éxito” una segunda prueba de un misil hipersónico frente a la costa del sur de California después de fracasar al menos tres veces en el marco de la creciente tensión por el desarrollo militar de países como Rusia y China.

“Este fue otro hito importante para la primera arma hipersónica lanzada desde el aire de la Fuerza Aérea”, explicó el general de brigada Heath Collins, director ejecutivo del programa, agregando que la prueba se realizó junto con la compañía fabricante de armas Lockheed Martin, según un comunicado.

(Con información de EFE)

Seúl y Washington consideran que Pyongyang se está preparado desde hace semanas para llevar a cabo su primera prueba nuclear desde 2017

South Korea, US hold first combined F-35 drills

By Kang Seung-woo / The South Korean and U.S. air forces have conducted joint air drills featuring F-35A stealth fighters for the first time in an apparent show of force against North Korea’s escalating nuclear and missile challenges.

According to the South Korean Air Force, Thursday, the allies staged four-day joint exercises from Monday with more than 30 fighter jets from the two sides in order to boost combined operational capability, while increasing interoperability of the F-35A ― a fifth generation aircraft that is in service in both countries.

South Korea decided to purchase the 40 stealth fighter jets in 2013 under the F-X III program and completed their deployment in January.

Along with the respective F-35As, the F-15K, KF-16 and FA-50 from the South Korean Air Force and the F-16 from the U.S. side participated in the drills. Six U.S. F-35As arrived here last week to join the drills in the first public deployment of the U.S. stealth warplanes here since late 2017.

The exercises involved various maneuvers, including strike package and defensive counter air operations as well as airborne alert interdiction (XINT), according to the South Korean Air Force.

“The training is an important exercise that symbolizes the strong South Korea-U.S. alliance and combined defense posture,” said Air Force Maj. Kwon Hae-bin from the 152nd fighter squadron of the 17th Fighter Wing.

“The pilots of the two countries were able to share the tactical and operational know-how of the fifth-generation fighters through the exercises,” Kwon said.

Lt. Col. Ryan Worrell, a U.S. F-35A pilot from Eielson Air Force Base, Alaska, also said, “Our primary objective with training is to safely execute tactics between us and ROKAF F-35s to show our ironclad alliance.”

Defense Ministry deputy spokesperson Col. Moon Hong-sik said, “It is expected that cooperation will be made through various methods in order to enhance the capability to carry out joint operations between South Korea and the U.S. and to strengthen these aspects of the combined defense posture.”

The air drills came as Pyongyang has been inflaming tensions on the Korean Peninsula amid expectations that its seventh nuclear test is imminent. In addition, the North Korean military conducted artillery drills for the second straight day, Sunday and Monday, a move regarded as signaling its displeasure with the arrival of the U.S. F-35s.